A la expectativa de EU...

Los mercados emergentes están paralizados por la posibilidad de que Estados Unidos salga del TLCAN o emprenda una guerra comercial con China. 
Las nuevas políticas de migración de Donald Trump, como el muro con México, han detenido a los mercados financieros y disminuído las previsiones de flujos de inversión.
Las nuevas políticas de migración de Donald Trump, como el muro con México, han detenido a los mercados financieros y disminuído las previsiones de flujos de inversión. (Shutterstock)

Se puede perdonar a los gestores de activos que se enfocan en los mercados emergentes por querer una vida tranquila. Lo que parecía una recuperación en 2016, que revertía años de fuertes salidas, marcadas caídas de precios de las acciones y descensos en el interés de los inversionistas por estos activos, se detuvo abruptamente por la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos (EU) a principios de noviembre.

En los tres meses que han transcurrido desde entonces, los inversionistas ya enfriaron su apetito por los mercados emergentes y luego se les antojaron de nuevo.

En una encuesta mensual a gestores de fondos globales que realizó Bank of America Merrill Lynch a principios de enero se mostró que los inversionistas mantenían una posición subponderada en los capitales de los mercados emergentes por primera vez en nueve meses.

Para finales de mes cambiaron la táctica e invirtieron 7,400 millones de dólares (mdd) en fondos de mercados emergentes, de acuerdo con el proveedor de datos EPFR.

La pregunta para las casas de fondos de mercados emergentes ahora es si 2016 fue un punto de inflexión y si el Trump tantrum (el berrinche de Trump) fue una irregularidad, o si reanudará la tendencia de los flujos de salida que provocaron que Aberdeen Asset Management por sí solo sufriera amortizaciones por 100,000 mdd.

Grupos como Franklin Templeton, Aberdeen y Ashmore, las compañías de gestión de activos que cotizan en bolsa y tienen una importante exposición a las economías emergentes, esperarían que 2016 marcara el inicio de un renacimiento.

Ashmore, que se especializa en deuda de mercados emergentes, se mostró optimista en la declaración trimestral de operaciones del mes pasado. Mientras que la gestora de fondos confirmó las salidas netas de 700 mdd en los tres meses hasta finales de diciembre, el director ejecutivo Mark Coombs dijo que los precios de los activos se fortalecieron en diciembre y lo harán durante el nuevo año.

“La combinación de atractivas rentabilidades absolutas y relativas, que aceleran el crecimiento en el producto interno bruto (PIB) y la menor cantidad de asignaciones, respaldan la expectativa de un nuevo rendimiento sólido en 2017, y el regreso a la mejor tendencia de flujo que se vio para la mayor parte de 2016”, dijo el jefe del gestor que cotiza en el FTSE 250.

Coombs no es el único optimista. Calstrs, el segundo mayor programa de pensiones públicas de EU, dio señales de su entusiasmo por la clase de activo el mes pasado cuando lanzó un proceso de licitación para encontrar hasta cuatro gestores activos que se centran en mercados emergentes.

Y Markus Stadlmann, director de inversiones de Lloyds Private Bank, dice que es probable continuar aumentando su exposición después de terminar con una ausencia de cinco años de los activos de mercados emergentes el año pasado.

“Por primera vez en cinco años, en abril de 2016, asignamos de nuevo dinero a los mercados emergentes. Comenzamos con una asignación pequeña tanto en capitales como en bonos, y probablemente la aumentemos este año”, dice.

Pero dada la turbulencia de los últimos tres años y la imprevisibilidad del presidente Trump, no sorprende que algunos gestores se sientan nerviosos de llamar a 2016 como un punto de inflexión.


Gary Greenberg, director de mercados emergentes de Hermes Investment Management, gestora de fondos con sede en el Reino Unido, dice que es poco probable que los flujos hacia los mercados emergentes aumenten de nuevo hasta que los inversionistas tengan mayor claridad sobre las políticas de comercio e inmigración de Trump.

Desde que asumió la presidencia, Trump retiró a EU de la Asociación Transpacífico (TPP) -el acuerdo comercial entre EU, Japón y otros 10 países asiáticos que tardó años en negociarse- una medida que puso en acción su retórica proteccionista de campaña.

“Una guerra comercial no hace que quieras invertir en China. Un gran muro y la disolución del TLCAN no hace que quieras colocar tu dinero en México. La visibilidad es muy mala en este momento, y hasta que aumente la visibilidad, no se dará una cantidad importante de flujos”, dice Greenberg.

TE RECOMENDAMOS: Ford mantiene sus planes de abrir dos plantas en México

James Donald, director de inversiones de mercados emergentes de Lazard Asset Management, el gestor de fondos de EU que supervisa activos por 168,000 mdd, está de acuerdo en que Trump dejó a los inversionistas de mercados emergentes en “modo de espera”.

La política comercial que pretende impulsar Trump representa un factor de riesgo que, junto con los precios de las materias primas y los incrementos de las tasas de interés, podría tener efectos negativos en la inversión en los mercados emergentes, dice Donald. Aunque, si las políticas de Trump resultan ser relativamente benignas, entonces les puede ir muy bien a los mercados emergentes. “Sabremos más sobre la agenda política del presidente el próximo año y eso puede ser muy, pero muy positivo para la inversión en los mercados emergentes”, dice. 

Los gestores y analistas recalcan que, a pesar de la incertidumbre mundial, las valoraciones subyacentes de las compañías se mantienen atractivas incluso después de tener un sólido desempeño en 2016, cuando las economías emergentes representaron a 8 de los 10 mejores mercados de valores con mejores resultados. 

“Las valoraciones en los mercados emergentes no son tan baratas como lo eran hace un año, pero todavía son muy baratas. Lo barato es con relación al mismo mercado y a otras clases de activos” dice Andrew Cormie, líder del equipo global de mercados emergentes de Eastspring Investments, la división de gestión de activos de Asia de la aseguradora Prudential

Y en un entorno en el que los inversionistas buscan rendimientos, un mejor desempeño por parte de las inversiones de mercados emergentes puede hacer que los inversionistas regresen a esta clase de activos. 

John Malloy, codirector de mercados emergentes y fronterizos de RWC Partners, la casa de fondos de propiedad parcial de Schroders, el gestor de activos más grande que cotiza en el Reino Unido, dice que, al final, los inversionistas buscan el rendimiento. 

“Si los mercados emergentes están de pie y los inversionistas los subponderaron, van a buscar cerrar esa subponderación. Las valoraciones son baratas, las economías se estabilizan. Brasil, la India, Indonesia, se centran actualmente en el crecimiento económico y alli hay una historia que la gente puede comprar. Podríamos ver que se den los flujos”.

[DA CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR]