Magnate de EU respalda a la incipiente Fórmula E

A pesar del apoyo de figuras de la talla de Leonardo DiCaprio y sir Richard Branson, la categoría no consigue acelerar.
El bólido Spark-Renault SRT_01E.
El bólido Spark-Renault SRT_01E. (Shutterstock)

Londres

John Malone, el multimillonario estadunidense de la industria del cable, se prepara para convertirse en el mayor patrocinador para la Fórmula E, el campeonato para vehículos con motores eléctricos, después de que el año pasado se estancaron las negociaciones para invertir en la F1.

La inversión de Malone en la incipiente competencia de carreras de coches eléctricos ayudará a impulsar su credibilidad entre los fabricantes de automóviles y financiar el desarrollo de productos que pueden hacer más borrosa la línea entre los deportes físicos y los digitales, que incluyen un videojuego en tiempo real donde los espectadores compiten junto a los pilotos.

El deporte, que se concibió en 2012 como un escaparate y un banco de pruebas para la tecnología de coches eléctricos, está a la mitad de su temporada inaugural, con una carrera en Miami este fin de semana, y el final de temporada será en Londres en junio.

Pero a pesar de que atrae el patrocinio de personas de alto perfil, como el actor de Hollywood Leonardo DiCaprio y el empresario sir Richard Branson, el deporte todavía no logra llegar a la corriente principal.

“Esa inversión llevará a la Fórmula E al siguiente nivel, pasará de ser un proyecto startup a ser una liga sólida con un futuro más garantizado”, dijo una persona familiarizada con el acuerdo, quien se negó a revelar la cifra de la inversión.

El acuerdo puede persuadir a los fabricantes de automóviles que anteriormente se mantuvieron al margen del deporte, que ahora está aquí para quedarse. La empresa automotriz Volvo insinuó que puede participar, pero hasta la fecha solo Audi, Renault y Mahindra, de India, son los únicos grandes fabricantes de automóviles que patrocinan equipos.

El grupo de cable Liberty Global, de Malone, junto con Discovery Communications, que también controla, en combinación se convertirán en los accionistas mayoritarios en Formula E Holdings, con lo que superan a Enrique Bañuelos, el desarrollador inmobiliario español, y al presidente ejecutivo, Alejandro Agag, quienes se convertirán en los segundos y terceros mayores accionistas.

La Fórmula E, que anteriormente obtuvo dinero de la empresa estadunidense de tecnología Qualcomm y del fondo de capital privado Amura Capital, se diferencia de otros deportes de motor solo porque utiliza motores eléctricos, que impulsan los coches a una velocidad máxima de 225 km/h.

Los pilotos tienen que cambiar de vehículos a mitad de la carrera debido al límite de la tecnología actual de las baterías, y los fans pueden participar en carreras por medio de una votación para aumentar la energía del motor de sus pilotos favoritos.

El acuerdo se produce después de que Malone realizó una serie de inversiones de alto perfil en los últimos 12 meses, que incluyen la compra en 550 millones de libras que realizaron Liberty y Discovery por All3Media, el creador de la serie de televisión Midsomer Murders, y la inversión que hizo Liberty de 481 millones de libras en la cadena británica ITV.

Liberty también sostuvo negociaciones para entrar a la Fórmula  Uno, pero las pláticas con el mayor accionista del deporte, CVC Capital Partners, se estancaron el año pasado.