Seguridad, el reto de Airbus Helicopters

Varios incidentes en los últimos años tuvieron como consecuencia costosos retrasos en la nave militar modelo  NH90.
Una de las creaciones de la compañía.
Una de las creaciones de la compañía. (Shutterstock)

Apenas hace poco más de un año que un helicóptero de la policía que construyó Airbus se estrelló en un pub en Glasgow, donde murieron 10 personas. Aunque en el informe provisional de los investigadores del accidente aéreo no se citó un desperfecto técnico, Guillaume Faury, director ejecutivo de Airbus Helicopters, dijo que su compañía debe aprender la lección de esa tragedia, y es que la seguridad tiene que mejorar.

“Introducimos una nueva forma de operar los helicópteros”, dice Faury.

Entre otras cosas, todos los helicópteros Airbus ahora tienen registradores de vuelo como parte del equipo estándar. Anteriormente no se requerían esas cajas negras en las aeronaves más ligeras, como la que se estrelló en Glasgow en noviembre de 2013.

La prioridad de Faury, un ex piloto de pruebas, cuando tomó el mando de la división de helicópteros de Airbus, el grupo europeo de la industria aeroespacial, en 2013, fue mejorar la calidad y reducir los riesgos.

El negocio se expandió rápidamente hasta convertirse en el fabricante de helicópteros más grande del mundo, con 46 por ciento del mercado civil y 11 por ciento del militar. Pero ha batallado para mantener el ritmo de su propio éxito, y se cometieron errores.

El accidente de Glasgow ocurrió después de que dos helicópteros Airbus EC225 Super Puma que transportaban a trabajadores petroleros a las plataformas cayeron en el Mar del Norte en 2012 a causa de un árbol del engranaje defectuoso. Nadie murió, pero en agosto de 2013 ocurrieron cuatro muertes cuando una versión más antigua del Super Puma también cayó.

Las investigaciones sobre las causas todavía están abiertas, pero esos incidentes tuvieron como consecuencia costosos retrasos en el helicóptero militar Airbus NH90, que desarrolló en colaboración con AgustaWestland y Fokker Aerostructures, y se retrasaron otros programas”.

“Hubo una serie de retos”, dice Faury.

Algunas de estas dificultades lograron superarse.

Después de los problemas con el EC225 se montó un nuevo árbol del engranaje. El NH90 entró en servicio y lo demuestra en operaciones militares, aunque el helicóptero todavía lucha por ganar nuevos clientes después de las quejas sobre defectos de fabricación, que incluyen que los asientos no son lo suficientemente fuertes para transportar a un soldado totalmente equipado.

Faury dice que abordan los problemas en torno al NH90, y con seguridad las ambiciones de los helicópteros Airbus para el mercado militar no se reducen.

La empresa sacó su Super Cougar 725, una aeronave de transporte, para uno de los contratos militares más grandes de 2015, una licitación de helicópteros utilitarios de Polonia por 3 mil millones de dólares.

“Es una oportunidad única para satisfacer las necesidades de Polonia y crecer como compañía”, dice Faury.

Mientras tanto, el clima empeoró para un grupo que le vende a las empresas de gas y petróleo y a las autoridades públicas. En diciembre, Faury dijo a los analistas, en el Día del Inversionista de Airbus, que los mercados civiles y de servicios públicos cayeron inesperadamente en 2014.

La fuerte caída en los precios del crudo desde el verano pasado golpeó a una base de clientes del que depende 15 por ciento de las ventas de Airbus Helicopters.

“Las empresas de gas y petróleo… disminuyen o detienen algunos de sus grandes proyectos”, dice Faury.

Insiste en que la entrega del año pasado del primer helicóptero civil nuevo del grupo en una década —el EC175, para reemplazar a los Super Pumas más pesados de una anterior generación— le darán a Airbus la ventaja en el segmento cada vez más difícil de petróleo y gas.

El EC175 se retrasó dos años para entrar a servicio, lo que permitió que su rival, AgustaWestland, parte de Finmeccanica, obtuviera los pedidos que de otra manera Airbus pudo haber ganado. Sin embargo, Faury no se desalienta. “Estoy convencido de que una gran parte de la generación anterior será reemplazada por el EC175”, dice.

Sin embargo, la necesidad de Airbus Helicopters para ser más competitivo se intensifica. Así que Faury contrató expertos de la industria automotriz, rama en que pasó cuatro años en Peugeot Citroën durante la peor crisis del sector.

La fabricación de automóviles ahora es “la referencia en términos de los estándares y procedimientos”, dice.

Faury y su nuevo equipo elaboraron un plan a cinco años para mejorar la seguridad, la calidad y el rendimiento.

Pero algunos analistas señalan que no será suficiente. El renovado vigor de AgustaWestland presiona a Airbus para que invierta más en desarrollo de productos, especialmente en los helicópteros de peso mediano.

“AgustaWestland pasó años y gastó millones para desarrollar nuevos helicópteros que ahora salen al mercado”, dice Nick Cunningham, analista de Agency Partners. “A Airbus le faltan suficientes productos comerciales nuevos. Se distrajeron con todo lo demás que les llamó la atención de este segmento”.

Faury niega que su compañía sea lenta para innovar. El año pasado introdujo tres nuevos helicópteros, incluido el EC175, y en marzo dará a conocer el X-4, una aeronave con una estructura totalmente compuesta.

El jefe de Airbus Helicopters sabe que la compañía será juzgada por su línea de productos y si puede demostrar su enfoque en la seguridad es irreprochable.

Solo hay una manera para hacer eso, dice: “El historial tiene que hablar por sí mismo”.

EL DATO

46%

Parte del mercado civil que domina Airbus en helicópteros; tiene 11% de la demanda milital.

4

Muertes que sobrevinieron al desplome de un Super Puma en el Mar del Norte en un accidente en  agosto de 2013.

3 mil mdd

Gasto del gobierno de Polonia para helicópteros Super Cougar 725.