El café, al alza por los temores de las cosechas brasileñas

La especie arábiga tuvo un repunte de 2.3 por ciento luego de un año de bajas constantes.
El secado de los granos.
El secado de los granos. (Héctor Téllez)

Preocupaciones por el tamaño de los granos brasileños, así como sequías en América Central y Colombia, propiciaron un aumento en las posturas de compra, lo que detonó una tendencia alcista de 2.3 por ciento del café arábiga.

El precio de los granos de arábiga, los de más alta calidad, ha caído consistentemente este año al tiempo que las preocupaciones por el abastecimiento, derivadas por un clima adverso en Brasil, han disminuido, y se registran cosechas abundantes de Colombia.

Sin embargo, los temores por el café han aumentado desde la semana pasada, en medio de reportes recientes sobre los efectos a largo plazo de la sequía del año pasado en Brasil que generó granos más pequeños de lo normal.

El reporte con la posición más reciente del Compromiso de Negociantes de Estados Unidos mostró que el sector especulativo no comercial cortó su postura de venta en 16 por ciento la semana antes del 4 de agosto.

“Algunos reportes nacionales reiteran que la cosecha podría estar sintiendo aún los efectos de la sequía del año pasado”, dijo la Organización Internacional del Café (OIC) en su reporte mensual. “Potencialmente, esto podría resultar en un grano más pequeño, lo cual reduciría la producción total”.

Las condiciones de sequía en América Central también provocaron un aumento en las compras, dijo Keith Flury, jefe de investigación del café en Volcafe.

En diciembre, los granos de arábiga en el ICE (el índice electrónico de materias primas) subieron más de 2.5 por ciento para llegar a 1.3425 dólares por libra.

El mercado había llegado a su nivel más bajo en año y medio en julio, a 1.23 dólares por libra, y algunos operadores dijeron que al no haber bajado de 1.20 dólares fue lo que también propició la venta de posiciones.

Lionel de Roland-Phillips, del comerciante sudafricano de café I & M Smith, dijo que los granos pequeños estaban inflando los precios en Brasil y que algunos molinos predicen que ciertos granos de arábiga podrían tener “un suministro muy limitado los siguientes 12 meses o hasta la cosecha de 2016”.

Los operadores dijeron que más de 60 por ciento de la cosecha brasileña de arábiga del año ya fue levantada, contra 80 por ciento del año pasado para esta misma época del año. En unas tres semanas podría haber una imagen más clara, afirmaron.

Aunque el mercado del café no mostró preocupaciones de suministro inmediatas, debido a los decrecientes niveles de inventario, el mercado ha estado susceptible a una pronta alza de precios, advirtió la OIC en su reporte.

Si bien hubo un “taponeo moderado en algunas importadoras, esto podría no bastar para cubrir cualquier golpe negativo a la producción” como se vio en marzo del año pasado y a principios de 2011”, agregó. En el mercado físico de granos de arábiga, los granos de Colombia cayeron más de 10 centavos que otros granos del mismo tipo.