Takata es interrogada por senadores de EU sobre bolsas de aire

Muertes confirmadas pueden ser "la punta del iceberg", advierte Richard Blumenthal.
Kevin Kennedy, vicepresidente de la empresa nipona.
Kevin Kennedy, vicepresidente de la empresa nipona. (François Lenoir/Reuters)

Nueva York y Tokio

Takata recibió duras críticas de los senadores estadunidenses incluso cuando el fabricante japonés de bolsas de aire insistió en que estaba por comprender la causa de los estallidos fatales que mataron a al menos ocho personas.

Kevin Kennedy, vicepresidente ejecutivo de Takata para Norteamérica, dijo a la Comisión de Comercio del Senado de EU que la firma tiene plena confianza en los productos de reemplazo, durante la audiencia donde los reguladores de seguridad también tuvieron que defender su informe.

La audiencia se dio después de que se publicó un informe que elaboraron los miembros de la minoría demócrata del comité, en el que afirman que Takata frenó las auditorías mundiales de seguridad entre 2009 y 2011 por razones de costos. Takata dijo que esas afirmaciones se basaron en informes de los medios que ellos rechazaron y malos entendidos sobre los e-mails internos.

Los estallidos con el despliegue de las bolsas de aire mataron al menos a siete personas en EU y a ocho en todo el mundo, lo que llevó a la firma a emitir un retiro de 34 millones de infladores en 32 millones de vehículos en EU. Algunos autos necesitaban el reemplazo de más de un inflador.

Richard Blumenthal, demócrata de Connecticut, dijo que teme que las muertes confirmadas solo sean "la punta del iceberg de los decesos" que provocaron las bolsas de aire. Comparó la cifra con los 13 muertos que originalmente se relacionaron con los interruptores de encendido defectuosos de vehículos de General Motors. El programa de compensación por el defecto ahora aprobó las reclamaciones de 117 muertes. El informe dice que, al parecer, Takata no comprende al detalle las razones de por qué algunas bolsas de aire estallan y que hay dudas sobre la seguridad de las partes de reemplazo.

Pero Kennedy dijo al comité que la compañía ganó una mejor comprensión del fallo e insistió en que la posibilidad de una explosión se limita a una fracción extremadamente pequeña de los antiguos infladores.

Casi todos los incidentes graves registrados fueron en un pequeño grupo de zonas de EU con altas temperaturas persistentes y humedad. Esas condiciones climáticas parecen degradar los componentes de las bolsas de aire, lo que aumenta el riesgo de estallidos.

Kennedy también defendió los planes de la compañía para continuar con el uso del nitrato de amonio estabilizado (Psan), el material que se cree se degradó en las bolsas de aire defectuosas, para las partes de reemplazo.

Dijo que la compañía acordó con la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en las Carreteras de EU que la mejor opción era continuar con los nuevos infladores basados en Psan.

Debido a que un factor claro en los estallidos es la antigüedad del inflador y la exposición a largo plazo a condiciones ambientales particulares durante muchos años, los reemplazos de los infladores viejos con unidades recién fabricadas... ofrecerán un margen amplio de seguridad sobre las unidades antiguas que se reemplazaron, dijo Kennedy.