Petroleras hacen venta récord de deuda

Las emisiones de Pemex y de la rusa Rosneft, entre otras empresas, atraen a inversionistas.
Página web de la estadunidense ExxonMobil.
Página web de la estadunidense ExxonMobil. (Shutterstock)

Este año los mayores grupos de energía del mundo venden cantidades récord de deuda, pues aprovechan que las tasas de interés están en un nivel histórico bajo para compensar los déficits de efectivo con préstamos, después del desplome de 50 por ciento en los precios del petróleo.

La deuda total que se recaudó en los dos primeros meses de 2015 de las grandes compañías de gas y petróleo de Europa y Estados aumentó más de 60 por ciento en comparación con los primeros tres meses de 2014. Supera el récord trimestral anterior, que se estableció hace seis años después del último colapso de los precios, muestra un estudio de Morgan Stanley.

Las ventas de media docena de esas compañías, que incluyen ofertas de bonos multimillonarios de ExxonMobil, Chevron, Total y BP, alcanzaron 31 mil mdd en enero y febrero, que representan casi la mitad de los 63 mil mdd que recaudaron a escala mundial los grupos de gas y petróleo.

El dominio de las grandes petroleras también refleja el aumento de las dificultades que enfrentan grupos de exploración de petróleo más pequeños, cuyos costos de endeudamiento aumentan. Gulf Keystone recientemente se puso a la venta y EnQuest tuvo que renegociar sus acuerdos banking.

Martijn Rats, analista de la banca estadunidense, dice que algunas de las llamadas "grandes" petroleras pueden empezar a preparar el terreno para realizar adquisiciones; solicitan ahora préstamos para poder actuar rápidamente si grupos más pequeños y débiles se vuelven más vulnerables para su adquisición.

Rats dijo que las fusiones y adquisiciones pueden aumentar tan pronto como en el segundo semestre del año: "Como resultado, parece razonable que las empresas petroleras integradas aprovechen las tasas extremadamente competitivas de financiamiento", dijo.

Otra razón para los altos niveles de emisiones es que la deuda todavía es una forma relativamente barata para cubrir los gastos de grandes proyectos y financiar los dividendos, ahora que disminuye el flujo de efectivo como consecuencia de los precios bajos.

Además de la italiana Eni, que dijo que recortará sus dividendos este año, la mayor parte de los grandes grupos prometieron proteger los pagos a sus inversionistas. También presionan a sus proveedores para reducir sus costos, aplazan proyectos y venden activos.

"Si ves un periodo prolongado de bajos precios de petróleo, probablemente pienses que tomará un tiempo para que la deflación del costo llegue y restaure tu flujo de efectivo, así que lo primero que puedes hacer es utilizar tu balance para pedir dinero prestado y llenar ese hueco", dice Rats.

Las grandes petroleras constituyen una parte mucho mayor de las emisiones de deuda de gas y petróleo a escala global; este año representan 48 por ciento de esa recaudación de fondos, superior a 30 por ciento en los últimos tres meses de 2014. Por el contrario, la participación de las empresas petroleras estatales cayó a solo 22 por ciento en comparación con 35 por ciento en el primer trimestre del año pasado.

Exxon emitió la mayor parte de la deuda de este año, recaudó 8 mil mdd; le sigue Pemex, con 6 mil 600 mdd, y el productor estatal ruso Rosneft, con 6 mil 300 mdd. Los otros 10 principales emisores son grandes petroleras o grupos de exploración y producción.

El hecho de que las más grandes pueden recaudar tanto refleja la confianza que tienen los inversionistas en la fortaleza financiera y la diversidad del flujo de ingresos, por ejemplo, de la refinación, para sortear la caída del precio, a diferencia de algunas de las empresas más pequeñas y con mayor carga de deuda en la industria.

La percepción sobre las grandes petroleras puede cambiar si el precio del petróleo mantiene su caída o permanece en los niveles bajos actuales por varios años, y sus buenas calificaciones crediticias de grado de inversión empiezan a tener presión.