ExxonMobil espera “paciente” la nueva ola de adquisiciones

Un movimiento para romper este acuerdo no es imposible; sin embargo, la firma de EU tiene más opciones y es muy probable que compre otra compañía.
Exxon trabaja actualmente en la planta de Lake Charles.
Exxon trabaja actualmente en la planta de Lake Charles. (Shutterstock)

Nueva York

En declaraciones a los analistas en Nueva York el mes pasado, Rex Tillerson, presidente ejecutivo de ExxonMobil, señaló cómo la gran fortaleza financiera de la compañía le da opciones que no tiene la mayoría de sus competidores.

"Mantenemos la flexibilidad de modo que si hay algo realmente interesante frente a ti, no tienes que dejarlo pasar porque no tengas la capacidad financiera para hacerlo", dijo.

El acuerdo al que llegó Royal Dutch Shell para comprar BG Group por 47 mil millones de libras se puede contar como una de las perspectivas "realmente interesantes" que tenía en mente.

Un movimiento de Exxon para romper el acuerdo al superar la oferta de Shell por BG no es imposible. Sin embargo, es más probable que compre otra compañía de tamaño similar a BG, con el argumento de que Exxon no debe ser la última persona en el baile que busca una pareja.

Se rumora desde hace tiempo que Exxon es un posible postor por BG y ahora tiene tanto el motivo como la oportunidad.

Al igual que Shell, que batalla para crecer, será más fácil aumentar su producción por medio de una negociación que por la perforación. La producción de Exxon fue de alrededor de 4 millones 300 mil barriles equivalentes de petróleo (bep) al día en 2001 y de 4 millones el año pasado.

BG tiene posiciones atractivas en algunos de los prospectos de largo plazo más interesantes de la industria, que incluyen el de petróleo en aguas profundas de Brasil y el gas frente a la costa de Tanzania. Ambas posiciones son proyectos grandes y complejos para desarrollar que pueden beneficiar la fortaleza financiera de Exxon y su capacidad técnica.

Comprar BG también puede ser una forma para que Exxon construya su posición en la exportación de gas natural licuado (GNL) de EU, lo que ayudará a emparejarse en la carrera donde se está quedando atrás.

BG dijo en febrero que, junto con su socio, el grupo Energy Transfer, aplazará hasta 2016 la decisión para invertir en la terminal de exportación de GNL de Lake Charles. Los precios de gas que se relacionan con el petróleo en Asia y Europa se desplomaron junto con la cotización del crudo, y BG quería asegurar tanto que puede vender el GNL, y que el costo del desarrollo se reduzca lo más posible.

A pesar del retraso, las compañías todavía siguen adelante con las solicitudes para los permisos que necesitan de la Comisión Federal de Regulación de Energía, que se espera reciban a finales de año.

Exxon, que se enorgullece de entregar con puntualidad proyectos complejos, grandes y rentables, tiene una mejor oportunidad que la mayoría de las compañías para completar a tiempo y acorde con el presupuesto la planta de Lake Charles. Sus grandes reservas de gas en EU también pueden hacer que la economía de sus exportaciones de GNL se vea más favorable.

Si decide competir por BG, Exxon ciertamente tiene la capacidad. Con su mayor tamaño, deuda baja y calificación de crédito triple A, probablemente puede reunir un mayor componente de efectivo frente a cualquier oferta de 28 por ciento de Shell de su oferta total de 13.50 libras por acción.

Sin embargo, también existen buenos argumentos contra Exxon que intentan surgir. Para empezar, las compras hostiles son muy raras en la industria de gas y petróleo. Exxon tiene que persuadir al consejo de BG para que respalde su oferta, lo que no es sencillo, dado que Shell lleva una gran ventaja.

En segundo lugar, será difícil prevenir una adquisición de las acciones que diluya las ganancias por algún tiempo. El precio de compra que acordó Shell implica un múltiplo de cerca de 26 veces el consenso de las estimaciones de las ganancias de BG para 2016, mientras que las acciones de Exxon operaron a cerca de 16 veces. Pagar una prima más alta para alejar a Shell puede ser un problema mucho mayor.

En tercer lugar, Exxon no tiene la misma presión que Shell para llegar a acuerdos. Exxon reemplazó 101 por ciento de su producción de gas y petróleo en sus reservas probadas en los últimos tres años, excluidos los efectos de adquisiciones y ventas, de acuerdo con Martijn Rats, de Morgan Stanley. Para Shell, la cifra equivalente es de 76 por ciento, lo que significa que se está quedando sin reservas.

Y por último, los ejecutivos de Exxon estarán atentos al riesgo de pagar de más durante una recesión, después del acuerdo para comprar XTO Energy, una empresa estadunidense de esquisto, por 41 mil millones de dólares, incluida deuda, que acordaron a finales de 2009.

Exxon insiste en que fue un buen acuerdo que se reivindicará con el tiempo, y XTO, que se mantiene como una unidad independiente dentro del grupo, informó algunos desempeños impresionantes al aumentar su producción de petróleo de esquisto en EU. Aún así, los críticos de Exxon afirman que la caída del precio del gas en 2011-2012 probablemente significa que la compañía se movió demasiado pronto y pudo llegar a un mejor acuerdo después.

Sin embargo, es posible que BG no sea exactamente lo que necesita Exxon. Hay otras empresas en la categoría de especialistas de tamaño medio de exploración y producción que pueden ser tentadoras. Paul Sankey, de Wolfe Research, sugiró el mes pasado a Hess, Continental Resources, Devon Energy, Apache y Anadarko como posibles objetivos.

Hay una buena probabilidad de que el acuerdo de Shell/BG mueva a otros. Cuando el precio del crudo se mueve rápido, es difícil satisfacer y alinear las expectativas de los compradores y vendedores, pero un acuerdo de este tamaño ofrece el marco de referencia que otros consejos e inversionistas tomarán en cuenta.

Una vez que empiezan los acuerdos, como en la gran ola de fusiones de petróleo a finales de la década de los 90, las empresas tienden a apresurarse para llegar acuerdos y evitar quedarse atrás.

Los banqueros sugieren que el mercado petrolero de fusiones y adquisiciones después del desplome del precio del crudo estaba esperando que cayera la primera ficha de dominó para que empujara a las demás. Shell y BG acaban de empujar esa primera pieza.