Petronas quiere extraer el 'shale' de las pampas

Previamente, Chevron llegó a un acuerdo de 2.8 mil mdd para explorar los yacimientos de Vaca Muerta.
Técnicos de la compañía estatal de Malasia.
Técnicos de la compañía estatal de Malasia. (Especial)

Buenos Aires

El miércoles, Petronas firmó un acuerdo de 550 mdd con la argentina YPF para desarrollar los vastos recursos de shale del país sudamericano, a pesar de los temores de que la caída del petróleo puedan debilitar la rentabilidad de los proyectos de energía no convencionales.

La operación conjunta con la estatal de Malasia representa la segunda mayor inversión asegurada por YPF desde que el Estado se apoderó de la participación mayoritaria de la española Repsol en 2012. Se da después de acuerdos previos por un valor de 2 mil 800 mdd con la estadunidense Chevron para desarrollar la formación de shale de Vaca Muerta, una de las más grandes del mundo.

Aunque el gobierno argentino tiene la esperanza de emular el auge de esquisto en EU, que tentó a Carlos Slim y George Soros a invertir en acciones de YPF, la mayoría de las empresas de energía ha evitado realizar grandes compromisos en ese país gracias al mal clima de inversión, con una alta inflación y una fuerte intervención del gobierno.

Los inversionistas siguen cautelosos con Argentina después de que en julio cayó en incumplimiento de pagos de su deuda por segunda ocasión en 13 años, con crecientes dudas de que el gobierno de Cristina Fernández pueda resolver una disputa con los llamados acreedores holdouts (no aceptantes) antes de que termine su mandato, en un año.

Sin embargo, el acuerdo ayudará a consolidar la posición de Argentina como el mercado más desarrollado de energía no convencional fuera de EU, lo que el gobierno espera pueda ayudar a lograr la autosuficiencia energética, poniendo un fin al déficit de energía que ha drenado las reservas de divisas del país.

Royal Dutch Shell y la francesa Total también firmaron acuerdos más pequeños recientemente, por 250 y 300 mdd, respectivamente, para desarrollar partes de Vaca Muerta, de acuerdo con un anuncio a principios de este mes realizado por el grupo petrolero de provincia Gas y Petróleo del Neuquén.

Aunque no es tan grande como el acuerdo con Chevron, tendrá una estructura similar, con Petronas proporcionando la mayor parte del financiamiento —alrededor de 475 mdd— para los primeros tres años del programa piloto que busca perforar 35 pozos en una área de alrededor de 187 kilómetros cuadrados, que si tiene éxito podría llevar a inversiones de alrededor de 10 mil mdd.

La operación conjunta entre YPF y Chevron en Loma Campana, que está cerca del sitio del proyecto de Petronas llamado La Amarga Chica, es el proyecto más grande de esquisto fuera de EU, con una producción de más de 25 mil barriles diarios de alrededor de 250 pozos, lo cual podría aumentar a unos mil 500 pozos.

Ese es el segundo acuerdo firmado en los últimos meses entre el director ejecutivo de Petronas, Shamsul Abbas, y Miguel Galuccio, de YPF, quien vivió en el sureste de Asia y habla un poco de malayo, después de que en septiembre alcanzaron un acuerdo de compartir tecnología con la mexicana Pemex.

Desde que el gobierno tomó el control de YPF, hace más de dos años, y nombró a Galuccio como director ejecutivo, la compañía ha logrado revertir una tendencia a la baja en la producción de gas y petróleo, ha logrado aumentar las utilidades y al mismo tiempo ha logrado aumentar paulatinamente la inversión, especialmente en Vaca Muerta.

Pero Galuccio reconoce que YPF no puede desarrollar exitosamente los recursos de Vaca Muerta por sí solo. Necesitarán aproximadamente 200 mil millones de dólares en la próxima década y el grupo ha estado buscando activamente asociarse con empresas extranjeras.