Recortes de las grandes petroleras, similares en tamaño a los de 1986

Disminuyen capital en más de 100 mil mdd, por lo que se aplazan o abandonan proyectos.
La planta de hidrocarburos de Saudi Aramco.
La planta de hidrocarburos de Saudi Aramco. (Marwan Naaman/AFP)

A juzgar por el ritmo al que los grupos petroleros reducen los gastos y aplazan nuevos proyectos, 2015 se asemeja a 1986.

Hace casi 30 años Arabia Saudita desencadenó una caída en los precios del petróleo al pelear más agresivamente por la participación del mercado, y los grupos de energía occidentales tuvieron que hacer recortes drásticos en los gastos de capital.

Ahora la industria tuvo que tomar medidas similares después de que la OPEP, el cártel de países productores de petróleo que encabezan los saudíes, mostró el músculo en noviembre y decidió mantener constante la producción frente al aumento de oferta de sus rivales de mayores costos. Las medidas llevaron al colapso en el valor del crudo.

Análisis de proyectos de gas y petróleo previstos por Rystad Energy, una consultora noruega de energía, muestra que más 100 mil mdd de capital disminuyeron, retrasaron o abandonaron las empresas de energía, desesperadas por reducir los costos frente a los rendimientos decrecientes. Esto afecta 26 grandes proyectos.

Analistas de Morgan Stanley, quienes escudriñaron la guía de gasto de capital para 2015 de 121 grupos de energía, dice que éstos planean invertir 129 mil mdd, o 25 por ciento menos que el año pasado.

Esos recortes se extienden mucho más allá de la disminución de plataformas petroleras en los bastiones de producción de esquisto de EU. En Canadá, el gasto de decenas de miles de millones de dólares para extraer petróleo de arenas bituminosas se congeló desde inicio del año, y se perdieron miles de puestos de trabajo, ya que los productores retrasan primero los proyectos de mayor costo. El gasto se redujo en Australia, Noruega, Irak, Angola, Ecuador, China y las Islas Malvinas.

EL NUEVO ORDEN PETROLERO

Los saudíes gastan a pesar del bajo precio del petróleo. El reino insiste en que puede sortear la caída del crudo a pesar de los temores por una desaceleración

¿Cómo cambió al mundo la revolución de esquisto...y por qué ya nada será igual?

Los efectos de los recortes serán de largo alcance. Al aplazar decisiones finales sobre si se debe seguir adelante en ciertos proyectos, los productores de petróleo esperan reservar flujo de efectivo, proteger dividendos y beneficiarse después de los menores costos de desarrollos.

La medida de esperar en sí misma reducirá los cargos que realizan los grupos de servicios petroleros por mano de obra y equipo, como plataformas petroleras, a un menor nivel, lo que reducirá el precio del punto de equilibrio para los nuevos proyectos. Así que no solo Royal Dutch Shell, Chevron y BP, entre otros grupos, deben proteger sus dividendos, deben cosechar ganancias sustanciales por la deflación del costo.

“Si nuestros análisis son correctos, la industria se prepara para una confluencia de tendencias que es rara en términos históricos: el incremento de precios y la caída de costos”, dice Martijn Rats, analista de Morgan Stanley.

El pronóstico le debe mucho a la sorprendente velocidad con la que actuaron las compañías desde que el crudo se derrumbó desde un punto máximo de 115 dólares el barril en el verano pasado.

Discernir es una ciencia inexacta. Algunos operadores anunciaron con bombo y platillo sus credenciales de costo-beneficio, mientras que otros enterraron la información en sus reportes anuales.

Rystad busca distinguir los proyectos que se desaceleraron por la caída del precio del petróleo de los que se retrasan por la burocracia o la lucha política.

Mientras Shell se mantiene con un gasto a través de la crisis, abandonó los planes en febrero de construir una mina de arenas bituminosas en el norte de Alberta, el proyecto Pierre River de 200 mil barriles al día. Se retrasó la puesta en marcha de otro proyecto de arenas bituminosas, Carmon Creek, por un par de años. En Australia vendió el proyecto de gas natural licuado Arrow, de 20 mil millones de dólares.

BP aplazó la decisión final de inversión en la segunda fase del desarrollo Mad Dog de aguas profundas de la compañía en el Golfo de México, con lo que busca reducir su proyección de gastos en 14 mil mdd. Statoil aplazó una decisión de su campo Johan Castberg, en el Ártico noruego, para 2016.

En Kazajistán, un ejecutivo de alto nivel de la empresa conjunta de Chevron, Tengizchevroil, al que citó Reuters el mes pasado, dijo que desaceleró los planes de expansión y recortó la proyección de gastos este año como respuesta a los menores precios del petróleo. Un portavoz de Chevron habló con Financial Times sobre su último informe anual, el cual dijo que una decisión final de expansión debe hacerse este año.

Las consecuencias para un mercado se sentirán, aunque no de forma inmediata. Per Magnus Nysveen, director de análisis de Rystad, dice: “Vemos una fuerte reducción de costos en todos, pero no esperamos que haya una fuerte caída de producción antes del próximo año”.

De hecho, la naturaleza del recorte de gastos —o aplazamientos— significa que puede requerir varios años para que se filtren sus efectos. Canadá, Australia y Noruega representan casi tres cuartas partes del gasto total retrasado que identificó Rystad.

Eso no es casualidad. Las arenas bituminosas, los proyectos de gas natural licuado y el Ártico requieren una considerable inversión de capital por adelantado y el retorno de esos proyectos llegará mucho después. Tiene sentido esperar, renegociar contratos con proveedores y captar los beneficios de una deflación de los costos.

Como tal, si bien muchos de los 26 proyectos que identificó Rystad pueden continuar, la producción vendrá después de lo que se esperaba. Alrededor de 500 mil barriles diarios de producción prevista estarán disponibles en 2022 en lugar de 2020.

El factor en la reducción de gastos en el esquisto de EU, y la inversión total en exploración y producción en países fuera de la OPEP se espera que caiga cerca de 22 por ciento este año en comparación con 2014.

Desde el máximo de 2014, Rystad estima que el gasto de países que no pertenecen a la OPEP se reducirá 200 mil mdd.

Todas esas son buenas noticias para Arabia Saudita, cuyos costos de producción son mucho más bajos que los de los países que no pertenecen a la OPEP. De hecho, con una demanda global todavía saludable, Rystad estima que el cártel de productores de petróleo puede ganar una participación de mercados de 2 millones de barriles diarios en cinco años como resultado del recorte de gastos en otras partes. Al final, Riad puede ganar esta batalla por el dominio.

(Información adicional de Guy Chazan)

EL DATO

25%

Reducción de gasto en los mayores grupos energéticos que prevé la financiera Morgan Stanley; en un estudio anticipa que la inversión para 2015 será de 129 mil mdd.

22%

Caída en los gastos de producción y exploración que tendrán los productores de petróleo no afiliados a la OPEP en comparación con el año pasado.