Toyota atrae a mamás y papás inversionistas

El primer gran evento de Toyota para pequeños inversionistas llega cuando el mayor fabricante de automóviles del mundo busca acelerar de nuevo su crecimiento.
Akio Toyoda, presidente de la empresa.
Akio Toyoda, presidente de la empresa. (Toru Yamanaka/AFP)

Tokio

Akio Toyoda, presidente de Toyota Motor, ofreció un raro vistazo a su vida personal mientras hizo un emotivo llamado a miles de mamás y papás japoneses para que inviertan en el futuro del fabricante de automóviles.

El primer gran evento de Toyota para pequeños inversionistas llega cuando el mayor fabricante de automóviles del mundo busca acelerar de nuevo su crecimiento, después de años de autorreflexión sobre la agresiva política de expansión que llevó a fallas de calidad.

“Me encantan los coches. Y no dejaré que los autos se vuelvan una mercancía”, dijo Toyoda el domingo a una multitud de más de 4 mil inversionistas en Nagoya. “Por favor, apoyen el reto de Toyota para el futuro”.

Toyoda es la cara de la empresa más conocida de japón desde 2009, la dirigió a través de una serie de crisis que incluyen retiros masivos de vehículos en EU y el terremoto y tsunami en Japón el 11 de marzo de 2011.

Sin embargo, en el material mostrado durante el evento, que se transmitió en directo en la red, los japoneses a los que se entrevistó no pudieron recordar el nombre completo de Toyoda, mientras nombraron a otros directores ejecutivos, como Masayoshi Son, de SoftBank, y Tadasy Yanai, de Fast Retailing, cuando se les pidió identificar a los líderes empresariales.

En una emotiva presentación, más parecida a las que realizaba el fallecido cofundador de Apple, Steve Jobs, que al típico evento japonés con inversionistas, Toyoda buscó cerrar la distancia con sus clientes. Habló con franqueza sobre los retos que enfrentó cuando se unió a Toyota en 1984, cuando su padre, Shoichiro, dirigía la compañía, y reveló que cuando era niño quería ser taxista.

“Durante toda mi vida en la compañía hubo un cuestionamiento constante de quién era yo mientras luchaba con muchos prejuicios que la gente tenía en mi contra”, dijo Toyoda, mientras recordaba que lo veían como a un “príncipe” que nunca enfrentó dificultades en su vida.

Mientras hablaba de la crisis que los golpeó en 2009, recordó que pensó “qué corta presidencia fue”, cuando asumió que el incidente lo derrumbaría.

Con la crisis en el pasado, el fabricante de automóviles se enfocó en la rentabilidad y en la calidad, y tomó una “pausa intencional”, de acuerdo con Toyoda, para revisar sus procesos de manufactura, incluso a medida que llegaba al número uno en el mercado global de automóviles con ventas que superaron los 10 millones de vehículos.

Toyota trabaja para reducir los costos y hacer que la producción de automóviles sea más eficiente a través de un renovado plan de manufactura que para que los vehículos utilicen componentes más comunes. La semana pasada, dijo que en 2020 producirá la mitad de sus vehículos con la misma plataforma.

También tiene planes para levantar el bloqueo de la construcción de nuevas plantas a finales del próximo marzo, después de tomar medidas para simplificar y agilizar la construcción de plantas. Como resultado, Toyoda dice que Toyota ahora gasta 40 por ciento menos en inversiones de equipo para las nuevas plantas en comparación con lo que gastaba en 2008.

Los accionistas también se beneficiaron, Toyota espera registrar su segundo año consecutivo con utilidad récord, ya que la debilidad del yen aumenta las ganancias de los exportadores con denominación en yenes, y crecen las ventas en Estados Unidos. El valor de las acciones subió 74 por ciento en los últimos dos años.

“La fortaleza de Toyota es nuestro espíritu aventurero que seguirá creando retos a 20 o 30 años”, dijo Toyoda. “El camino que tenemos frente a nosotros es uno sin precedentes, pero queremos tomar ese camino con nuestros inversionistas”.