Oxfam presiona en Davos por la desigual repartición de la riqueza

Piden poner más atención en los más de mil millones de personas que viven con menos de 1.25 dólares al día.
Oxfam presiona en Davos por la desigual repartición de la riqueza 2
(Eduardo Salgado)

Londres

Los activistas tratan de aumentar la presión sobre los ricos y poderosos que viajan esta semana al Foro Económico Mundial en Davos, con la predicción de que las personas que pertenecen al 1 por ciento de los más ricos pronto poseerán más que el resto de la población mundial en su conjunto.

El hallazgo, de la organización benéfica Oxfam, le dará sabor a la reunión, que ya se encuentra bajo presión para explicar el panorama económico divergente para las diferentes naciones y los distintos grupos dentro de ellas.

Se presenta antes de la publicación de los datos del Fondo Monetario Internacional, que esperan demostrar que a pesar del “impulso” de los precios más bajos del petróleo, el panorama para la economía mundial permanece sin cambios respecto a sus proyecciones de octubre.

La predicción de la desigualdad extrapola los resultados del informe anual de riqueza mundial de Credit Suisse, en un esfuerzo para que se preste mayor atención en los “más de mil millones de personas” en el mundo que viven en “pobreza extrema”, cuyos ingresos son de menos de 1.25 dólares al día.

Destaca el hecho de que a pesar del crecimiento más rápido en las economías emergentes, que lleva a una caída en la desigualdad del ingreso mundial en muchas medidas, al mismo tiempo un grupo selecto de personas super millonarias  ganó el control sobre una gran cantidad de la riqueza material en el mundo.

Para unirse a los 37 millones de adultos que se encuentran en el grupo de 1 por ciento de los poseedores de la riqueza mundial se requieren activos de al menos 800 millones de dólares, aunque el promedio de riqueza de este grupo es significativamente mayor, 2 millones 700 mil dólares por adulto.

Credit Suisse estima que los adultos en esta categoría son dueños de 48.2 por ciento del total de la riqueza en el mundo. Oxfam cree que esa cifra probablemente superará la marca de 50 por ciento el próximo año si persiste la tendencia alcista que inició en 2010.

Sin embargo, esto no es garantía de que la proporción de riqueza del 1 por ciento llegue a ser tan alta como 48.7 por ciento en el apogeo de la burbuja de las punto com en 2000 y tan baja como 44 por ciento en el nivel más duro de la crisis financiera de 2009.

La concentración de la riqueza todavía se inclina marcadamente hacia Norteamérica y Europa, a pesar de que las economías emergentes ahora tienen una mayor producción. Los dos continentes representan 77 por ciento de los adultos que se encuentran en el grupo del 1 por ciento.

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam y también copresidenta del Foro Económico Mundial, preguntó: “¿Realmente queremos vivir en un mundo donde el 1 por ciento es dueño de más que el resto de nosotros juntos?”.

El informe de Oxfam resalta la inquietud en los últimos años entre la élite de Davos de que la recuperación mundial no se comparte lo suficiente en todos los sectores de la sociedad.

Christine Lagarde, consejera delegada del FMI, la semana pasada instó a los países a reformar sus economías para permitir un mayor crecimiento; “a más de seis años del inicio de la gran recesión, demasiadas personas todavía no sienten la recuperación”, dijo.

Esas preocupaciones resuenan en toda Europa, donde el desempleo se mantiene persistentemente alto, con tasas de más de 11 por ciento, y en EU, el punto brillante en la economía mundial, donde el crecimiento económico todavía no ayuda a mejorar el nivel de vida de las familias de medianos ingresos.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]