Inversionistas de capital hunden mercado de carga, alerta naviera

El jefe de Tsakos Energy Navigation señala que el aumento de barcos nuevos reduce los costos de los fletes.
El sector también fue víctima de la crisis financiera.
El sector también fue víctima de la crisis financiera. (Shutterstock)

Nueva York

Uno de los navieros más reconocidos de Grecia advirtió que se corre el riesgo de que las firmas de capital privado "destruyan" los mercados si siguen con el financiamiento de buques nuevos, después de que las ventas excesivas redujeron las tarifas de carga.

Las firmas de capital privado, que hasta hace unos años sólo tenían una pequeña participación en el financiamiento de la industria de carga naval, invirtieron al menos 5 mil millones de dólares en el sector cada año desde 2010 y financiaron cerca de 10 por ciento de los acuerdos.

El dinero rescató a muchas empresas después de que las tarifas se desplomaron y aumentó la precaución de los bancos para otorgar préstamos a los las empresas de transporte naval después de la crisis financiera.

Sin embargo, gran parte del nuevo capital se utilizó para ordenar nuevos barcos a precios reducidos de astilleros desesperados, en lugar de comprar barcos existentes en manos de otros navieros.

La táctica inundó primero el mercado de buques petroleros y posteriormente el mercado de barcos que transportan carbón, mineral de hierro y otros cargamentos secos. El promedio de costo por viaje de Capesize, el transportador más grande de carga seca, se redujo ayer a 4 mil 301 dólares al día, muy por debajo del costo aproximado de operación y financiamiento típico de un barco.

"Le damos la bienvenida al capital privado a nuestro negocio", dijo Nikolas Tsakos, presidente ejecutivo de Tsakos Energy Navigation. "Pero hay más de 10 mil buques de segunda mano. Por su propio bien, sería mejor si invirtieran en barcos de segunda mano, en lugar de destruir los mercados en los que quieren invertir".

Sin embargo, Tsakos, que con TEN empezó a cotizar en la bolsa de Nueva York en 1993, y también es presidente de Intertanko, el organismo de comercio de los propietarios de buques petroleros, elogió a las firmas de capital privado por su enfoque "inteligente", que contrasta con la postura tradicional de los navieros.

"Nosotros los navieros solemos ser muy sentimentales y tontos", dijo.

Expresó su esperanza de que las firmas de capital privado puedan vender sus activos rápidamente y a un precio de descuento en caso de ser necesario cuando decidan salir del sector de transporte, para evitar el prolongado regateo que puede echar por tierra las ventas.

Muchos inversionistas de capital privado no pueden salirse de sus inversiones de transporte de carga sin tener pérdidas sustanciales.

"Cuando negocias con un naviero tradicional, por cada 100 mil dólares en el precio del barco, el acuerdo puede romperse", dice Tsakos.

TEN que es propietario de 64 buques tanque, sufrió de una caída en sus ganancias por que la tarifa de transporte en buques de crudo y productos de petróleo llegó a casi nada gran parte de 2013. Pero la fuerte recuperación en los últimos seis meses aumentó las tarifas para los buques petroleros más grandes, conocidos como Very Large Crude Carrier, o VLCC, a cerca de 54 mil dólares diarios.

La oferta y la demanda entraron en equilibrio solo después de que se acabaron las nuevas órdenes, señaló Tsakos.

"La gente dejó de ordenar barcos porque no hay futuro para ellos", dijo.