Airbus integra sus aviones de pasajeros

Esta idea de ponerlos bajo la matriz principal pone fin a las tensiones con la filial dominante (y hasta reduciría costos). 
 La revisión de la estructura corporativa de Airbus ayudará a establecer una organización más sencilla, ágil y con menos burocracia, además de eliminar puestos duplicados y bajar costos.
La revisión de la estructura corporativa de Airbus ayudará a establecer una organización más sencilla, ágil y con menos burocracia, además de eliminar puestos duplicados y bajar costos. (Cortesía)

Airbus realiza acciones para completar un proceso que empezó en 1967, el año en el que Francia y Alemania combinaron sus intereses en el sector aeroespacial para formar un fabricante europeo de aeronaves, mediante la propuesta de fusionar su división de aviones comerciales con el grupo matriz.

La medida aumenta el poder de Tom Enders, director ejecutivo de Airbus, sobre la operación de aviones de pasajeros, que contribuye con casi 70% de los ingresos y cuyo dominio es causa de importantes tensiones entre la matriz y su principal subsidiaria.

Los cambios radicales también buscan eliminar puestos de trabajo duplicados y reducir costos, ahora que debe mejorar su desempeño pues enfrenta importantes desafíos en sus operaciones civiles y militares.

Fabrice Brégier, jefe de la unidad de aviones de pasajeros de Airbus, será director de operaciones del grupo. Tendrá responsabilidades para la cadena de suministros global de Airbus, la calidad, y la explotación de las oportunidades digitales en la fabricación y servicios, además de que va a supervisar la operación de aviones comerciales.

La nueva estructura termina con más de una década de esfuerzos por poner orden en la división de aviones comerciales de Airbus, que terminó en pleitos entre los ejecutivos franceses, alemanes y accionistas.

A pesar de que Enders y Brégier hicieron mucho para superar estas tensiones, su relación laboral se tensó por los esfuerzos del director ejecutivo de origen alemán de ejercer mayor control y acelerar la integración. Brégier estaba en una etapa de negociación como contendiente para otro de los puestos principales en la industria francesa.

Aunque los cambios ponen al francés al mando de la operación de aviones de pasajeros y en la primera posición para suceder a Enders, mucho dependerá de su desempeño en este puesto. Los analistas recibieron el anuncio como una medida lógica para el grupo.

Originalmente con una gestión que se realizaba a través de una compleja estructura doble, franco-alemana, diseñada para tranquilizar a los gobiernos y a los accionistas corporativos, EADS -como se conocía en ese tiempo- se convirtió en un campo de batalla por los intereses nacionales y personales a mediados de la primera década de los 2000. Los problemas amenazaron con desestabilizar el crecimiento constante de Airbus. 

“En cualquier empresa si tienes una división tan importante como la comercial de Airbus, entonces el jefe de esa división siempre va a generar algún tipo de fricción con el director ejecutivo del grupo”, dijo Sandy Morris, analista de Jefferies.

La revisión de la estructura corporativa ayudará a establecer “una organización más sencilla y ágil en lo general, con menos burocracia”, dijo Enders.

La integración de las operaciones de aviones de pasajeros de Airbus dentro del grupo va a significar la pérdida de puestos de trabajo, ya que la duplicación de funciones se va a eliminar. Airbus dijo que las discusiones sobre el impacto de la fusión entre la matriz y la filial ahora serán el tema en las reuniones con los sindicatos.

Los costosos retrasos de los programas de aeronaves, tanto en las operaciones militares como civiles de Airbus, resultaron en cargos de 1,400 millones de euros en sus resultados provisionales.