Difícil, que China repita récord de inversión en EU

Pese a la confrontación, que se ha agudizado con Trump, en 2016 canalizó recursos por 45.6 mil mdd.
Hombres caminan en las afueras de una construcción en Pekín.
Hombres caminan en las afueras de una construcción en Pekín. (Jumana El-Heloueh)

Washington

Las empresas chinas invirtieron un récord de 45 mil 600 millones de dólares en Estados Unidos en 2016, a pesar de las fuertes críticas contra China durante la campaña presidencial estadunidense, pero la inminente llegada de Donald Trump a Washington se encuentra entre los factores que dificultan que este año se pueda igualar esta hazaña, de acuerdo con un nuevo informe.

El aumento de la inversión extranjera directa en Estados Unidos procedente de China que documentó la firma de investigación Rhodium Group, llevó a que el flujo anual de las compras corporativas se triplicara en comparación con los niveles de 2015. También llevó a que el nivel de inversión china a largo plazo en activos físicos estuviera por encima de 100 mil mdd por primera vez, y las empresas chinas ahora emplean a más de 100 mil personas en EU.

El aumento de la inversión china destaca el cambio de la naturaleza de la relación económica entre Estados Unidos y China. Durante décadas, las empresas multinacionales con sede en Estados Unidos construyeron fábricas y realizaron otras importantes inversiones en China. Pero hubo poca inversión directa hacia el otro lado, aunque Pekín asignó billones de dólares de sus reservas de divisas a los bonos del Tesoro de EU. Ese patrón llevó a un desequilibrio. En un estudio de noviembre que respaldó el Comité Nacional de Relaciones de EU y China y la Cámara General de Comercio China, Rhodium dijo que las empresas estadunidenses invirtieron 228 mil mdd desde el año 2000.

En su último informe, el grupo dijo que la inversión china acumulada en EU durante el mismo periodo alcanzó 109 mil mdd, y casi la mitad de esto se produjo solo en el último año.

El rápido incremento en 2016 ocurrió a pesar del creciente escrutinio político de Washington sobre las inversiones chinas y una campaña presidencial en la que Trump, al final el ganador, amenazó con una guerra comercial con China y culpó a Pekín por la pérdida de puestos de trabajos industriales en estados clave de EU.

Pero los analistas de Rhodium dijeron que la nueva incertidumbre que rodea a la administración Trump, en particular el nombramiento de personas con una posición de línea dura con China para supervisar la política comercial, significa que es poco probable que las empresas chinas puedan repetir ese nivel de inversión en 2017.

Las empresas chinas esperan una aprobación regulatoria para adquisiciones con un valor de 21 mil millones de dólares y comprometieron más de 7 mil mdd a proyectos anunciados totalmente nuevos que aún no comienzan su construcción, de acuerdo con Rhodium.

La desaceleración del crecimiento en China y la mejora de la economía de Estados Unidos normalmente llevaría a un mayor nivel de inversión. Sin embargo, "si bien los fundamentos económicos y los proyectos de acuerdos sugieren que 2017 será otro año de auge para la inversión china en EU, la realidad política en ambos lados plantea un importante riesgo a la baja tanto para las transacciones pendientes como para el flujo de nuevos acuerdos en los próximos meses", escribieron los analistas de Rhodium.

Las crecientes preocupaciones por el aumento de las salidas de capitales llevaron a que las autoridades en Pekín comenzaran una ofensiva contra las inversiones en el extranjero por parte de empresas chinas en los últimos meses. Pero "los inversionistas chinos también enfrentan una mayor incertidumbre y riesgos políticos en Estados Unidos como resultado de las elecciones presidenciales", dijo Rhodium.

Más allá de un "enfoque de confrontación para las políticas de comercio e inversión hacia China", que señalan los nombramientos de Trump hasta el momento, también hay dudas sobre el proceso de aprobación administrativa para las inversiones extranjeras durante la nueva administración.

Algunos miembros del Congreso insistieron en que hubiera cambios en la forma como el Comité de Inversiones Extranjeras de EU (CFIUS, por su sigla en inglés) examina los acuerdos y llaman a una ampliación de su mandato ahora relativamente limitado que se centra en la seguridad nacional.

China se queja desde hace mucho tiempo de que sus inversiones reciben un escrutinio injusto por parte del Comité de Inversiones Extranjeras de EU, y cómo abordar esos problemas ha sido parte de las discusiones que rodean al tratado de inversión bilateral que fue un foco durante el gobierno de Obama.

En una medida poco común, el presidente Barack Obama el mes pasado bloqueó formalmente la adquisición del grupo alemán de tecnología Aixtron, por parte de inversionistas chinos después de una recomendación del CFIUS, que examinó los activos de Aixtron en Estados Unidos.

En el pasado hubo empresas que optaron por cancelar los acuerdos antes de que las preocupaciones del comité llegaran al presidente.

Philips, el grupo holandés de tecnología, el año pasado abandonó un acuerdo de 3 mil 300 millones de dólares para vender su división de iluminación Lumileds con sede en EU a un fondo de capital privado con respaldo chino, debido a la oposición del comité.

Unisplendour, una filial de Tsinghua Holdings, también retiró su oferta de 3 mil 800 mdd por una participación en Western Digital, una compañía estadunidense de almacenamiento de datos después de que quedó claro que el CFIUS tenía planes de revisar el acuerdo.

FT