Las burlas alemanas fomentan el odio contra la UE, acusa Francia

Políticos, empresarios y medios teutones hacen mofa sobre los esfuerzos de ese país para mejorar la competitividad.
El ministro de Finanzas hizo el llamado.
El ministro de Finanzas hizo el llamado. (Koplowits/Reuters)

Bruselas

El ministro de Hacienda de Francia solicitó a la clase gobernante alemana medir sus palabras cuando critican las políticas económicas de su país, afirmando que los comentarios mordaces de Alemania están impulsando el surgimiento de los populistas que están contra la Unión Europea.

Michel Sapin, quien está bajo la presión de Bruselas y Berlín para ser más agresivo al reducir el gasto y para implementar reformas, dijo que estaba preocupado por “ciertos comentarios extremos en Alemania”. Hizo un llamado a los partidos principales a contrarrestar los estereotipos “obsoletos”.

“Como ministro de Hacienda de Francia, tomo las medidas que creo que son buenas para el país. La gente en el exterior tiene que ser cuidadosa en la forma como expresan sus opiniones sobre Francia”, dijo a Financial Times.

“Realmente tenemos que ser cuidadosos, respetarnos mutuamente y respetar la historia, la identidad nacional y los puntos sensibles de los demás, porque de otra manera esto ayudará al crecimiento de los partidos extremos”.

Las encuestas de opinión sugieren que Marine Le Pen, el líder del Frente Nacional de extrema derecha, probablemente califique a la segunda ronda en las elecciones presidenciales de Francia en 2017.

Existe una mayor tensión entre París y Berlín sobre las políticas económicas, debilitando aún más la relación bilateral más importante en la  Unión Europea. Los líderes franceses se quejan de que las reglas de déficit de la  UE —endurecidas en la crisis de la zona euro a petición de Berlín— están estrangulando la economía y que Alemania está fracasando para desempeñar su parte de aumentar la demanda.

Pero muchas figuras políticas, empresariales y de los medios de comunicación alemanes están haciendo comentarios mordaces sobre los esfuerzos de Francia para mejorar la competitividad y adelgazar el Estado. El mes pasado, Günther Oettinger, el comisionado europeo de Alemania y aliado político de la canciller Angela Merkel, se burló abiertamente de los esfuerzos de reforma de Francia.

En una entrevista el fin de semana con el diario alemán, Die Welt, Merkel parecía unirse al coro, haciendo un llamado a Francia para que implemente reformas adicionales antes de que la comisión pase un veredicto sobre la política fiscal francesa en marzo.

Sapin no criticó directamente a Merkel desestimando sus declaraciones como retórica política antes del próximo congreso del partido de la  Unión Democrática Cristiana. “En este contexto, la gente algunas veces es un poco más franca de lo que sería normalmente…”.

Señaló a Wolfgang Schäuble, el ministro de finanzas de Alemania, para elogiarlo. Pero argumentó que la intensa atención en el presupuesto francés estaba fuera de lugar. Los funcionarios de la Unión Europea, dijo, tienen que ver la situación fiscal de la zona euro en su conjunto.