'Smartphone' revolucionará la forma de leer los medios

Más de la mitad de la población mundial estará conectada a la red internacional mediante un dispositivo móvil en solo dos años.
El streaming de video representará la mayor parte del tráfico.
El streaming de video representará la mayor parte del tráfico. (Bobby Yip/Reuters)

Londres y Nueva York

En solo cinco años la mayor parte del mundo utilizará un teléfono inteligente para ver videos y tener acceso a noticias, y casi dos de cada tres dólares que se gasten en servicios de internet serán a través de acceso móvil en lugar de una línea fija, de acuerdo con un estudio publicado esta semana.

Más de dos terceras partes de la población mundial utilizarán smartphones para 2020, de acuerdo con un informe del grupo sueco Ericsson. Se estima que las suscripciones a teléfonos inteligentes aumentarán más del doble en los próximos cinco años, para llegar a 6 mil 100 millones, sobre todo por la rápida adopción del internet móvil en los mercados emergentes.

"Este inmenso crecimiento hará que la revolución actual de grandes datos se sienta como la llegada del disco floppy", de acuerdo con Rima Qureshi, director de estrategia de Ericsson.

El grupo sueco señala una "transformación a escala masiva" del mercado de dispositivos móviles debido al incremento en las aplicaciones y a la caída de los costos de los aparatos como factores claves que impulsan el uso de dispositivos conectados. El total de suscripciones móviles en el mundo aumentará de 7 mil 100 millones en 2014 a 9 mil 200 millones en 2020.

El crecimiento llevará a nuevos ingresos para los fabricantes de dispositivos y grupos de telecomunicaciones que ajustan sus negocios para ofrecer servicios para la expansión del móvil, dijo Ericsson.

Otro informe de la consultora PwC predice efectos igualmente de gran alcance para la industria de medios, debido a que el streaming de video representará la mayor parte del tráfico de internet móvil.

PwC estima que más de la mitad de la población mundial estará conectada a internet a través de un dispositivo móvil en 2017 y esto ayudará a impulsar el ingreso total por acceso a la red a 431 mil 500 millones de dólares (mdd) apenas dos años después.

Casi dos de cada tres dólares que se gastarán en el acceso a internet en el mundo en 2019 financiarán las conexiones en dispositivos móviles, ya que los smartphones se vuelven la forma principal en que la gente consume noticias y entretenimiento, de acuerdo con PwC.

El informe de PwC estima que el tamaño total de la industria de medios y entretenimiento crecerá a una tasa compuesta anual de 5.1 por ciento, para llegar a 2.2 billones (millones de millones) de dólares en ingresos de 2014 a 2019. Los ingresos por acceso a internet crecerán más rápido, a 8.8 por ciento, para llegar a 686 mil 300 mdd, seguidos por un crecimiento en publicidad de 4.7 por ciento, de 666 mil 800 mdd, y un incremento de 2.9 por ciento en el gasto del consumidor, a 880 mil 300 mdd.

La proliferación de dispositivos conectados impulsa la capacidad de los consumidores para elegir cómo, cuándo y dónde acceden a noticias, películas, música y libros. Este cambio tiene consecuencias de gran alcance para los grupos de medios en su lucha por adaptarse a los cambios de hábitos.

"Los consumidores pagarán por contenido pero serán más exigentes sobre cómo y cuándo pagan", dijo Marcel Fenez, líder de entretenimiento y medios globales de PwC.

Se prevé que el uso de datos de smartphones crezca 10 veces para 2020, dice Ericsson, con un impulso en especial de un crecimiento de 55 por ciento cada año en el tráfico del streaming de video.

Se espera que los datos mensuales de tráfico por smartphone crezcan cerca de un gigabyte en 2014, para llegar a 4.9 gb en 2020.

El video móvil dominará el internet mundial, encontró Ericsson, representará cerca de 60 por ciento de todo el tráfico de datos móviles para finales de 2020. La expansión es impulsada por los servicios de streaming de video, como YouTube, y el creciente predominio del video en las noticias en línea, anuncios y redes sociales.

Fenez dijo que los paquetes de contenido, desde periódicos hasta suscripciones de televisión de paga, enfrentaron la misma presión que llevó a la industria musical en la última década de las ventas de álbumes a las descargas de una sola canción a los servicios de streaming.

"Es un buen reto para la industria (de medios), porque a fin de cuentas tienes la esperanza de que los consumidores pagarán lo mismo o más (por el contenido que está en los nuevos formatos)", dijo.

En especial la industria de la televisión experimentará trastornos por el crecimiento en las conexiones de internet y el aumento de ver videos en línea que lo acompaña. Esto cambiará una parte de los ingresos de publicidad de cable y canales abiertos a la televisión digital.

Si bien la publicidad de televisión en línea permanecerá como una parte pequeña del total del mercado de televisión, se pronostica que su participación mundial se duplique de 2.8 por ciento el año pasado a 5.7 por ciento en 2019.

"A medida que las audiencias cambien de las cadenas tradicionales a las alternativas digitales, los publicistas harán lo mismo", dijo PwC.

A pesar de que las compañías de medios lidian con la alteración y una nueva camada de competidores digitales, para los consumidores, el panorama es más simple, dijo Fenez.

"Esta diferencia entre digital y no digital se vuelve casi irrelevante para los consumidores", dijo. "Hay más contenido ahora del que jamás hubo y para ellos la clave es: ¿cómo tendrán acceso a eso y qué pagarán por eso?".

Los cambios dieron más poder a los consumidores, mientras los dueños de los medios, distribuidores y publicistas empujan para captar la atención de la gente sin importar en qué pantalla lo ven. "El consumidor nunca ha tenido más poder que ahora", dice.

El crecimiento del video móvil significará que Norteamérica y Europa continuarán con el uso más grande de datos por smartphone, mientras que cuatro de cada cinco nuevas suscripciones móviles entre el día de hoy y 2020 se darán en Asia, Medio Oriente y África", dice Ericsson.