Los accionistas de El Corte Inglés entran en conflicto

“Es una maniobra para hacer a un lado a inversionistas tradicionales y asegurar el poder de la actual administración”: Ceslar.
Tienda departamental de la firma.
Tienda departamental de la firma. (Especial)

Madrid

La venta de una participación en El Corte Inglés a un prominente inversionista de Qatar provocó una disputa pública entre los principales accionistas de la cadena de tiendas departamentales, en medio de denuncias de que el acuerdo infravalora al grupo e incluye varias condiciones polémicas.

Ceslar, un vehículo de inversión de propiedad familiar, que es dueño de aproximadamente 10 por ciento de El Corte Inglés, emitió un comunicado el miércoles donde denuncia la venta como una "maniobra para hacer a un lado a los inversionistas tradicionales y asegurar el poder de la actual administración". Ceslar fue uno de los dos grandes accionistas que se negaron a apoyar el acuerdo en una junta del consejo de administración en mayo, pero al final los superaron a ambos en votos.

El Corte Inglés anunció el mes pasado que vendería una participación de 10 por ciento del grupo al jeque Hamad bin Jassem bin Jabr al-Thani, ex primer ministro de Qatar y un negociador de alto perfil. Su inversión se realizó en la forma de "instrumento convertible en acciones en tres años. Las acciones se tomarán de la autocartera que tiene El Corte Inglés.

De acuerdo con Ceslar, el grupo se comprometió a pagar al jeque Hamad un interés anual de al menos 5.25 por ciento, el cual puede aumentar hasta 7.5 por ciento si no alcanzan algunos de los objetivos de crecimiento. "(Nosotros) lamentamos este contrato, implica pagos de intereses muy superiores a la tasa del mercado, y con una serie de sanciones que siempre favorecen al inversor de Qatar y que en todo caso carecen de cualquier justificación", dijo el inversionista.

Ceslar también criticó el pago, del cual dijo fue una "elevada comisión, por un valor de millones de euros" a una empresa no especificada que participó en la transacción.

El Corte Inglés no respondió de forma inmediata a la solicitud de comentarios.

Cuando se anunció el acuerdo, el grupo dijo en un comunicado que la inversión qatarí era "muy satisfactoria para ambas partes". Agregó: "El nuevo accionista nos acompañará en nuestro crecimiento y expansión, en un espíritu de cooperación".

Para el jeque Hamad, quien también fue director de la Autoridad de Inversiones de Qatar, el acuerdo con el minorista español fue la última de una serie de adquisiciones recientes. El año pasado compró Heritage Oil, un productor independiente que se centra en África, por 924 millones de libras, y realizó una inversión de mil 750 millones de euros en Deutsche Bank.

El consejo aprobó formalmente la transacción de El Corte Inglés en julio, pero solo puede proceder después de que el grupo modifique sus estatutos. Se espera que la junta de administración vote sobre el cambio a finales de este mes, lo que le da a Ceslar otra oportunidad para registrar su protesta.

El Corte Inglés es una de las empresas españolas más conocidas, gracias a sus tiendas departamentales del mismo nombre que a menudo dominan las calles comerciales en las principales ciudades del país. El grupo también es dueño de supermercados —incluido el formato híper—, agencias de viajes, ópticas y tiendas de telefonía móvil.