McDonald’s ofrece disculpas en Japón

El último escándalo de seguridad alimentaria en el segundo mercado más grande de McDonald's se suma a los problemas que en los últimos seis meses enfrenta la cadena.
Una de las tiendas de la cadena en Japón.
Una de las tiendas de la cadena en Japón. (Shutterstock)

Tokio

McDonald's se disculpó después de una serie de incidentes en Japón, donde varios objetos —desde un diente humano hasta pedazos de vinil y plástico— se encontraron en sus productos, lo que generó nuevas preocupaciones por la caída de las ventas en el mundo.

El último escándalo de seguridad alimentaria en el segundo mercado más grande de McDonald's se suma a los problemas que en los últimos seis meses enfrenta la cadena, que incluyen una alerta de seguridad por la carne que se relaciona con su proveedor en China y a la restricción en la venta de sus papas a la francesa debido a la escasez.

Cargill, la comercializadora estadunidense de materias primas, también investiga, junto con McDonald's Japón, la queja de un cliente sobre un pequeño pedazo de vinilo azul que se encontró dentro de un nugget de pollo que compró el sábado en el norte de Japón.

Aunque la unidad de Cargill en Tailandia surtió los nuggets de pollo, no está claro si el vinilo provino de sus instalaciones. Cargill dijo que las muestras de los plásticos que se utilizan en sus instalaciones no coinciden con las que se encontraron en Japón.

"Tomaremos todas las medidas que podamos, en colaboración con McDonald's, para determinar los hechos. Con base en el resultado de esa investigación realizaremos todos los cambios que se requieran para mejorar los procesos", dijo.

McDonald's Japón se surte de nuggets de pollo de tres plantas en Tailandia después de que se descubrió que su proveedor en China reetiquetó pollo vencido y violó otros reglamentos de seguridad.

Entre otras quejas, McDonald's Japón dijo que en agosto un cliente en Osaka, al oeste de Japón, encontró un diente humano dentro de las papas a la francesa. Una investigación interna descubrió más tarde que el diente no estaba frito y concluyó que era poco probable que se insertara el objeto en el proceso de fabricación o que lo hiciera el personal de ventas.

"Desafortunadamente no sabemos cómo se mezcló el diente", dijo ayer a los reporteros, Hidehito Hishinuma, ejecutivo de McDonald's Japón, después de realizar una reverencia ritual de contrición.

El mes pasado, un niño pequeño sufrió una pequeña herida en su boca por un plástico duro que se encontraba dentro de un sundae de chocolate, que se atribuyó a un error en el ensamble de la máquina. Otros casos reportados incluyen un pedazo de pulsera que se encontró dentro de un hot cake en septiembre y un trozo de plástico dentro de un muffin que se compró en una isla al sur de Japón.

Las causas de tantos incidentes siguen sin estar claros, pero la compañía se comprometió a implementar las medidas para evitar que se mezclen objetos dentro de sus productos.

Las acciones de McDonald's Japón cayeron 6.5 por ciento desde Navidad, ya que los inversionistas temen que las ventas caigan todavía más. La empresa, de la que el grupo estadunidense es propietario de la mitad, espera su primera pérdida anual en 11 años, con un total de 17 mil millones de yenes (143 millones de dólares).

La cadena de comida rápida más grande del mundo también sufrió la disminución de sus ventas en Estados Unidos, en medio de los cambios de los gustos de los consumidores.