Ventaja de Rousseff pega a la economía

Según las últimas encuestas, la presidenta brasileña lleva la delantera para obtener la reelección en los comicios del próximo 5 de octubre.
La mandataria se fotografió con obreros de la construcción.
La mandataria se fotografió con obreros de la construcción. (Ricardo Moraes/Reuters)

Sao Paulo

Esta semana en Sao Paulo, Luiz Inácio Lula da Silva, ex presidente brasileño, emitió una advertencia para los seguidores de su partido durante un mitin de campaña hacia las elecciones presidenciales de su país.

No bajen la guardia, advirtió, a pesar de que las encuestas publicadas el martes mostraron que la actual presidenta, Dilma Rousseff, su protegida y candidata del Partido de los Trabajadores, o PT, había ampliado su ventaja de cara a las votaciones del domingo.

"Si empezamos a pensar que ya ganamos, nuestros adversarios pueden derrotarnos", dijo.

Sin embargo, al parecer, una parte del electorado ya se convenció de la probable victoria del PT: el mercado de capitales. Estupefactos por el rápido regreso de Rousseff, quien es impopular entre los empresarios por presuntamente manipular los precios e intervenir en la industria desde que tomó el cargo en 2011, los inversionistas se han estado deshaciendo de sus activos brasileños.

El pesimismo por el resultado de la encuesta, que irá a una segunda vuelta el 26 de octubre si Rousseff no gana el domingo 5 de octubre con más de 50% de los votos válidos, ha ayudado a deslizar al real, la moneda brasileña, a su punto más bajo en cinco años frente al dólar. El índice de las acciones del marco de referencia Ibovespa también cayó 7.6% esta semana. Algunos creen que hay más por venir.

"Hay espacio para que el mercado caiga todavía más a la par que cada incremento en las posibilidades de reelección de Dilma", dice Luciano Rostagno, jefe de estrategia del Banco Mizuho do Brasil.

La liquidación de activos brasileños indica el fin del optimismo previo sobre la posibilidad electoral de los candidatos Aécio Neves, del partido proempresarial PSDB, y Marina Silva, una política de centro-izquierda que también aboga por políticas económicas más tradicionales.

Los mercados habían estado subiendo desde marzo, después de que las encuestas mostraron que Neves estaba ganando algo de terreno contra Rousseff, quien es especialmente popular entre la gente de menores ingresos por mantener un bajo nivel de desempleo mientras apoya los incrementos salariales y programas de bienestar social.

A mediados de agosto, la trágica muerte en un accidente aéreo de Eduardo Campos, compañero de fórmula de Silva, empujó a la ex senadora a la candidatura por el Partido Socialista Brasileño. Los mercados la vieron como una alternativa más fuerte que Neves para derrotar a Rousseff. Su humilde educación como una cauchera analfabeta resonó con los pobres, mientras que su promesa de un nuevo estilo de hacer política más honesta y las políticas económicas de centro atrajeron a las clases medias.

De un mínimo por debajo de los 45 mil puntos en marzo, el marco de referencia Ibovespa subió a un máximo de 62 mil 304.88 unidades a principios de septiembre. Esto coincidió con el liderato de Silva en las encuestas con una ventaja de 10% en la segunda vuelta sobre Rousseff.

Sin embargo, para esta semana la presidenta en funciones le dio la vuelta y ahora tiene la ventaja por ocho puntos.

El Ibovespa se derrumbó con la noticia de la recuperación de Rousseff para finalizar el miércoles en 52 mil 858.43 unidades. Mientras tanto, el miércoles el real se debilitó 1.4% para llegar a un tipo de cambio de 2.4811 por dólar, ampliando la caída a 9.5% durante el tercer trimestre, lo que la convirtió en la divisa más débil de los mercados emergentes después del rublo ruso, de acuerdo con Bloomberg.

La compañía petrolera estatal, Petrobras, a la que el gobierno ha obligado a vender combustible a precios subsidiados, lideró la caída, perdiendo 14% de su valor en tres sesiones.

La caída también se propagó al mercado de deuda corporativa de Brasil. Los 4 mil 300 millones de dólares de bonos del gobierno de Brasil con vencimiento en 2025 cayeron 4.8 centavos en septiembre, el peor mes desde que fueron emitidos en octubre de 2013, informó el mismo Bloomberg.

"En el caso de que sea reelecta (Rousseff) podríamos ver a la bolsa de valores en el rango de los 45 mil puntos nuevamente", dice Rostagno. Añade que el real podría debilitarse para llegar a una paridad de 2.6 reales por dólar a finales de año bajo este escenario y 2.8 reales por dólar en 2015.

Otros no están tan seguros, dicen que algunas de las recientes debilidades en los mercados, especialmente la del tipo de cambio, se deben a factores globales.

Mientras que Rousseff se ha movido hacia la izquierda en la retórica de su campaña, como menospreciando la necesidad de autonomía del banco central y satanizando a la banca privada, el pragmatismo prevalecerá una vez que terminen las elecciones, según opina André Guilherme Pereira Perfeito, economista en jefe del broker Gradual Investimentos, en Sao Paulo.

"Lo que le digo a mis clientes en este momento es que está bien, quizá caigamos un poco más, pero no será un desastre", dice.

Pero los analistas advierten que el siguiente presidente, sea quien sea, tendrá que actuar rápidamente para restablecer la confianza de los mercados.

"Tenemos una combinación de varias cosas: una es la situación macroeconómica doméstica, que es débil y la expectativa es que seguirá siendo débil el próximo año, y también está el ambiente internacional, que es poco amigable con Brasil", dice Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs.

8
Puntos porcentuales de ventaja que le dan las encuestas a la presidenta Dilma Rousseff

14%
Caída de la petrolera estatal Petrobras en tres sesiones de la bosa de valores

2.49
Reales que se pagan por dólar; la divisa brasileña se debilitó 1.4% el miércoles

7.6%
Caída del índice de acciones de referencia, Ibovespa esta semana