Sin nuevos antibióticos, reacción negativa para las farmacéuticas

La resistencia a los medicamentos puede costar 100 billones de dólares hacia 2050.
Oficinas de la firma británica.
Oficinas de la firma británica. (AFP)

Las compañías farmacéuticas corren el riesgo de una reacción negativa similar a la que experimentaron los bancos después de la crisis financiera si no invierten más en nuevos antibióticos, de acuerdo con el director de la comisión con respaldo del gobierno que investiga el problema de la resistencia a los antimicrobianos.

Jim O'Neill, ex economista jefe de Goldman Sachs, dijo que las farmacéuticas recibirán la culpa por el aumento en el número de muertes por las superbacterias resistentes a los medicamentos si se niegan a contribuir a los esfuerzos mundiales para desarrollar una nueva generación de medicamentos antiinfecciosos.

En las últimas décadas, las compañías farmacéuticas redujeron la inversión en la investigación de antibióticos y en su lugar se enfocaron en productos con mayor margen, como los medicamentos contra el cáncer. O'Neill dijo que esto le recordó la forma como los bancos se concentraron en instrumentos financieros exóticos antes de la crisis de 2008 y descuidaron sus responsabilidades sociales más generales.

"Si nos acercamos (al año) 2050 y hay 10 millones de personas en el mundo que mueren (por infecciones resistentes a los medicamentos), ¿adivinen a quién van a culpar?

La advertencia se hizo cuando dio a conocer un plan multimillonario para reactivar la investigación y desarrollo de antibióticos, mientras espera que la industria ayude a financiar el plan junto con los contribuyentes.

El año pasado, el primer ministro David Cameron designó a O'Neill para que encontrara soluciones a las fallas del mercado que causaron que se secara la producción de antibióticos.

En su propuesta más detallada a la fecha, hoy su comisión dijo que las farmacéuticas deben recibir pagos por adelantado de los gobiernos para nuevos y exitosos antibióticos, una vez que se compruebe que son efectivos. Esto eliminará la relación entre el volumen de ventas y las utilidades que fomenta al exceso de uso de medicamentos que a su vez aumenta la resistencia.

Sin embargo, O'Neill dijo que a cambio de esa recompensa garantizada, la industria debe pagar una gran parte de los costos de desarrollo, que se estiman entre 16 mil millones de dólares y 37 mil mdd para producir cuatro nuevos antibióticos principales en los próximos 10 años.

Además, la industria debe de comprometer 2 mil mdd en cinco años para un nuevo fondo de investigación y desarrollo para impulsar una investigación en una etapa más temprana.

Reconoció que los gobiernos y sus contribuyentes también deben participar, pero las sumas con las que contribuirán son "cacahuates" en comparación con el precio de no actuar. Un informe inicial de su comisión del año pasado predijo que la resistencia a los medicamentos pueden costarán a la economía global 100 billones de dólares (millones de millones de dólares) en los próximos 35 años y causarán 10 millones de muertes al año para 2050 si no se producen nuevos antibióticos. Cameron advirtió de un regreso "al oscurantismo de la medicina" con infecciones menores que pueden ser fatales.

Si bien la comisión que dirige Reino Unido busca ganar apoyo internacional para sus planes. O'Neill, que es más conocido por acuñar la etiqueta "BRICS" para las grandes economías emergentes, tiene la esperanza de convencer a China para que acoja el tema como parte de su presidencia en el grupo de las 20 economías más grande del mundo el próximo año.

Roche y GlaxoSmithKline, dos de las mayores farmacéuticas del mundo, prometieron trabajar con la comisión sobre sus ideas, sin hacer compromisos financieros firmes.

O'Neill dijo que la industria necesita mayores incentivos para invertir, ya que los rendimientos de los antibióticos son demasiado pequeños; se requiere alrededor de una década de ventas antes de recuperar los costos de desarrollo.