Desplome del rublo sacude a las empresas de bebidas

Rusia representa más de 30 por ciento de las ventas, tanto para la compañía cervecera Carlsberg como para la embotelladora de Coca-Cola.
El tipo de cambio también estuvo presente en el desfile navideño de Krasnodar.
El tipo de cambio también estuvo presente en el desfile navideño de Krasnodar. (Eduard Korniyenko/Reuters)

La turbulencia económica en Rusia podría llevar a una degradación de dos dígitos para las principales empresas de bebidas mientras el colapso del rublo causa estragos para los negocios que operan en el país.

Las empresas internacionales que venden productos como ropa, bebidas, cigarrillos y muebles luchan por mantener bajos los costos mientras la caída en el valor del rublo encarece las importaciones. La inestabilidad en Rusia obliga a las compañías a aumentar los precios, suspender las ventas y a parar sus actividades en todo el país.

Las compañías de bebidas son las empresas no financieras más expuestas, de acuerdo con Citi. Rusia representa más de 30 por ciento de las ventas tanto para Carlsberg como para Coca-Cola Hellenic, la segunda embotelladora más grande de Coca-Cola.

Carlsberg, que dijo que no planea salir del país, previamente indicó que la oscilación del rublo frente al euro puede tener un efecto de 100 millones de coronas danesas (10 millones de libras) en el pronóstico de las utilidades operativas. El colapso de valor del rublo en diciembre puede afectar los resultados de todo el año de Carlsberg hasta casi en una tercera parte, de acuerdo con Andrew Holland, analista de bebidas de Société Géneralé.

Holland dijo que no cambiará sus pronósticos para la compañía, que emitió dos advertencias de utilidades este año, hasta que haya una mayor estabilidad en la moneda rusa.

La caída de valor del rublo tiene un efecto doble en las empresas que operan en Rusia. Afecta la cifra de ventas cuando se convierten a otras monedas, y el costo de las compras de bienes del extranjero sube debido a la relativa debilidad del rublo.

Danone, la empresa francesa de alimentos y bebidas, es el productor de lácteos más grande de Rusia y 11 por ciento de sus ventas dependen del país. La compañía sugiere que el impacto en sus costos por la caída de valor del rublo puede minimizarse mientras opere en Rusia "muy a nivel local con marcas locales". Los minoristas aumentaron los precios para proteger sus márgenes. Ikea suspendió la venta de algunos de sus productos en su página web la semana pasada después de que los clientes se apresuraron a comprar artículos antes de un incremento en precios. El sábado, Apple reanudó sus ventas en Rusia, la compañía dejó de vender en su sitio web ruso el miércoles, que todavía espera reanudar las ventas.

Rusia es una fuente de dificultades para muchos minoristas internacionales que operan en el país. Las marcas de lujo también resultaron afectadas y es probable que reduzcan o congelen el gasto de capital en el país, que representa cerca de 4 por ciento del mercado internacional de lujo personal.