La deuda global está en números rojos

El FMI advierte que el pasivo récord de 152,000 mdd es una amenaza para la economía internacional.
El déficit de todos los paises es de 225% del PIB mundial. Dos tercios de la deuda provienen del sector privado.
El déficit de todos los paises es de 225% del PIB mundial. Dos tercios de la deuda provienen del sector privado. (Shutterstock)

El mundo tiene números rojos por 152,000 millones de dólares (mdd), un nivel de deuda que rompió récords, según los últimos cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La solicitud de préstamos se impulsó por las tasas de interés ultra bajas y los niveles son más altos en los países más ricos, aunque la de China aumentó notablemente en los últimos años.

“La deuda global está en máximos históricos y va en aumento”, dijo Vitor Gaspar, director de asuntos fiscales del fondo. Las cifras, del Monitor Fiscal más reciente del FMI, destacan la aparente paradoja entre las tasas de interés ultra bajas que imponen muchos bancos centrales en su intento por alentar el nivel de solicitudes de préstamos e impulsar las desaceleradas economías, y los peligros que se derivan por los excesivos niveles de deuda.

Si bien el fondo no instó a un pago rápido, advirtió que en algunos países el nivel de endeudamiento sin precedentes, que piden empresas, sobre todo, es demasiado alto.

Los niveles de endeudamiento superaron sustancialmente el crecimiento mundial en los últimos años, subieron de 200% del Producto Interno Bruto en 2002 a 225% el año pasado. Si bien dos tercios de la deuda están en el sector privado, el endeudamiento público también tuvo un fuerte incremento.

Gaspar enfatizó que la deuda no es alta en todas partes. “La enorme diversidad entre los países es un recordatorio de la necesidad de un diagnóstico de políticas y de recetas personalizadas para las condiciones específicas de cada país”, dijo.

El fondo también dijo que las empresas ayudarán a elevar el crecimiento si hacen más pequeños sus balances mediante la reducción de su tamaño, aunque reconoció que el proceso tomaría tiempo.