Escándalo de corrupción en Petrobras golpea a la firma constructora OAS

El grupo de infraestructura se acerca cada vez más a la moratoria, al tiempo que la clasificación crediticia de Brasil es objeto de presión.
La construcción de una gran hidroeléctrica está en riesgo.
La construcción de una gran hidroeléctrica está en riesgo. (Evaristo Sa/AFP)

Sao Paulo

Los temores crecen por un impacto sistémico del escándalo de corrupción de Petrobras, la petrolera estatal brasileña, cuando uno de los grupos de construcción relacionado a las acusaciones se acerca cada vez más al incumplimiento de pagos y la clasificación crediticia del país es objeto de presión.

OAS, que construye la tercera presa más grande del mundo y renueva el aeropuerto internacional de Sao Paulo, no cumplió la semana pasada con dos pagos de deuda después de que el escándalo restringió su acceso a financiamiento, lo que lo obliga a mantener el efectivo para pagar las operaciones en marcha.

Los analistas dijeron que dificultades similares que enfrenta toda la industria de la construcción y del petróleo en Brasil puede tener un efecto dominó en la segunda economía emergente más grande del mundo, especialmente si Petrobras no puede recuperar el acceso a los mercados de capitales.

"El riesgo es que el gobierno tendrá que dar apoyo financiero a Petrobras en caso de una aceleración de la deuda", dijo Mauro Leos, analista de deuda soberana de Moody's para Brasil. Ese escenario "podría llevar a un evento de crédito", que afecte la calificación de deuda soberana de Brasil, agregó.

La advertencia viene cuando la presidenta, Dilma Rousseff, lucha por proteger la codiciada calificación de grado de inversión de Brasil con una serie de medidas favorables al mercado, esfuerzos que pueden empañarse por la perspectiva de un rescate de Petrobras, dijo Leos.

Con una deuda total de más de 139 mil millones de dólares, Petrobras se ubica como el productor de petróleo más endeudado, pero conserva una clasificación crediticia de grado de inversión.

En noviembre, la policía arrestó a cerca de 30 ejecutivos de Petrobras y de las empresas constructoras más grandes de Brasil, entre ellos al director de OAS, por su presunta participación en un esquema de soborno multimillonario, el más grande en la historia de Brasil. Se les acusa de conspirar para inflar el valor de los contratos de Petrobras en 3 por ciento para pagar sobornos y canalizar efectivo al Partido de los Trabajadores, el partido gobernante en el país, y sus aliados.

Petrobras dijo que coopera con las autoridades, mientras que OAS no quiso comentar. Después de que el viernes no pudo pagar 16 mdd de intereses, el lunes OAS no pagó 100 millones de reales (37 mdd) en capital e interés de los bonos locales, lo que llevó a las agencias calificadoras a predecir un incumplimiento de pagos para la compañía. OAS, que tenía una deuda neta de 6 mil millones de reales a finales del tercer trimestre, dijo que se preparaba para un plan de reestructuración y tenía la intención de vender activos para aumentar su liquidez.

"Veo algunos nombres que enfrentan la misma falta de liquidez y dificultades para tener acceso a las líneas de crédito", dijo Marcelo Lima, de INTL FCStone en Sao Paulo. "El incumplimiento de pagos de OAS también hace más difícil para cualquier otra empresa tener acceso al mercado extranjero".