‘Por envidia’, reguladores piden limitar salarios de banqueros

“Creo que esta discusión la hacen personas que tal vez están frustradas porque no ganan el mismo nivel de dinero”, dijo el jueves el jefe de UBS en la cumbre anual bancaria de “Financial Times”.
El CEO de la institución ganó 14 millones de dólares en 2016.
El CEO de la institución ganó 14 millones de dólares en 2016. (Shutterstock)

Londres

Sergio Ermotti, director ejecutivo de la firma suiza de servicios financieros globales UBS, arremetió contra los esfuerzos de los reguladores para frenar los sueldos de los banqueros, argumentando que esa presión se alimenta por la envidia de los funcionarios con menores percepciones y que con esto se corre el riesgo de avivar una reacción populista contra el capitalismo.

El directivo del banco suizo, también se quejó de que se crítica a la banca por el exceso de compensaciones de una manera en que a otros sectores, como el capital privado y la tecnología, no se ha hecho.

“Creo que esta discusión la hacen personas que tal vez están frustradas porque no ganan el mismo nivel de dinero”, dijo el jueves el jefe de UBS en la cumbre anual bancaria de Financial Times.

Los comentarios de Ermotti se producen en medio de un renovado sentimiento contra Wall Street en ambos lados del Atlántico, donde incluso los políticos de la corriente principal fijan la mira en el sector que regresó a tener una fuerte rentabilidad mientras que los salarios de los trabajadores promedio siguen estancados.

Al relacionar las críticas a los salarios que reciben los banqueros con los comentarios sobre el tema que hizo Donald Trump, quien realizó críticas muy duras contra Wall Street durante la campaña presidencial del año pasado, Ermotti dijo: “Esto trata de minimizar los problemas en un nivel muy populista”.

El jefe de UBS, cuyo consejo de administración redujo ligeramente su sueldo en 2016 para llegar a 13.7 millones de francos suizos (14 millones de dólares), acepta que “tiene un muy buen sueldo”, pero argumenta que los bancos tienen que ofrecer paquetes de compensación suficientes para atraer el mejor talento.

“Si básicamente dices que los bancos deberían pagar mucho menos y permites que otras partes de la economía, como los grandes grupos de tecnología o la banca paralela paguen lo que sea... es un mercado muy competido”, dijo Ermotti.

“Las personas tomaron la decisión de hacer un bien a la sociedad mientras al mismo tiempo obtienen el nivel de compensación que desean”, agregó. “Se van a dedicar a otra cosa”.

El sueldo de los banqueros se recuperó más rápidamente en Estados Unidos que en Europa, donde se frenó por el lento desempeño financiero y las regulaciones, que incluyen un límite para los bonos de la Unión Europea.

En Reino Unido, los bonos totales en los sectores financieros y de seguros aumentaron a partir de sus mínimos de la era de la crisis, pero con 10 mil 600 millones de libras en 2016, aún se encuentran 50 por ciento por debajo de su máximo en 2008.

Los bonos en la industria de valores de Nueva York cayó de un promedio de 190 mil dólares poco antes de la crisis a un mínimo de 100 mil dólares en 2008, antes de recuperarse para llegar a 146 mil 200 dólares el año pasado, según la Oficina del Contralor del Estado de Nueva York.

El conjunto de bonos totales de UBS, que se reparte entre 47 mil banqueros, cayó 17 por ciento el año pasado para llegar a 2 mil 900 millones de francos suizos después de que sus utilidades netas bajaron 48 por ciento para llegar a 3 mil 200 millones de francos suizos.

Paul Tucker, ex subgobernador del Banco de Inglaterra, desató el debate en la conferencia de FT al argumentar que reducir los sueldos de los ejecutivos ayudaría a los bancos a ser más rentables, una demanda clave de los inversionistas.

“Si se les pagara menos a los banqueros, eso les ayudaría a cubrir sus costos de capital. ¿Por qué no se reducen los sueldos?”, preguntó sir Paul.

La discusión entre el jefe de uno de los bancos más grandes de Europa y un muy conocido ex banquero central puso de manifiesto cómo el tema de los niveles de sueldos en la industria aún es motivo de división.

Los miembros de la audiencia dijeron que les sorprendió que Ermotti defendiera los sueldos de los bancos sin reconocer el problema de la baja rentabilidad.

Un participante dijo: “No reconoció que esta era una pregunta del mercado laboral”. Otro dijo: “Comenzó con una respuesta de manera correcta al hablar de la competencia por el talento con el capital privado y las empresas de tecnología. Pero a partir de eso pasó a ser una diatriba”.

Sir Paul, quien salió del banco de Inglaterra en 2013 y ahora preside un grupo de defensa de regulaciones con sede en Estados Unidos, dijo que los banqueros de UBS disfrutaron de los beneficios cuando los tiempos eran buenos y los contribuyentes cargaron con las pérdidas cuando se tuvo que rescatar al banco más grande de Suiza durante la crisis.

Ermotti respondió al decir: “Debes observar los hechos. En todo caso, los contribuyentes tuvieron una utilidad de 6 mil 200 millones de francos suizos. Y hubo gente que no recibió un pago durante esos dos años”.

Andreas Treichl, director ejecutivo de Erste Bank de Austria, trató de suavizar el ambiente al bromear de que “le pagaban menos que a un portero de Goldman Sachs”.