La noruega Statoil abandona sus proyectos de exploración en Alaska

La dramática caída del precio del petróleo obligó a los grupos petroleros a reducir sus costos, especialmente en exploración.
Transporte del crudo de Statoil.
Transporte del crudo de Statoil. (Shutterstock)

Statoil siguió el ejemplo de Royal Dutch Shell de abandonar sus proyectos de exploración en Alaska, lo que da otro gran golpe al desarrollo de petróleo en el Ártico.

La gran petrolera noruega de control estatal dijo que saldrá de sus 16 arrendamientos de exploración en el mar de Chukchi que poseía y de su participación en otros 50 arrendamientos de perforación que opera ConocoPhillips.

Tim Dodson, director de exploración de Statoil, dijo: “Desde 2008 trabajamos para elevar nuestras opciones en Alaska. Se realizó un trabajo sólido, pero ante el panorama actual, no podemos respaldar esfuerzos continuos hasta que maduren estas oportunidades”. Agregó que los arrendamientos de perforación en Alaska ya no se consideran competitivos.

La decisión que tomó Shell en septiembre, de finalizar sus esfuerzos de exploración de 7 mil millones de dólares en el mar de Chukchi, recibió elogios de los activistas del medio ambiente, quienes la calificaron de una decisión histórica.

La dramática caída del precio del petróleo obligó a los grupos petroleros a reducir sus costos, especialmente en exploración. Sobre todo los proyectos en el Ártico recibieron fuertes golpes, ya que las empresas detuvieron los proyectos en EU, Canadá, Groenlandia, Noruega y Rusia.

El mar de Barents, en Noruega, se mantiene como la única región importante dentro del Círculo Ártico donde las compañías petroleras todavía tienen importantes planes de exploración. Se van a perforar varios pozos el próximo año, mientras que Noruega abre su primera extensión de tierra en décadas, cerca de la frontera con Rusia.

Se espera que Statoil haga una oferta en esa licitación, pero también se retiró del Ártico noruego, después de no perforar pozos en el Mar de Barents este año. La compañía también retrasó en repetidas ocasiones el desarrollo de su campo Johan Castberg, en el mar de Barents, y se encuentra en una batalla con el gobierno y otras petroleras sobre la falta de infraestructura en la región.

Los arrendamientos de Statoil en Alaska se otorgaron en 2008 y su vencimiento es para 2020. Su oficina en Anchorage será cerrada.

Dodson dijo que las habilidades que adquirió Statoil en Alaska podrán ser útiles cuando se empiece a trabajar en otros “entornos norteños”.

Se dice que el Ártico contiene hasta 13 por ciento del petróleo no descubierto del mundo, y 30 por ciento del gas, de acuerdo con el Servicio Geológico de EU, pero la lejanía de la zona, la falta de infraestructura y los decepcionantes resultados en la perforación hasta el momento desalientan a las empresas.

Statoil, al igual que otras grandes petroleras, reduce su gasto de capital, en un intento por mantener sus dividendos a pesar de la caída de los precios del petróleo.