Radiografía de un pionero exitoso

Los jueces de FT tuvieron dificultades para seleccionar líderes empresariales que superaran las antiguas formas de crear nuevas empresas.
Thomas Alva Edison fue el primero en patentar una bombilla incandescente de filamento de carbono, viable fuera de los laboratorios, es decir, comercialmente rentable. La patentó el 27 de enero de 1880.
Thomas Alva Edison fue el primero en patentar una bombilla incandescente de filamento de carbono, viable fuera de los laboratorios, es decir, comercialmente rentable. La patentó el 27 de enero de 1880. (Shutterstock)

Estados Unidos

¿Cómo definimos a un pionero empresarial? Esta fue la primera pregunta de los seis jueces -tres columnistas de Financial Times y tres especialistas externos- tenían que resolver, antes de empezar a tamizar las sugerencias de los lectores y periodistas de FT.

¿Los inventores y descubridores eran pioneros empresariales? ¿Debemos considerar a Alexander Fleming como pionero porque su descubrimiento de la penicilina llevó al desarrollo del negocio mundial de antibióticos? ¿Qué hay de Berners-Lee, inventor de la World Wide Web? ¿Qué pasa con el líder reformista chino, Deng Xiaoping? Como uno de nuestros corresponsales en China dijo: “En sí no es un empresario, pero no habría empresarios chinos sin él”. ¿Qué pasa con los profesores de las escuelas de negocios que cambiaron la forma de pensar de los altos ejecutivos sobre los negocios? ¿Michael Porter de la Escuela de Negocios de Harvard debe estar en la lista?

Los jueces dijeron “no” a las tres preguntas. Los pioneros empresariales, sentimos, deben crear una empresa. Eso llevó a algunas rápidas decisiones. Thomas Edison, un prolífico inventor cuya compañía creció para convertirse en General Electric, claramente pertenece a la lista. Otros le siguieron, John D. Rockefeller fue una figura central en la creación de la industria petrolera. Cecil Rhodes fue el creador de la industria minera sudafricana. John Pierpont Morgan claramente fue un pionero de la banca. Mayer Rothschild, cuyos hijos se extendieron en Europa, fue un pionero de la banca internacional. Thomas Cook creó la industria moderna del turismo.

Los jueces tuvieron algunas dificultades para seleccionar líderes empresariales más recientes que superaron las antiguas formas de operar y crear nuevas empresas. Rupert Murdoch está en esa categoría. Sir Richard Branson logró entrar por la forma como estampó su marca personal a una serie de empresas, desde la música a las líneas aéreas a los servicios financieros.

Después de eso, nuestra discusión se volvió más compleja. ¿Que haríamos con los pioneros que trabajaron en colaboración? ¿Deberían ocupar dos lugares en la lista o compartir una? La conclusión de los jueces fue que deben compartir uno. Así que Sergey Brin y Larry Page, cofundadores de Google, comparten un lugar. Lo mismo ocurre con Eiji Toyoda y Taiichi Ohno, cocreadores del “Toyota Way” (A la manera de Toyota), con su eliminación de desperdicio y el uso de métodos de producción justo a tiempo.

Thomas Watson Sr. y Lou Gerstner presentaron un problema distinto. Dirigieron a IBM en diferentes épocas: Watson construyó la compañía en la primera mitad del siglo XX; Gerstner la transformó en la década de los 90. ¿Seguramente cada uno tenía derecho a su propio lugar? No, dijeron los jueces. Los dos son pioneros de IBM y deben tener relación en nuestra lista. Los jueces estaban conscientes de que podríamos terminar con una lista en su mayoría compuesta de forma abrumadora por hombres, blancos, europeos y norteamericanos. Las personas en este grupo, históricamente dominaron el liderazgo empresarial, opina John Gapper, el comentarista de negocios en jefe de FT y uno de los jueces opina. Pero hubo y hay pioneros empresariales en otros lados también. Ya que los jueces estaban determinados a que todas las personas en la lista deben merecer su lugar, tuvimos que buscar los candidatos de la manera más amplia posible.

Mo Ibrahim ganó el apoyo unánime de los jueces por su papel en el uso de las comunicaciones móviles para conectar a los africanos que durante mucho tiempo no recibieron buena atención de los servicios de línea fija. Muhammad Yunus, el ganador del Premio Nobel de Bangladesh y fundador de Grameen Bank, el proveedor de microcréditos, provocó mayor discusión, ya que unos sentían que otros también eran pioneros en el sector. Pero Yunus entró en la lista, al igual que Ratan Tata, por convertir su negocio familiar de India en un conglomerado internacional.

Estée Lauder fue una elección unánime por ayudar a crear la vasta industria de belleza y cosméticos de la actualidad. Del mismo sector, Anita Roddick fundora de The Body Shop, ganó un lugar por su comprensión de cómo responderían los consumidores a las credenciales de ética de la compañía. Los jueces vieron a Roddick como una figura central en la promoción de la idea de negocios responsables y ecológicos.

Los jueces consideraron que la industria de la moda, dado su tamaño e influencia mundial, deberían también estar representadas, y pensaron en Coco Chanel y Miuccia Prada como figuras pioneras.

Había una fuerte sensación de que los fondos soberanos tienen que reconocerse en la lista, pero los jueces no lograron ponerse de acuerdo sobre quién es un pionero destacado.