El disco compacto resiste el embate de las descargas

Las ventas de CD bajaron solo 3.7 por ciento, para llegar a 53 millones 600 mil unidades en 2015, en comparación con el año anterior, mientras que en 2014 cayeron 8 por ciento, en 2013 12 por ...
Los CD aún son opción.
Los CD aún son opción. (Shutterstock)

El anuncio de la muerte del disco compacto fue muy exagerado.

El año pasado, las ventas de CD en el Reino Unido cayeron a su ritmo más lento en una década, de acuerdo con las cifras de la Asociación de Minoristas de Entretenimiento (ERA, por su sigla en inglés), un organismo comercial que representa a los minoristas de calles comerciales, como HMV y Tesco, al igual que de servicios digitales como Spotify.

Las ventas de CD bajaron solo 3.7 por ciento, para llegar a 53 millones 600 mil unidades en 2015, en comparación con el año anterior, mientras que en 2014 cayeron 8 por ciento, en 2013 12 por ciento y 20 por ciento en 2012.

El formato, que generó ingresos de 468 millones de libras el año pasado, demuestra ser mucho más resistente a la competencia a las descargas y a los servicios de streaming de lo que muchos ejecutivos de la industria pronosticaron.

Los CD demuestran ser más sólidos que las descargas, un formato que alguna vez se consideró el favorito para reemplazarlos. Las descargas cayeron 13 por ciento el año pasado, para llegar a menos de 300 millones de libras.

“Claramente es demasiado pronto para descartar a los CD o a otros formatos basados en discos”, dijo Kim Bayley, presidenta ejecutiva de ERA.

“El hecho es que los diferentes formatos ofrecen beneficios a grupos distintos de aficionados del entretenimiento. La diversidad demuestra que es la mayor fortaleza”.

El vinilo también demuestra su fortaleza. Las ventas de discos de vinilo aumentaron 65 por ciento, para llegar a 42 millones de libras, con un total de 2.1 millones de discos LP en el último año. Después de enfrentarse casi a su extinción en 2007, cuando solo se vendieron 200 mil discos LP, las ventas del formato aumentaron en cada uno de los últimos ocho años.

Sin embargo, el vinilo todavía representa 2 por ciento del consumo de música en el Reino Unido.

La parte de mayor crecimiento en el negocio de la música es el de las canciones en streaming mediante servicios como Spotify, Deezer y Apple Music, que suelen cobrar 10 libras mensuales por acceso ilimitado a millones de canciones vía internet.

Los ingresos de los servicios de streaming aumentaron 50 por ciento el año pasado, para llegar a 251 millones de libras, dijo ERA.

Geoff Taylor, presidente ejecutivo de BPI, que representa a la industria discográfica del Reino Unido, dijo que los servicios de música digital por suscripción, como Spotify y Apple Music, “se van a convertir en la corriente principal a medida que más gente descubra lo maravilloso que es tener toda la música del mundo para escuchar donde quieras y cuando quieras”.

Pero agregó que los formatos físicos de música también tienen un futuro viable, ya que “millones de aficionados continúan creando atesoradas colecciones de sus álbumes favoritos en vinilo, CD o descargas”.

ERA dijo que los ingresos por música, video y juegos aumentó 5.6 por ciento, para llegar a 6 mil 100 millones de libras el año pasado.