Advierten a australianos sobre un futuro más pobre

Menor crecimiento económico, disminución del nivel de vida y aumento de la deuda pública, amenazas de corto plazo para la población.
El Informe Intergeneracional 2015 advierte sobre un desbalance financiero.
El Informe Intergeneracional 2015 advierte sobre un desbalance financiero. (Shuterstock)

Canberra

Los australianos enfrentan un futuro con menor crecimiento económico, una disminución en el nivel de vida y un aumento de la deuda pública, a menos que implanten reformas estructurales que respondan a los retos que plantea el envejecimiento de la población, advierte un informe del gobierno.

El Informe Intergeneracional 2015 proyecta que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) caerá en promedio a 2.8 por ciento anual durante las próximas cuatro décadas, frente al promedio anual de 3.1 por ciento en los últimos 40 años, ya que los niveles de participación laboral disminuyen a medida que envejece la población. Se proyecta que el número de personas de al menos 65 años aumentará a más del doble para 2055. Habrá 40 mil personas de 100 años o más para esa época, en comparación con solo 122 en 1975, según el reporte.

Joe Hockey, tesorero australiano, dijo que el informe era "un llamado a las armas" y que puede ser la base para iniciar las conversaciones con el público sobre la necesidad de implementar reformas.

"El déficit actual y el aumento de la deuda no es sustentable. Necesitamos estar en una mejor situación para responder a las posibles crisis económicas futuras y a las presiones sobre el presupuesto ya que vivimos más tiempo."

El informe es el cuarto análisis que se realiza desde 2002 sobre cómo afectan los cambios demográficos a la economía. Realiza pronósticos con base en diferentes escenarios políticos y tendencias de población en un periodo de 40 años.

Las empresas le dieron la bienvenida al informe, y dicen que esperan que sea un catalizador para la reforma. "Este es un documento que nos pone a pensar, que refuerza que los australianos necesitamos enfrentar el menor crecimiento, el envejecimiento de la población y el estancamiento de la productividad", dijo Innes Willox, presidente ejecutivo de Australian Industry Group.

"El documento presenta la imagen de una nación que tiene que realizar cambios estructurales importantes y de manera bastante urgente para satisfacer las necesidades de las generaciones actuales y futuras, para asegurar que nuestro nivel de vida siga mejorando."

La publicación del informe llega en un momento delicado para el gobierno del primer ministro Tony Abbott, quien se prepara para dar a conocer su segundo presupuesto, en mayo.

La coalición llegó al poder sobre una plataforma de arreglar "el desastre de deuda y déficit" del gobierno anterior. Pero su primer presupuesto fue muy impopular. Algunas de las medidas, que incluyeron recortes a los gastos de salud y educación, las bloquearon los legisladores de oposición en la Cámara alta del Parlamento. Otras, que incluyen una tarifa para visitas al médico, las abandonó Abbott, cuyos niveles de aprobación cayeron drásticamente.

A medida que desciende la popularidad del gobierno, los problemas económicos crecen debido a las fuertes caídas en los precios del mineral de hierro y del carbón, las principales exportaciones de Australia. En diciembre el gobierno proyectó que el déficit presupuestal crecería a 2.5 por ciento del PIB en 2014-2015, superior al pronóstico de mayo, de 1.8 por ciento.

Sin cambios de política, el reporte dice que para 2055 el déficit de presupuesto aumentará más del doble, para llegar a 6 por ciento del PIB, y la deuda neta alcanzará casi 60 por ciento del producto interno bruto.

Hockey dijo a los periodistas que el gobierno intentó hacer demasiado con su presupuesto anterior y trató de abarcar 40 años de trabajo en un solo año. Pero advirtió que si el gobierno no realiza cambios al déficit entrará en un camino para llegar a 533 mil millones de dólares australianos y una deuda neta de 5 mil 600 millones de dólares para 2055.

En la nota positiva para la economía, se proyecta que el crecimiento de la población se mantenga fuerte, a 1.3 por ciento anual, ligeramente inferior a las tasas actuales. El informe predice que la población llegará a 39 millones 700 mil para 2055, frente a los 23 millones 700 mil actuales. La expectativa de vida masculina desde el nacimiento se espera que alcance 95.1 años, frente a 91.5 años de hoy. La expectativa de vida femenina se proyecta que aumente a 96.6 años, superior a 93.6 años de ahora.

Australia cambió recientemente al método de cohorte para calcular la expectativa de vida, que toma en cuenta los cambios previstos en la mortalidad que resultan de factores como los avances médicos. Esto resultó en un aumento en la expectativa de vida en comparación con el informe anterior, que la ubicaba en 79.2 años para los hombres y 83.7 años para las mujeres que nacieron en 2006-2008.

El envejecimiento de la población reducirá la participación de la fuerza laboral y el crecimiento. La proporción de personas en edad laboral en comparación con los que tienen 65 años o más cayó de 7.3 en 1975 a un estimado de 4.5 actualmente. Se proyecta que para 2055 se reduzca de nuevo a la mitad, para llegar a 2.7.

Se proyecta que la tasa de participación laboral caiga a 62.4 por ciento, en comparación con 64.6 por ciento actual. Una proporción menor de australianos en la fuerza laboral significa un menor crecimiento económico, dice el informe.