Nuevo jefe de Cadillac, por mantener el estatus

El mercado chino será fundamental por su gusto para el lujo.
Johan de Nysschen posa con el modelo ATS-V.
Johan de Nysschen posa con el modelo ATS-V. (Marioi Anzuoni/Reuters)

Nueva York

Cadillac, la marca de lujo de General Motors, seguirá vendiendo sus vehículos a precios elevados aunque se reduzca su participación de mercado, mientras se reconstruye tras décadas de tener una disminución en la calidad, dijo el nuevo director general de la marca.

Johan de Nysschen, quien se estrenó en el puesto en septiembre, habló con el FT después de que Cadillac registró una caída de ventas de 4.4 por ciento al cierre de octubre con respecto al año anterior, a pesar de las significativas mejoras en la calidad. Las nuevas versiones del sedán de lujo CTS y del más pequeño y deportivo ATS ganaron varios premios de diseño y calidad.

La marca desempeña un papel crítico en el impulso de la compañía para lograr su objetivo de casi duplicar sus ganancias para principios de la siguiente década. La empresa busca aumentar sus ventas en el creciente mercado de lujo en China, mientras compite de manera más eficiente con los fabricantes de automóviles alemanes y japoneses en el mercado estadunidense y en otros lugares del mundo.

Sin embargo, De Nysschen, ex jefe de Infiniti, la marca de lujo de Nissan y ex ejecutivo en Audi, dijo que la compañía debe mantener los precios altos si quiere “tener un crecimiento sustentable de largo plazo”. El promedio de precio de transacción de la empresa en EU está en alrededor de 47 mil dólares, solo unos 500 menos a la cifra que maneja la empresa alemana BMW, uno de los líderes del mercado.

“Si reposicionas una marca puedes empezar a alejarte de tus clientes actuales, pero tienes que ser capaz de compensar al atraer un gran número de nuevos clientes en su lugar”, dice De Nysschen.

“Si queremos tener un crecimiento sustentable en el largo plazo, ese es el camino que tenemos que seguir”, dijo De Nysschen. “Mides tu valor en términos de precios globales de transacción, mientras mantienes la línea en términos de volumen”.

La compañía también buscará crecer en mercados emergentes. “Podemos lograr economías de escala al expandir nuestra presencia geográfica y aprovechar nuestro perfil en China en una base global”, agregó.

Reconoció que los enormes vehículos de la compañía no concuerdan con los estilos de carrocería de los otros automóviles de lujo que están de moda. Sin embargo, advirtió que la marca no podía transformar el estilo de manera inmediata.

“Cuando logras tener un diseño revolucionario, el resto de tu cartera envejece inmediatamente”, dijo Nysschen.

Sin embargo, el objetivo general es reinventar la marca. La parte central de esto es superar el escepticismo que hay sobre la marca y que creció en Estados Unidos durante los peores años. Posicionarse como una alternativa de aventura frente al enfoque en la ingeniería de las marcas europeas.

“Quiero volver a inyectar algo estadunidense en la marca”, concluyó De Nysschen.

UNA MARCA EXCLUSIVA

Competencia

El promedio de precio de la transacción de la empresa en EU es de 47 mil dólares, solo 500 menos que la cifra que maneja la alemana BMW.

El reto

Johan de Nysschen, director de Cadillac, aceptó que sus modelos no concuerdan con las tendencias, pero afirma que habrá una transformación, aunque no de forma inmediata.