Asahi le compra a SABMiller

La japonesa adquiere más cerveza europea de SABMiller y se convierte en el cuarto grupo cervecero del mundo.
Pilsner Urquell, la cerveza de Plzensky Prazdroj, es la cerveza checa número uno y la joya de la adquisición que hizo Asahi.
Pilsner Urquell, la cerveza de Plzensky Prazdroj, es la cerveza checa número uno y la joya de la adquisición que hizo Asahi. (Cortesía)

Asahi se embarca en su compra más cara en el extranjero con la adquisición de los activos de Europa del Este de SABMiller por 7,300 millones de libras o 7,800 millones de dólares, con lo que transforma a la compañía japonesa en el cuarto mayor grupo cervecero del mundo.

Es el segundo negocio de cerveza que compra Asahi después de la adquisición que hizo Anheuser-Busch InBev por SABMiller en 79,000 millones de libras este año, que obligó al grupo cervecero de Bélgica a realizar ventas para satisfacer las preocupaciones de competencia en Europa.

La joya en la venta es Plzensky Prazdroj, la cervecera checa número uno y propietaria de la reconocida marca Pilsner Urquell. El acuerdo también incluye a Kompania Piwowarska de Polonia, productor de las cervezas Tyskie y Lech, y la cervecera más importante de Rumania, Ursus, al igual que Topvar de Eslovaquia y Dreher de Hungría.

De la misma forma como lo hizo el productor japonés de licores Suntory con la adquisición de Beam por 16,000 millones de dólares, Asahi busca desarrollar un negocio global como reacción a la reducción del mercado en casa.

Akeel Sachak, jefe de consumo de Rothschild, y quien asesoró a Asahi en el acuerdo, dijo: “La cerveza es fundamental en la identidad cultural de Asahi. El grupo siempre esperó que una consolidación mundial de cerveza pudiera ofrecer oportunidades, y cuando surgieron, no se las podían perder. Este no es el fin del camino para ellos”.

Asahi pagó 2,550 millones de euros a principios de este año por las marcas de Europa Occidental de SAB, Peroni y Grolsch. Junto con la marca Super Dry de Asahi, el grupo japonés ahora tiene una colección internacional de cerveza premium en uno de los segmentos de mayor crecimiento de mercado.

Asahi pagó un múltiplo de 14 veces las ganancias antes de interés, impuestos, depreciación y amortización para un valor de empresa de 7,300 millones de euros, que es ligeramente inferior al múltiplo de 15 veces que pagó por Peroni y Grolsch. Con los costos de endeudamiento tan baratos en Japón, Asahi dijo que va a recurrir a préstamos bancarios para financiar la compra.

El acuerdo resultó ser más alto que la estimación inicial del precio de oferta de más de 5,000 millones de euros, después de que Asahi tuvo que competir con China Resources, la cervecera de Snow Lager, y con inversionistas financieros como Jacobs Holding y Bain Capital, de acuerdo con personas que tienen conocimiento de las negociaciones.

El alto precio, que se informó en el periódico Nikkei antes del cierre de mercado, hizo que el valor de las acciones de Asahi cayera 4.6%.

En acuerdos anteriores, el grupo adquirió 20% de Tsingtao Brewery de China y pagó 1,300 millones de dólares en 2011 por Independent Liquor de Nueva Zelanda, pero la compañía quedó rezagada ante sus rivales en su empuje en el extranjero.

Se espera que la más reciente adquisición pueda darle un impulso a la relación de ventas en el extranjero de 13% en el año fiscal anterior a 24%, en comparación con 40% de Suntory y 30% de Kirin.

Los analistas expresaron preocupaciones sobre si Asahi cuenta con la capacidad operativa para manejar grandes activos europeos, ya que la mayor parte de su experiencia en el extranjero la tiene en otras partes de la región Asia-Pacífico.

“Asahi realizará su primera gran incursión en Europa a partir del próximo año, así que naturalmente no tiene ningún conocimiento de la región. Tenemos que observar lo bien que pueda usar a la administración local”, dijo Masashi Mori, analista de Credit Suisse.