Shell urge a la industria a abrirse al debate climático

Se intensifican las conversaciones rumbo al acuerdo mundial en esa materia, a firmarse este año.
El director de la petrolera anglo-holandesa.
El director de la petrolera anglo-holandesa. (Ben Stansall/AFP)

Ginebra y Londres

El director de Royal Dutch Shell pide a la industria de los hidrocarburos que explique por qué el mundo la necesita; en tanto, se intensifican las conversaciones sobre el acuerdo del clima global que se firmará este año.

En un discurso en la Semana Internacional del Petróleo — uno de los eventos más importantes en el calendario de la industria—, Ben van Beurden, director general de Shell, dijo que las grandes empresas de energía no son lo suficientemente asertivas en el debate sobre el calentamiento global y algunas necesitan tomar una posición crítica consigo mismas.

"En el pasado pensábamos que era mejor mantener un bajo perfil en el tema. Entiendo la táctica, pero al final no es buena". Dijo, alejándose claramente de las declaraciones más silenciosas que normalmente realizan los altos ejecutivos de la industria de energía sobre el cambio climático. "Nuestra industria debe ser menos distante, más asertiva. Tenemos que asegurarnos de que los miembros del gobierno, de la sociedad civil y el público en general escuchen nuestra voz".

Sus comentarios se dan cuando representantes de más de 190 países se reúnen en Ginebra el jueves para dar forma al texto de negociación para el pacto del cambio climático que se firmará en diciembre en París.

Muchos grupos ambientalistas dicen que el acuerdo se retrasó por la oposición de la industria energética.

Algunos enviados en Ginebra insisten en que el texto debe incluir un plazo firme para la eliminación gradual de las emisiones de dióxido de carbono cuando se queman los combustibles fósiles, que los científicos dicen que calientan la atmósfera a niveles potencialmente riesgosos.

En el discurso de Van Beurden se lee que la industria debe exponer las razones por las que las necesidades de energía en el mundo apoyarán el uso de combustibles fósiles por décadas, así que en lugar de descartarlas, debe haber un enfoque en la disminución de las emisiones de carbono.

Desde hace mucho tiempo Shell está a favor de cobrar por las emisiones de carbono y de las tecnologías que las capturen y almacenen, aunque sus esfuerzos de perforación en el Ártico también se convirtieron en un gran blanco para los activistas del cambio climático.

Una señal de la creciente tendencia en las empresas de gas y petróleo para señalar públicamente a los productores de carbón, Van Beurden debe argumentar el jueves que la forma más importante para reducir las emisiones es cambiar de carbón a gas natural. Dice que cuando se queman para producir energía, el gas produce la mitad de dióxido de carbono que el carbón.

Un grupo de productores de carbón, entre ellos Peabody Energy en Estados Unidos, rechaza con énfasis lo que sus ejecutivos califican de "alarmismo" por parte de las personas que intentan combatir el calentamiento global.

Pero Van Beurden está "consciente de que la credibilidad de la industria es un problema. Los estereotipos que no dejan ver los beneficios que nuestra industria aporta al mundo son cortos de miras. Pero también debemos tener una visión crítica de nosotros.

"No puedes hablar convincentemente sobre la reducción de las emisiones globalmente si, por ejemplo, te tardas en reconocer el cambio climático; si menoscabas los llamados para imponer un precio a las emisiones de carbono; y si siempre regresas al argumento de 'empleos contra el medio ambiente" en el debate público.

"Hacer que nuestra voz se escuche, esta debe ser nuestra meta en el camino hacia París".