Roche, optimista en mantener el liderazgo en lucha contra cáncer

Por ahora desarrolla cerca de 30 productos.
La sede de la empresa suiza.
La sede de la empresa suiza. (Arnd Wiegmann/Reuters)

Roche se movió para tranquilizar a los inversionistas sobre su capacidad para mantener el liderazgo en el mercado de medicamentos contra el cáncer y defender su precio de gama alta mientras surgen nuevos medicamentos del grupo suizo y sus rivales.

Severin Schwan, presidente ejecutivo, dijo que "se abre una nueva puerta" en la oncología mientras la primera y más esperada categoría de medicamentos que se conocen como inmunoterapias contra el cáncer empiezan a llegar al mercado.

Roche se apresura para alcanzar a las estadunidenses Merck&Co y Bristol-Myers Squibb, cuyas inmunoterapias recibieron la aprobación de los reguladores de EU el año pasado, pero Schwan dijo que el portafolio más amplio del grupo suizo le dará una ventaja en el largo plazo.

Todavía eran "los primeros días", argumentó, y señaló que los nuevos medicamentos, que buscan impulsar la capacidad del sistema inmunológico para identificar y destruir las células cancerígenas, hasta el momento demostraron ser efectivas solo en una parte de los pacientes en los que se probaron.

"A medida que evoluciona el campo, la combinación de terapias serán mucho más importantes", dijo Schwan, y destacó la capacidad de Roche para mezclar y combinar medicamentos de los 30 proyectos de oncología que se encuentran en su línea de desarrollo, que incluyen siete inmunoterapias.

Los analistas pronostican que los medicamentos de inmunooncología sumarán 40 mil mdd a las ventas anuales en el mercado en una década, mientras el creciente conjunto de datos de prueba demuestra su capacidad para prolongar de manera significativa la vida de pacientes con etapas avanzadas del mal.

Sin embargo, el campo se perfila para ser altamente competitivo, mientras la mayor parte de los grandes grupos farmacéuticos y muchas empresas de biotecnología más pequeñas invierten en grandes cantidades.

Schwan dijo que Roche espera solicitar la aprobación regulatoria el próximo año para su primera inmunoterapia contra el cáncer, un llamado inhibidor de punto de control anti-PDL1 que funciona al quitarle el freno que detiene al sistema inmunológico para que ataque a los tumores.

Reconoció que el precio de los medicamentos contra el cáncer enfrenta un escrutinio cada vez mayor y que los gobiernos y las aseguradoras intentan frenar el incremento del costo del cuidado de salud por el envejecimiento de la población. Pero insistió en que Roche todavía puede prosperar en un mercado más duro.

"Ciertamente hay una presión sobre precios... pero lo que vemos también es que mientras más beneficios ofrezcas a los pacientes es más fácil negociar esos precios".

Sus comentarios se dieron durante el anuncio del grupo de un aumento de 5 por ciento en sus ventas anuales, ajustadas a las fluctuaciones monetarias, de 47 mil 500 millones de francos suizos (52 mil 600 millones de dólares), ligeramente por encima de las expectativas de los analistas. Esto lo impulsó el crecimiento de sus nuevos tratamientos Kadcyla y Perjeta para el cáncer de mama HER2-Positivo, un área que Roche domina desde hace mucho tiempo.