Crédito automotriz, la bomba de tiempo financiera en GB

Las hipotecas son otro ejemplo de cómo quienes tienen poco efectivo se vuelven rentables gracias a pagos de una deuda que genera ganancias para las empresas.
Los préstamos para automóviles, entre los productos más populares.
Los préstamos para automóviles, entre los productos más populares. (Armin Weigel/EFE)

Dicen que los ojos son la ventana del alma, pero si realmente quieres saber qué hace que alguien se comporte de cierta manera, examina sus estados de cuenta. Todos nuestros hábitos financieros —buenos y malos— están allí en blanco y negro. O tal vez en rojo.

Pueden ser relativamente menores, como gastar diario 4 libras en un desayuno de McDonald’s en vez de comer un plato de cereal en casa. O pueden ser más serios —cargos constantes por sobregiros o acumulación de cargos por no cumplir con deudas directas—. Incluso pueden ser financieramente catastróficos, como sacar un préstamo que no puedes pagar.

Además de ti y tu banco, es poco probable que alguien más vea tu estado de cuenta (si estás en negación sobre el estado de tus finanzas, tal vez nunca los abras).

Un grupo de personas me dio acceso privilegiado a tres meses de datos financieros para ayudarlos a ver dónde están mal. Los resultados aparecerán en el programa Right on the Money de BBC1.

¿Que aprendí? Que la gente con poco efectivo para gastar, pese a ello, puede ser muy rentable para la industria de servicios financieros.

Empecemos con Gary, un hombre de veintitantos años de Eastbourne. Su primer problema eran los ingresos irregulares por trabajo por turnos. Los artículos sobresalientes en su estado de cuenta eran cargos frecuentes de 10 libras a la vez por no poder cumplir con sus adeudos directos habituales. Un mes pagó 120 libras en cargos bancarios —más de un décimo de su salario mensual—. Se sorprendió cuando hice las cuentas (para animar la cosa, descubrí una bandeja de plata llena de billetes arrugados. ¡Listo!).

Entonces, ¿por qué seguir incurriendo en estos cargos? En parte por la desorganización. No revisaba regularmente su estado de cuenta ni conocía las fechas en las que llegaban las facturas para que su novia transferiera su parte a tiempo. Tampoco tenía un sobregiro autorizado (y, curiosamente, su banco nunca lo sugirió). En una llamada telefónica ordenó esto.

Pero lo que en verdad mataba a Gary estaba estacionado en la calle. Utilizó un PCP (plan de contrato personal) para tener un auto nuevo, y los pagos le costaban casi 300 libras al mes —casi un tercio de su pago habitual—, me sorprendió que alguien con un ingreso bajo e impredecible con un historial crediticio menos que perfecto pudiera obtener ese tipo de producto (para comparar, vean las pruebas de asequibilidad para las hipotecas). Para mí era evidente que Gary no podía pagarlo. Cuando nos reunimos, acababa de incumplir el pago de su alquiler.

El contrato PCP mostraba que estaba obligado a pagar 300 libras al mes durante tres años. ¿Era posible salir de eso y regresar el automóvil? Gary confesó tímidamente que no leyó todo el documento antes de firmarlo. Pero estos contratos no están diseñados para que los clientes los lean. Página tras página de letras pequeñas (escritas con una densa jerga legal) detallaba sus obligaciones y la serie de acciones que la compañía financiera tenía derecho a tomar si dejaba de pagar.

Casi no había información sobre lo que podía hacer si ya no podía cumplir con los pagos. Así que llamé a la compañía de financiamiento automotriz. “Recibimos llamadas de este tipo todo el tiempo”, dijeron.

Ya que Gary pagó un depósito grande, tenía poco kilometraje y no había sufrido un accidente, era probable que pudiera regresar las llaves a la mitad de su plazo y liberarse. Aún así, esta era una forma increíblemente cara de “ser propietario” de un coche por 18 meses. Se puede argumentar que Gary fue un tonto por sobrecargarse, pero los contratos PCP ahora son omnipresentes, posiblemente hay muchos tontos más que se suben a la ola del incumplimiento de pagos.

¿Entonces los reguladores deben  obligar a las financieras a explicar con mayor claridad los peligros de un PCP? A medida que aumenta el crédito al consumo y las tasas de ahorro de los hogares se desploman, el Banco de Inglaterra hizo hincapié en el rápido crecimiento del financiamiento automotriz como un área de preocupación.

No se describió al PCP como un escándalo de venta abusiva, pero cuenta con algunos de los sellos distintivos, un producto financiero costoso y complicado, que los vendedores con labia le presentan a la gente. Un carro es una cosa, una casa es otra.

En otro episodio me reuní con una pareja que se sentía financieramente segura como propietaria de una casa, pero tenía una hipoteca de solo pagos de intereses con tasa variable cercana a 4.5 por ciento. Con casi 15 años para el vencimiento del plazo de la hipoteca, la pareja gastó miles de libras en el pago de intereses, pero casi no pagó nada del capital. No tenía un plan para hacer esto, pero esperaba que con el aumento de los precios de la vivienda pudiera incrementar su capital.

La pareja se sorprendió cuando le dije que su banco puede obligarla a vender la casa al terminar el plazo hipotecario para pagar lo que debían. Cerca de 2 millones de personas en Gran Bretaña cuentan con tratos de solo interés.

Las instituciones de crédito pueden considerar ampliar el periodo de la hipoteca o cambiar a pagos a la parte del capital si la edad del solicitante del crédito y su ingreso lo permiten. Pero tienen la obligación de cobrar un precio muy alto por ese privilegio.

Claer Barrett es editora de FT Money.

Twitter: @Claerb; claer.barrett@ft.com