Tras la cita de Argel, el petróleo pierde empuje

La semana pasada aumentaron las dudas sobre la capacidad de la OPEP para concretar un recorte de la producción.
La refinería de Wilmington, California.
La refinería de Wilmington, California. (Bret Hartman/Reuters)

Una fuerte liquidación en los precios del crudo eliminó las ganancias logradas desde que la Organización de Países Exportadores de Petróleo anunció sus planes para frenar la producción, a finales de septiembre, por lo que el contrato de referencia cayó más de 13 por ciento en las últimas tres semanas.

Las dudas sobre la capacidad de la OPEP para concretar un recorte de producción en la próxima reunión del 30 de noviembre se intensificaron durante la semana pasada, ya que los miembros y los países que no pertenecen al cártel mostraron pocas señales de estar de acuerdo sobre los lugares donde se deberían realizar los recortes.

La preocupación se acumuló en el sentido de que el mercado petrolero puede mantenerse con un gran exceso de suministro el próximo año si no se toman medidas para reducir la producción. El miércoles, el petróleo cayó 3 por ciento, para llegar a 45 dólares el barril, después de que Estados Unidos reportó el mayor incremento semanal en las reservas de crudo, impulsado por la resistencia de la producción y nivel más alto de importaciones.

El aumento de los precios, para llegar a un máximo en el año de 53.73 dólares para el crudo Brent a mediados de octubre, tal vez le dio un impulso a la producción en EU, dicen los analistas. Ya que las empresas comenzaron a operar los llamados pozos perforados pero no completados, conocidos en la industria como DUC, por su sigla en inglés.

“Esto debe ser una fuente de preocupación para el liderazgo de la OPEP, que ya con la presión de entregar un acuerdo convincente para finales del mes podría ver que se debilitan sus esfuerzos para apoyar los precios del petróleo por el inicio de la temporada de búsqueda de DUC de EU”, dijo Stephen Brennock, analista de PVM en Londres.

El Brent, la referencia internacional del crudo, cayó el miércoles 1.61 dólares por barril, para ubicarse en 46.53 dólares, el más bajo desde el 28 de septiembre, el día en que la OPEP acordó en Argel buscar los recortes en la producción, el primero de este tipo de convenios desde que inició la crisis de los precios hace dos años.

La referencia estadunidense, el West Texas Intermediate, cayó 1.52 dólares el barril, para ubicarse en 45.15 dólares, 13 por ciento menos que a mediados de octubre.

Arabia Saudita lideró la OPEP en Argel para buscar los recortes de producción, ya que al mayor productor del cártel le afectó el peso de un problema de presupuesto a causa de una crisis más prolongada y profunda de la que se esperaba inicialmente.

Hace dos años, Arabia Saudita esperaba sacar a los productores de alto costo al mantener la producción abierta, ya que la creciente producción de la revolución de esquisto de EU amenazaba con saturar el mercado.

Si bien la OPEP tuvo un éxito parcial, la producción de EU cayó 10 por ciento desde principios de 2015, aunque si bien la inversión en proyectos petroleros se redujo globalmente, el mercado se mantiene con un alto exceso de suministro.

Los miembros de la OPEP compiten entre sí en busca de clientes, Irak e Irán aumentaron su producción este último después de que las potencias occidentales suavizaron las sanciones sobre su industria energético. En el acuerdo provisional de Argel se dijo que la OPEP buscará reducir la producción por debajo de 33 millones de barriles diarios, pero recientemente ésta subió, para estar más cerca de 34 mdbpd.

En las últimas semanas, Nigeria y Libia tuvieron una recuperación en su producción, lo que agrega presión a un mercado que se acostumbró a tener menos suministro por dos miembros de la OPEP que tienen problemas de guerra y violencia. Irán, Nigeria y Libia esperan quedar exentos de los objetivos de producción debido a los problemas que enfrentaron en los últimos años.

El aumento récord en los inventarios de Estados Unidos —que subieron 14.4 millones de barriles en una semana— recibió el impulso de un mayor nivel de importaciones, dijeron las analistas, lo que sugiere que llega más crudo al mercado. Las importaciones subieron a 9 millones de barriles al día, el nivel más alto desde 2012 y un incremento de 2 millones de barriles de la semana pasada.

“Este incremento de inventarios casi fue gracias al impulso de la reanudación de las importaciones”, dijo Anthony Starkey, de Platts Analytics.

“Todo apunta a un incremento de producción de la OPEP antes de la reunión, gracias sobre todo a Nigeria y Libia, dos países que presuntamente están exentos de los recortes, por lo que se vuelve más difícil alcanzar las cuotas de producción, que serían significativas para poder equilibrar el mercado”.

Sin embargo, la nueva caída de los precios puede ejercer más presión a las compañías de energía de EU. El diferencial del rendimiento de los bonos de energía —la diferencia entre el rendimiento subyacente de estos bonos y la referencia de los bonos del Tesoro de Estados Unidos— subió 40 puntos base desde el 24 de octubre, a 593 puntos base.

Información adicional de Eric Platt en Nueva York.