El reto de Petrobras, reparar sus finanzas

La petrolera brasileña dice que 2 mil 500 mdd de las pérdidas por corrupción “son recuperables”.
Plataforma de la empresa energética.
Plataforma de la empresa energética. (Bruno Domingos/Reuters)

Sao Paulo

En un tenso periodo durante la tarde del miércoles, quienes se reunieron para la conferencia de prensa de Petrobras, la petrolera brasileña plagada de corrupción, empezaron a tener una sensación de déjà vu.

La empresa estatal anunció que a las 6 de la tarde planeaba dar a conocer los resultados financieros auditados del segundo semestre del año pasado, que se retrasaron por mucho tiempo. Pero a medida que pasaban los minutos después de la hora pactada, algunos periodistas empezaron a temer que se repitiera lo de enero, cuando la compañía los hizo esperar hasta las 4 de la mañana antes de dar a conocer una versión no auditada de las mismas cifras.

Pero a las 7:30 de la tarde, Aldemir Bendine, el nuevo presidente ejecutivo de Petrobras que nombró la presidenta Dilma Rousseff para rescatar a la petrolera de sus problemas financieros, finalmente apareció con la junta a cuestas. "Gracias por su paciencia", dijo.

Desde noviembre pasado, cuando Petrobras dio a conocer sus libros que, se sospechaba, estaban contaminados por un enorme escándalo de corrupción, por lo que el auditor, PwC, se negó a firmarlos, el país más grande de Latinoamérica está en vilo preguntándose qué pasará con su empresa más importante.

La empresa dominante en exploración de petróleo, refinación e importación de combustible del país está en el centro de un escándalo de corrupción en el que presuntamente algunos ex ejecutivos de la petrolera se coludieron con contratistas y políticos para robar miles de millones de dólares de la compañía.

De no presentar las cifras auditadas de forma independiente de los últimos dos trimestres del año pasado, para finales de este mes habría violado algunos de los convenios de los grandes préstamos que solicitó. Petrobras registró una deuda neta de 106 mil 200 millones de dólares el 31 de diciembre. No cumplir con el plazo pondría a Petrobras en el camino hacia un posible incumplimiento de pagos técnico y crearía un riesgo sistémico para las cuentas nacionales de Brasil.

Al menos esta amenaza se evitó el miércoles cuando Bendine dio a conocer los resultados financieros que PwC auditó sin salvedad, según dijo.

"La posibilidad de evitar la aceleración de la deuda de Petrobras eliminará cualquier necesidad de apoyo extraordinario de corto plazo para la compañía, un evento que aumentaría las dificultades financieras del gobierno", dijeron analistas de la agencia calificadora Moody's.

Pero cualquier euforia por la aversión que había en Brasil por la bancarrota cambió rápidamente por un asombro de horror por la magnitud de las pérdidas de Petrobras. La empresa registró un impacto total de 50 mil 800 millones de reales, 6 mil 200 millones (2 mil 500 mdd) con una relación directa con las investigaciones de corrupción en marcha sobre la compañía, y 44 mil 600 millones de reales (16 mil 800 mdd) de pérdidas por deterioro que se relacionan con los retrasos en sus proyectos de refinación y la caída de los precios internacionales de petróleo.

Esos cargos llevaron a la compañía a una pérdida neta de 2 mil 600 millones de reales (7 mil 400 mdd) para el año pasado, en comparación con una utilidad de 23 mil 600 millones de reales en 2013. Alguna vez los inversionistas minoristas tenían la confianza de que recibirían pagos regulares de sus dividendos, este año no habrá pagos, para conservar efectivo.

"Los miles de millones de Petrobras en rojo es el reconocimiento más grande de corrupción y la mala administración de una compañía brasileña. (Esta es) una fecha histórica", dijo Jose Roberto de Toledo, columnista del periódico O Estado de S. Paulo, en Twitter.

Bendine dijo que los resultados financieros representan una estimación conservadora de las pérdidas de la compañía. Sin embargo, la cifra de corrupción puede crecer si las investigaciones revelan más esquemas.

"Si surge alguna revelación creíble que altere significativamente (este valor), por supuesto que vamos a tener que revisarla", añadió.

Parecía que Bendine daba marcha atrás a las promesas del gobierno de que Petrobras no venderá parte de su joya de la corona, los llamados yacimientos petroleros presal en aguas profundas del Atlántico sur que la compañía descubrió con bombo y platillo en 2007.

Petrobras descartó vender los activos presal, que ya están en producción, pero está abierto a formar alianzas para los que están en fase de exploración, dijo Bendine.

"Hay situaciones en las que podemos buscar un socio para que nos ayude en la exploración de los campos (de presal) que son de alto riesgo", añadió.

Pero mientras Petrobras se presentó como una víctima del escándalo de corrupción, Bendine dijo que la compañía no tomará el asunto sin protestar. Clasificó las pérdidas de 6 mil 200 millones de reales relacionadas con la investigación de corrupción como "recuperables", y agregó que espera que Petrobras empiece a recibir parte del dinero en mayo.

La compañía dio a entender que puede demandar por daños a algunos de sus ex contratistas. Esto le ayudará a compensar algunas de las pérdidas que podría enfrentar por las demandas de inversionistas en EU, donde cotiza en bolsa.

Los abogados dijeron que el asunto fue una advertencia oportuna para las empresas sobre la importancia de asegurar que su cumplimento legal está en orden.

"Aconsejamos a las empresas brasileñas de todo tipo que implementen programas de cumplimiento", dijo Andrew Haynes, socio y codirector de la práctica en Brasil de Norton Rose Fulbright. "Los inversionistas los examinan como nunca antes".

Otros abogados advirtieron cómo Petrobras coopera totalmente con las autoridades, que lo más probable incluyan a las de EU; las investigaciones posiblemente se extiendan a sus contratistas y proveedores en todo el mundo.

"Esto probablemente va a crecer más y más rápido", dijo un abogado de una firma internacional.