Bahrein, el país que transforma arena en oro

A través de una empresa con múltiples subsidiarias, la familia real de Bahrein podría tener participación en enormes proyectos de infraestructura privados sin efectuar pagos al Estado.
Durante la última década, Stone Company y sus afiliados se convirtieron en propietarios de numerosos terrenos submarinos frente a la costa de Baherin.
Durante la última década, Stone Company y sus afiliados se convirtieron en propietarios de numerosos terrenos submarinos frente a la costa de Baherin. (Shutterstock)

Bahrein

En la costa de Manama en el mar surge un nuevo hotel Four Seasons, un rascacielos de 68 pisos en una exclusiva isla privada. La imponente infraestructura es parte de Bahrain Bay, un desarrollo de 2 mil 500 millones de dólares (mdd) que sobresale de lo que antes era una extensión de agua.

Bahrain Bay es uno de muchos grandes proyectos en terrenos ganados al mar que salpican la árida costa del pequeño y densamente poblado archipiélago. Pero la forma en que se adquirió esta tierra genera preguntas sobre la controvertida línea entre la propiedad privada y la tierra real.

Los políticos de oposición dicen que los terrenos submarinos deben ser propiedad del Estado. Una investigación de Financial Times muestra que Premier Group, un vehículo de inversión que es propiedad del rey y su familia, efectivamente, utilizó esos terrenos mar adentro para obtener participación en proyectos de coinversión privados. Los legisladores de Bahrein no encontraron registros de pagos al Estado por estas tierras.

Las subsidiarias de Premier Group tienen participación en proyectos que tienen un valor de inversión de 22 mil mdd en el país y en múltiples propiedades de lujo en Gran Bretaña.

FT revisó registros de tierra y corporativos y documentos proporcionados por un grupo de voluntarios de la asociación Bahrain Watch que muestran que Stone Company, una subsidiaria de Premier Group, desempeñó un papel fundamental en la búsqueda de utilidades de la monarquía en Bahrein y el Reino Unido.

Stone Company compró hoteles de lujo, edificios de apartamentos y oficinas en Gran Bretaña con un valor estimado de 900 mdd. Muchos de ellos se compraron entre 2006 y 2007 cuando Premier Group logró cerrar varios acuerdos lucrativos para desarrollo de la tierra que tenía.

Durante la última década, Stone Company y sus afiliados se convirtieron en propietarios de numerosos terrenos submarinos frente a la costa de Bahrein. En 2002, el rey emitió una ley que le dió la única autoridad para otorgar los derechos de la tierra del Estado. En varios casos, usó ese poder para transferir terrenos a compañías vinculadas a Premier Group, de acuerdo con títulos de propiedad que revisó FT.

Durante años los acuerdos de tierras han sido motivo de controversia.

Cuando los ricos vecinos de Bahrein en el Golfo invirtieron 10 mil mdd para reactivar la economía de la isla, el gobierno empezó una campaña para revivir su imagen como un lugar favorable para los negocios. Pero la estabilidad política todavía es una perspectiva lejana después de un boicot de la oposición a las elecciones generales del mes pasado.

La investigación de FT establece que algunos de los terrenos submarinos que se le otorgaron a las subsidiarias de Premier Group después se intercambiaron por acciones en coinversiones multimillonarias, con bancos islámicos y otros inversionistas, para construir vivienda, propiedades comerciales y hoteles de lujo.

Premier Group, la corte real y el rey Hamad al-Khalifa no respondieron a las solicitudes de comentarios. La embajada de Bahrein en Londres dijo que no podía comentar en asuntos relacionados a empresas privadas.

“Estos activos pertenecen al pueblo de Bahrein y tienen que regresar al presupuesto del estado”, dijo Bahrain Watch. “Las hermosas costas de la isla fueron privatizadas y destruidas para allanar el camino para los desarrollos privados de la familia gobernante”.

En 2007, los socios de la coinversión empezaron a recaudar dinero a través de un bono islámico, o sukuk. Las ganancias por la venta anticipada de los bonos financiarían el costo de desarrollo del proyecto, de acuerdo con el folleto del sukuk.

El folleto revela la alquimia financiera de convertir la arena en dinero. Se consideró a la tierra como una contribución “en especie” de 103 mdd para la sociedad con inversionistas sukuk. Los inversionistas esperaban vender la tierra a desarrolladores secundarios por mil 300 mdd.

Premier Group en Bahrein

Los acuerdos comerciales de Premier Group son un secreto celosamente guardado.

“El nombre de PG no se menciona tanto como el de “su alteza real” o “el rey” en las negociaciones”, dice un ex inversionista cuyo proyecto con Premier Group se cayó. “Creíamos que estábamos tratando exclusivamente con la corte real y Premier Group simplemente era una entidad de la corte real”.

Los registros financieros de 2005 mostraron que Premier Group era propiedad del diwan de la corte real, un órgano de toma de decisiones que controla el rey Hamad al-Khalifa. El registro empresarial de Bahrein no enumera a los accionistas de Premier Group. Esa información generalmente está disponible para empresas similares.

Abdulla bin Ibrahim al-Rumaihi, quien en 2012 recibió la promoción como jefe de la corte real, se muestra como director de docenas de subsidiarias de Premier Group en Bahrein, que tienen empresas en Reino Unido. Rumaihi trabaja bajo las órdenes del jeque Khalid bin Ahmed al-Khalifa, el ministro de la corte real.

Premier Group, la corte real y el rey Hamad no respondieron a las solicitudes de comentarios.