La ruta crítica hacia una tragedia griega

La reunión de hoy en Luxemburgo, oportunidad única para liberar el rescate de 7 mil 200 mde.
Manifestantes apoyan al gobierno en Atenas; la movilización se realizó ayer frente al Parlamento.
Manifestantes apoyan al gobierno en Atenas; la movilización se realizó ayer frente al Parlamento. (Yannis Kolesidi/EFE)

Bruselas

El enfrentamiento de cinco meses entre Grecia y las instituciones de crédito para su rescate puede estar en el inicio de su fase más crítica.

En público los líderes insisten en que la reunión de hoy de los ministros de finanzas de la zona euro es la mejor oportunidad para llegar a un acuerdo que libere 7 mil 200 millones de euros en los fondos de rescate que Grecia necesita desesperadamente.

Pero en privado admiten que disminuyen sus esperanzas de que la reunión en Luxemburgo resulte decisiva. Grecia necesita los fondos para realizar un pago de mil 500 mde al Fondo Monetario Internacional para finales de junio. Estas son algunas de las fechas claves para los próximos meses:

Hoy, 18 de junio. La mejor oportunidad para alcanzar un acuerdo. Los ministros de finanzas de la eurozona se reúnen para su programada esperanza mensual de que puedan llegar a un acuerdo. Pero Yanis Varoufakis, ministro griego de Finanzas, dejó en claro que llega a Luxemburgo sin nuevas propuestas. Los funcionarios de la zona euro se convencen cada vez más de que no habrá progresos y que las negociaciones con Atenas resulten ser superficiales.

Aunque durante la crisis los plazos iban y venían, muchos funcionarios creen que no lograr un acuerdo hoy llevará al enfrentamiento a una nueva fase crítica —el rescate de Grecia expira a finales de mes. Como tal, casi no hay tiempo para aprobar un nuevo acuerdo en los parlamentos de la eurozona—, particularmente el Bundestag alemán, al que se le tendrá que llamar a que regrese de un receso para aprobar cualquier trato.

Viernes 19 de junio. La mañana siguiente. Los ministros de finanzas aú estarán en Luxemburgo para un segundo día de reuniones, esta vez con la asistencia de los 28 países. En teoría, todos los actores para lograr un acuerdo estarán en el mismo lugar al mismo tiempo. Pero, al menos que las circunstancias cambien dramáticamente, por ejemplo, un repentino pánico en el mercado, o que se formen largas filas en los bancos griegos, no llegar a un arreglo el jueves significa que hay poco que discutir el viernes.

Si no se alcanza un acuerdo, los líderes de la zona euro considerarán llamar a una cumbre de emergencia de los jefes del gobierno de los 19 miembros de la moneda común, de acuerdo con funcionarios de alto nivel. La cumbre probablemente se realice el domingo, aunque Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, responsable de convocar a esa sesión, tendrá que anunciar la reunión poco después del fracaso del Eurogrupo.

Domingo 21 de junio. Posible cumbre de emergencia. Algunos funcionarios creen que la cumbre de la zona euro será redundante si no se llega a un acuerdo entre los ministros de finanzas, ya que ellos son los que están mejor equipados para negociar el contenido de cualquier acuerdo de rescate. Pero otros funcionarios de la eurozona creen que Alexis Tsipras, primer ministro griego, quiere llegar a un arreglo. Insistió repetidamente que cualquier acuerdo debe alcanzarse al nivel político más alto, no entre los negociadores tecnócratas. Estar en una sala con la canciller alemana, Angela Merkel, y otros líderes de la zona euro puede ser la circunstancia que necesita para llegar a un consenso.

22 de junio. Los peores escenarios. Si no se puede alcanzar un acuerdo, los peores escenarios empezarán su marcha, incluidos los controles de capital para limitar los retiros de los bancos griegos y prevenir un colapso total.

Si empieza la fuga en bancos griegos, el Banco Central Europeo (BCE) —que les aprobó préstamos de emergencia— puede declararlos insolventes y retirar toda la ayuda. Sin los préstamos de emergencia, los bancos griegos se van a derrumbar y la única manera para que reinicien será con la creación de un nuevo banco central con una nueva moneda.

Los controles de capital pueden frenar este proceso de manera significativa, le comprarán tiempo a ambas partes para negociar y prevenir la salida de Grecia de la eurozona. Pero una vez impuestos, los controles de capital son difíciles de retirar.

25 de junio. Otros asuntos. Esta es la fecha para el inicio de una cumbre programada desde hace tiempo de la eurozona. Sin embargo, la reunión ya cuenta con una agenda completa, incluida la promesa del primer ministro británico, David Cameron, de dar a conocer sus planes para renegociar la relación de Gran Bretaña con la Unión Europea. Los funcionarios de la eurozona cada vez están más convencidos de que para ese momento será demasiado tarde para rescatar el acuerdo de Grecia.

30 de junio. Fecha de vencimiento. Vence el rescate financiero de Grecia y debe pagar mil 500 mde de su préstamo al FMI. Sin un acuerdo sobre una lista de reformas económicas, los funcionarios dijeron que no hay esperanzas de extender el programa por tercera ocasión, lo que significa que Atenas no contará con la red de protección de la UE por primera vez en cinco años.

A menos de que se liquiden los fondos del rescate, Tsipras dejó en claro que no realizará algún pago al FMI. Aunque técnicamente esto no es un incumplimiento de pagos, ya que las reglas del fondo lo consideran un "atraso", Grecia se unirá a un grupo variado de países en desarrollo que tienen "obligaciones pendientes" actuales o pasadas con el FMI.

A pesar de que las agencias calificadoras de crédito dijeron que la falta de pago al FMI no es formalmente un incumplimiento de pagos, el Banco Central Europeo tendrá que decidir si esto significa que Grecia está básicamente en bancarrota. Si así fuera, las garantías que utilizaron los bancos griegos para obtener los préstamos de emergencia —en su mayoría bonos del gobierno griego— no tendrán valor. Eso significa que el Banco Central Europeo tendrá que recortar el financiamiento de emergencia, lo que probablemente lleva a la salida de Grecia de la zona euro.

1 de julio. Territorio desconocido. Si expira el rescate financiero y Grecia no realiza el pago al FMI —pero el Banco Central Europeo mantiene los préstamos de emergencia a los bancos griegos—, Atenas entra en lo que el presidente del BCE, Mario Draghi, llamó recientemente "territorio desconocido". Una economía paralizada por los controles de capital, un gobierno sin dinero y un sistema bancario que lucha con respirador; Grecia esencialmente empezará un proceso prolongado de asfixia económica.

Algunos funcionarios de la zona euro creen que esta situación llevará a tal ira hacia Tsipras, que su gobierno se derrumbará. Esto puede significar que haya nuevas elecciones o — más probablemente— un gobierno de unidad nacional, como el que existió durante la gestión de Lucas Papademos a principios de 2012, para limpiar el desastre.

20 de julio. Fecha límite definitiva. Esta puede ser la verdadera fecha fatal: cuando los dos bonos sumarán un total de 3 mil 500 mde que se deben al BCE. Aunque Standard & Poor's dijo recientemente que no considerará la falta de pago de estos bonos un incumplimiento de pagos total, señaló que solo no cumplir con los pagos sobre bonos que están en poder de acreedores privados constituyen un default en sus libros, será virtualmente imposible para Grecia sobrevivir dentro de la zona euro si no paga al Banco Central Europeo.