Red móvil de Google desafía a operadores de Estados Unidos

El lanzamiento de la red móvil llega cuando el gigante de internet se frustra cada vez más por el ritmo lento de innovación que tienen las empresas de telecomunicaciones actuales.
Sundar Pichai.
Sundar Pichai. (Albert Gea/Reuters)

Barcelona y Londres

Google desarrolla su propia red móvil en Estados Unidos, que amenaza con convertirse en un poderoso competidor para los grupos de telecomunicaciones, a menos de que tomen acciones rápidamente para apoyar los ambiciosos esfuerzos de mejorar el acceso mundial a internet.

El lanzamiento de la red móvil llega cuando el gigante de internet se frustra cada vez más por el ritmo lento de innovación que tienen las empresas de telecomunicaciones actuales, ya que siente que le impiden ofrecer nuevos servicios en los mercados establecidos y deja fuera de su alcance a usuarios sin conexión en todo el mundo.

Estados Unidos se ubica por debajo de muchos países europeos en cuanto a velocidad de banda ancha y asequibilidad, una situación que algunos analistas dicen puede restringir el modelo de negocios de Google, que depende de tener a la mayor cantidad de gente posible conectada con la esperanza de que utilicen sus servicios.

La compañía cree que mostrar a los clientes que son posibles mejores servicios los alentará a exigir más a los operadores establecidos.

Las operaciones de red de Google pueden ser pequeñas, pero lo suficientemente importantes para que los operadores de servicios móviles tradicionales puedan aprender algunas buenas ideas, de acuerdo con Sundar Pichai, vicepresidente senior de productos de la compañía.

Ayer, en un discurso en el Mobile World Congress, en Barcelona, señaló el paralelismo de cómo Google desarrolló sus propios smartphones bajo la marca Nexus, y que se fabricaron por otros productores de teléfonos móviles.

De igual manera, Google utilizará las redes que pertenecen a otros grupos para lanzar sus servicios de la denominada operadora virtual móvil o MVNO. No dijo si planea extenderse fuera de EU.

“Siempre intentamos ampliar los límites de lo que sigue. Es un proyecto que hacemos”, dijo en un discurso.

Pichai explicó que Google no se ve a sí mismo como una amenaza, sino más bien como un banco de pruebas para ideas de cómo las redes pueden trabajar más cerca de sus dispositivos y software.

Pero los informes de que
Google sostuvo pláticas con dos de los operadores inalámbricos más pequeños de EU, Sprint y T-Mobile, sobre un MVNO, ya provocaron la reacción de los grandes operadores estadunidenses de telefonía móvil.

Un ejecutivo de alto nivel de Verizon, el mayor operador de EU, advirtió este año que el aumento de tráfico que resulte por cualquier acuerdo con Google puede ser una carga para la infraestructura de los pequeños operadores y potencialmente puede dejar a todos los clientes de la red con un servicio deficiente.

Los analistas cuestionan si, a pesar de sus declaraciones, Google puede terminar como una amenaza para los operadores de red y alterar sus modelos tradicionales de negocio.

“Lo que pensamos (es que Google) intenta presionar a los operadores actuales para que aceleren las cosas, que sean más innovadores e introduzcan nuevas funciones”, dijo Martin Garner, analista de CCS Insight. “Sin embargo, hay una amenaza real de hacer algo más grande, si Google quiere hacerlo”.

Información adicional de Mark Odell.