Trato de AT&T y Time Warner da ‘banderazo’ a ola de fusiones

Para Walt Disney, Netflix, 21st Century Fox, Sprint, T-Mobile y otras firmas, la fusión será desalentadora.
Jeff Bewkes, CEO de la productora de contenidos estadunidense.
Jeff Bewkes, CEO de la productora de contenidos estadunidense. (Mike Blake/Reuters)

A medida que los reguladores se preparan para profundizar en las letras pequeñas de la enorme oferta que hizo AT&T por Time Warner, por 85 mil 400 millones de dólares (mdd), las dos empresas y sus rivales tienen una angustiosa espera.

A los reguladores les tomará alrededor de un año para examinar el acuerdo. Si lo aprueban, le dará una nueva forma al panorama de los medios y las telecomunicaciones. Para Walt Disney, Netflix, 21st Century Fox, Sprint, T-Mobile y otros competidores, la fusión de AT&T y Time Warner será una propuesta desalentadora.

Esta semana, Jeff Bewkes, director ejecutivo de Time Warner, trató de disipar esos temores cuando dijo que la venta de AT&T será algo bueno para los rivales de la compañía de medios. El contenido de Time Warner ayudará al grupo de telecomunicaciones a innovar con mayor rapidez, dijo. AT&T podrá usar este contenido como “cabeza de puente” en el lanzamiento de sus nuevos servicios móviles y digitales, que también alojarán programación que produzcan otras compañías. Todo el mundo va a ganar, sugirió.

Pero hay pocas probabilidades de que los rivales de Time Warner destapen las botellas de champaña y se pongan a celebrar. Si el futuro del entretenimiento va a ser sobre la venta directa de contenido a los consumidores, entonces los participantes más fuertes serán los que poseen la mayor cantidad de datos de los clientes. La empresa combinada de AT&T y Time Warner contará con un tesoro.

Es por eso que los inversores se relamen los bigotes ante la posibilidad de que el acuerdo desencadene una ola de consolidaciones. Como escribieron los analistas de Macquarie esta semana “La compra pendiente obligaría a todo el mundo a elevar su juego”. Si se aprueba AT&T-Time Warner, a esto le seguirán nuevos acuerdos.

Comcast, el operador de cable más grande del mundo, ya cuenta con una impresionante cartera de contenido gracias a la propiedad que tiene de NBCUniversal, pero carece de la capacidad inalámbrica. Podría comprar un operador como T-Mobile o Sprint. Por su parte, Verizon tiene capacidad inalámbrica y de banda ancha, pero carece de una operación considerable de producción de contenidos, además de la reciente adquisición de AOL y Yahoo. Tiene la capacidad de lograr más acuerdos.

Charter Communications, que el año pasado adquirió Time Warner Cable, es el segundo mayor participante en cable en Estados Unidos, pero tampoco tiene capacidad inalámbrica. John Malone, el llamado Vaquero del cable, es propietario de 20 por ciento de Charter a través de su instrumento Liberty Broadband, además de que cuenta con participaciones en Discovery Communications y Lions Gate Entertainment. A medida que AT&T se diversifica, no querrá que ninguna de sus inversiones más preciadas se queden atrás.

Y luego están Rupert Murdoch y sus hijos, James y Lachlan, en 21st Century Fox. Los rechazaron cuando trataron de comprar Time Warner hace dos años. También tienen el tipo de activos de entretenimiento que desearía un operador móvil o inalámbrico, incluidos canales de cable, un estudio cinematográfico y un estudio de televisión. Pero es más probable que el infierno se congele antes de que los Murdoch vendan, así que pueden optar por aumentar de tamaño. El resultado más probable para ellos en un mundo con una empresa combinada de AT&T y Time Warner será una nueva oferta por el resto de Sky, el operador europeo de televisión de paga. Fox ya tiene una participación de 39 por ciento.

Se puede decir que Disney es propietario de la colección más valiosa de activos de contenido en el mundo, incluido ESPN, Marvel, Pixar y Lucasfilm, pero el crecimiento en el número de suscriptores a ESPN, el motor principal de utilidades de Disney, comienza a desacelerarse. Esto llevó a que comenzaran las especulaciones de que Disney podría buscar una fuerte adquisición que le dé la capacidad de distribuir a gran escala su contenido directamente a los consumidores. Recientemente adquirió una participación en BAMTech, un grupo de tecnología, con el objetivo de desarrollar un servicio independiente de streaming para ESPN, y finalmente de su demás contenido. Pero una adquisición podría dar a Disney acceso a más clientes. Recientemente se le relacionó con Twitter, pero algunos analistas dicen que el servicio de streaming Netflix sería más adecuado.

La combinación de Disney-Netflix tendría una posición de liderazgo en la producción de contenido y distribución por internet, con cerca de 100 millones de suscriptores a escala mundial y marcas líderes en el mundo. Pero si bien la combinación tiene mucho para las dos partes, no queda claro si alguna de las empresas tiene interés o ganas de hacerlo.

Por supuesto, todos esos escenarios se mantendrán en el mundo de la fantasía si los reguladores bloquean la fusión AT&T-Time Warner. Pero cuando el consejo de Time Warner aceptó la oferta que hizo AT&T de 107.50 dólares por acción, fue una admisión tácita de que su compañía tal vez nunca tenga una valoración tan elevada como una entidad independiente. Cuando las otras empresas que se centran únicamente en el contenido vean sus propias perspectivas, probablemente lleguen a una conclusión similar.

Matthew.Garrahan@ft.com