Fiat emula a VW en el caso de las emisiones

A primera vista parece sólida la similitud entre la acusación contra FCA y el caso del "dieselgate" de VW.
Las autoridades regulatorias acusan a la automotriz de violar la Ley de Aire Limpio.
Las autoridades regulatorias acusan a la automotriz de violar la Ley de Aire Limpio. (Marco Bertorello/AFP)

Londres y Chicago

A primera vista, las similitudes entre las nuevas acusaciones sobre las emisiones que giran en torno a Fiat Chrysler Automobiles (FCA) y el escándalo mundial de contaminación que sacudió a Volkswagen parecen fuertes. El jueves, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por su sigla en inglés) dijo que Fiat enfrenta una multa hasta de 4 mil 600 millones de dólares (mdd) después de que el regulador acusó a la automotriz de violar las leyes en relación con las emisiones de 104 mil vehículos. El día anterior, VW acordó pagar 4 mil 300 mdd en un acuerdo en EU con el que busca poner punto final a su escándalo de emisiones, el cual dio a conocer la EPA por primera vez en septiembre de 2015.

Tanto en el caso de Fiat como en el de VW, la EPA se centra en los motores diésel, y la cuestión es si se instaló un software para hacer trampa en los coches de las dos empresas que les permitía emitir niveles mucho más altos de los nocivos óxidos de nitrógeno en movimiento que cuando estaban en las pruebas oficiales.

El miércoles, VW se declaró culpable de cargos penales, incluida la conspiración para defraudar a EU, después de que la EPA dijo en 2015 que el fabricante de automóviles instaló un software ilegal, al que llamó dispositivo de desactivación, en más de 585 mil vehículos con motor a diésel que sirvió para minimizar las emisiones de NOx en las pruebas oficiales. En la calle, las emisiones de dióxido de nitrógeno eran hasta 35 veces más altas que los niveles permitidos.

Pero hasta el momento, la EPA acusa a Fiat solo de violar la Ley de Aire Limpio de EU al no declarar el uso de software en 104 mil vehículos diésel que le permitía a los coches apagar los controles de emisiones en ciertas circunstancias en el camino. La EPA no llega a acusar a Fiat de que instaló un dispositivo de desactivación ilegal, aunque aún investiga esta cuestión.

Al señalar las diferencias entre los dos casos, los expertos de la industria automotriz dicen que, por lo tanto, consideran que Fiat tal vez evite que su nombre se satanice como ocurrió con VW.

“El caso de Fiat es muy diferente al de VW”, dice John German, ex funcionario de la EPA y actual miembro senior del Consejo Internacional de Transporte Limpio, una organización sin fines de lucro que tuvo un importante papel en la denuncia de la mala práctica de VW.

“VW programó el software de control de emisiones con la mira en la prueba oficial... y si no estaba en la prueba oficial cerraba los controles de emisiones todo el tiempo”.

Pero con Fiat “no sabemos con qué frecuencia se apagaban los controles de emisiones, sabemos que las emisiones de Fiat eran más altas en el mundo real que durante las pruebas oficiales, pero no sabemos qué tan a menudo, y no se apagaba todo el tiempo, como en el caso de VW”, agrega German.

El software que examinó la EPA en el caso de Fiat se llama dispositivo auxiliar de control de emisiones o AECD. En el escándalo de VW, la EPA etiquetó el AECD como un dispositivo de desactivación ilegal.

Los fabricantes de automóviles dicen que los AECD tienen funciones legítimas: por ejemplo, el software puede proteger al motor para que no se dañe al apagar el control de emisiones en ciertas circunstancias, como cuando hay temperaturas muy bajas.

Sin embargo, la Ley de Aire Limpio requiere que los fabricantes de automóviles demuestren a la EPA a través de un proceso de certificación que sus productos cumplen con los estándares de emisiones para frenar la contaminación del aire, y el regulador acusó a Fiat de violar la legislación al no dar a conocer el uso de ocho AECD en las Jeep Grand Cherokee y camionetas Dodge Ram.

Se trata de una presunta violación menos grave que el engaño deliberado de VW sobre las emisiones.

Pero en el detallado “aviso de infracción” contra Fiat, la EPA enumera cuatro ejemplos en los que el AECD de Fiat sirvieron para apagar los controles de emisiones de los coches a diésel durante condiciones normales de manejo.