Minería espacial salta de la ciencia ficción a la realidad

Luxemburgo tiene una larga historia en la industria espacial y tuvo un papel decisivo en el desarrollo de los satélites de comunicaciones hace una generación.
Una de las publicidades del proyecto.
Una de las publicidades del proyecto. (Especial)

Londres

La minería en el espacio dará un salto del reino de la ciencia ficción a la realidad comercial cuando Luxemburgo ponga en marcha una iniciativa para utilizar los minerales de los asteroides.

Luxemburgo tiene una larga historia en la industria espacial y tuvo un papel decisivo en el desarrollo de los satélites de comunicaciones hace una generación. Con alianzas comerciales con Estados Unidos y Europa, ahora fija su objetivo en ayudar a crear una nueva industria para explotar asteroides, en busca de metales y materiales escasos en la Tierra pero abundantes en “objetos cercanos” a nuestro planeta.

Esos objetos normalmente giran alrededor del Sol en trayectorias de decenas de millones de kilómetros de distancia, mucho más lejos que la Luna, pero más cerca que Marte, y dentro del alcance de las naves espaciales sin tripulación.

Jean-Jacques Dordain, director de la Agencia Espacial Europea hasta junio pasado y asesor de la iniciativa Recursos Espaciales, dijo a FT: “Estoy convencido de que hay un enorme potencial económico y científico en la visión de Luxemburgo”.

Aunque la minería espacial parece algo futurista, la tecnología básica ya existe, dijo. “Sabemos cómo llegar a los asteroides, cómo perforarlos y cómo traer muestras a la Tierra”.

Al anuncio del Gran Ducado, que hará el viceprimerministro Etienne Schneider, asistirán Deep Space Industries y Planetary Resources, de Estados Unidos, dos de los posibles socios comerciales de Luxemburgo.

Se espera que Schneider diga que Luxemburgo tiene previsto colaborar e invertir en una o más empresas de recursos espaciales para desarrollar la iniciativa, aunque es poco probable que anuncie las cantidades específicas porque el parlamento del país todavía no asigna los fondos.

El costo final de establecer una industria minera en el espacio exterior probablemente sea de decenas de miles de millones de dólares, pero, dijo Dordain, “al final puede existir un mercado con un valor de billones de dólares”.

Los asteroides están hechos del material que quedó cuando se formó el sistema solar y son más ricos en metales valiosos que la corteza de la Tierra, donde los elementos más pesados se hundieron en el núcleo del planeta cuando éste se enfrió.

Los materiales más valiosos, como los metales pesados en el grupo del platino, se traerán a la Tierra después de un proceso preliminar en el espacio. Otros materiales, como el hierro, el níquel y el tungsteno, se transformarán en el espacio para convertirlos en máquinas, naves espaciales y herramientas para avanzar en la exploración del sistema solar; mientras que el agua de los procesos se va a dividir en sus elementos constitutivos de hidrógeno y oxígeno y se va a utilizar como propulsor de cohetes.