El derrumbe en mercados rusos provoca la mayor caída del rublo desde 1998

Este año la moneda ha perdido la mitad de su valor ante el dólar.
El letrero luminoso muestra el tipo de cambio en Moscú.
El letrero luminoso muestra el tipo de cambio en Moscú. (Alexander Zemlianichenko/AP)

Moscú y Londres

El rublo se desplomó el lunes hasta 10 por ciento, en su mayor caída desde 1998, en medio de un derrumbe en los mercados rusos que parece coronar un año nefasto para la economía de ese país.

Este año los inversionistas han salido de Rusia, en medio de las sanciones de Occidente y del panorama económico cada vez más sombrío, lo que desencadenó un colapso en la moneda rusa, para llegar a un mínimo histórico en su paridad de 64.45 rublos por dólar y 81.35 por euro.

En el pronóstico oficial más desolado hasta el momento realizado por Moscú, el banco central ruso advirtió que el producto interno bruto puede contraerse entre 4.5 y 4.7 por ciento si los precios del petróleo se mantienen en 60 dólares por barril.

Este año el rublo ha perdido la mitad de su valor frente al dólar, convirtiendo a la moneda en la que peor desempeño tuvo en el mundo, por delante de la grivna ucraniana.

Los operadores dijeron que el banco central intervino varias veces durante las operaciones de ayer, pero no pudo detener la caída del rublo por más de unos minutos en cada ocasión.

“Hay pánico en los mercados locales impulsados por la inacción del banco central”, dijo Benoit Anne, director de mercados emergentes de Société Générale.

“Tal vez Rusia no está al borde de una crisis financiera, pero está muy cerca de perder su estatus de grado de inversión”.

Las ventas masivas barrieron con todo tipo de activos; las acciones de Sberbank, el banco más grande de Rusia, cayeron 6.3 por ciento, y Rosneft, la petrolera estatal, cayó 4.4 por ciento.

En términos de dólar, el índice de referencia Micex ha caído 26 por ciento este mes, en camino para registrar la mayor caída mensual desde octubre de 2008.

En los mercados de bonos, el rendimiento del bono internacional del gobierno con denominación en dólares subió más de medio punto porcentual, para llegar a 7.22 por ciento, por encima de los rendimientos equivalentes de Ruanda, Costa de Marfil y Perú.

Llamándolo lunes rojo, Timothy Ash, estratega de mercados emergentes de Standard Bank en Londres, dijo que el derrumbe demostraba la falta de confianza de los inversionistas en la economía rusa. “No solo se trata del petróleo, es por las sanciones, el riesgo geopolítico… y la falta de acción política de las autoridades rusas”.

En una nueva señal de la debilidad de los mercados emergentes, la lira turca se debilitó durante todo el día de ayer, para llegar a un mínimo histórico de 2.39 por dólar, una caída de más de 4 por ciento en el día, antes de lograr una recuperación marginal.

Información adicional de Daniel Dombey/Estambul