Lanza firma inglesa el primer robot chef

La Federación Internacional de Robótica prevé que la venta de dispositivos domésticos llegue a 24 millones de unidades en el periodo 2014-2017.
El prototipo tardó 25 minutos en su demostración.
El prototipo tardó 25 minutos en su demostración. (Wolfgang Rattay/Reuters)

Ya pueden aspirar los pisos, lavar las ventanas, cepillar las canaletas y podar el césped. Pero ahora los robots domésticos también pueden cocinar tu cena.

La británica Moley Robotics dio a conocer una máquina autónoma de cocina que utiliza dos brazos y manos robóticas para reproducir los movimientos de un chef humano, a partir de una grabación en 3D, de un proceso de cocinar que traza cada movimiento individual.

En 25 minutos el gourmet robótico preparó un tazón de sopa de cangrejo de una receta que desarrolló Tim Anderson, ganador de la competencia reality show MasterChef de la BBC. Sus brazos mecánicos, que se montan sobre la superficie de una cocina con estufa y un fregadero, se mueven hacia arriba y hacia abajo mientras raspan la mantequilla de una espátula.

El dispositivo de Moley, que fue lanzado en la Hannover Messe, la feria industrial más grande del mundo, es solo el ejemplo más reciente de la siguiente generación de robots domésticos, que cuentan con tecnología más avanzada a la que utilizan las aspiradoras autónomas y los cortadores de césped.

La automatización doméstica se convirtió en un mercado en crecimiento; en 2013 se vendieron cerca de 2 millones 700 mil dispositivos, según la Federación Internacional de Robótica (IFR, por su sigla en inglés), un crecimiento de 35 por ciento frente a 2012. Pero los niveles de ventas se preparan a aumentar aún más rápido durante los próximos dos años, lo que elevará las compras de los llamados robots de servicio personal para llegar a casi 24 millones en el periodo de 2014 a 2017.

Aunque gran parte del crecimiento refleja la popularidad de los robots aspiradora que vendieron Samsung, LG Electronics y la compañía que cotiza en la bolsa de Estados Unidos iRobot, entre otras empresas, empiezan a aparecer cocinas más autónomas y asistentes robóticos para las personas de edad avanzada.

Moley pudo desarrollar manos robóticas que son casi tan diestras y precisas como las de un experimentado chef humano, al trabajar con la startup británica Shadow Robot, que desarrolla extremidades robóticas para la industria nuclear y la NASA.

“El mayor reto para nosotros es encontrar la manera de lograr una buena forma de asignar los movimientos humanos que tracen los del robot”, dice Rich Walker, de Shadow Robot.

El chef robótico todavía no es totalmente autónomo. No tiene inteligencia o visión incorporada, lo que le permitiría saber donde se encuentra un utensilio o ingrediente si se encuentra en el sitio equivocado.

Tampoco puede usar un cuchillo, solo cocinar ingredientes preparados de antemano.

Esas son características en las que planea trabajar Moley a medida en que desarrolla todavía más la cocina autónoma para su lanzamiento en 2017. Pretende fabricarla en Reino Unido, y el precio objetivo será de 10 mil libras una vez que empiece su producción en masa.

Otros avances en la robótica personal se aplican para ayudar a los adultos mayores, a las personas con lesiones y paralizadas. De acuerdo con el IFR, 708 dispositivos de asistencia para personas mayores y discapacitados se vendieron en 2013, un aumento de 345 por ciento sobre la cifra de 2012.

Relativamente pocos de esos productos tienen la aprobación para su uso en el mundo real, pero muchos están en desarrollo o en evaluaciones en pruebas clínicas. La japonesa Panasonic tiene una cama robótica que se transforma en silla de ruedas. El año pasado, Toshiba dio a conocer su prototipo de un robot con apariencia humana que funciona como compañero para los ancianos y las personas con demencia.

Más recientemente, el Imperial College London empezó a trabajar en un proyecto de 4 millones de euros que financió el programa Horizon 2020, de la Comisión Europea, para desarrollar asistentes robóticos que pueden interpretar las necesidades de las personas mayores o paralizadas a través del movimiento de los ojos. Trabaja en la tecnología con empresas de los Países Bajos.

“Esto permitirá a un robot doméstico leer tus pensamientos para saber lo que quieres hacer dentro de un contexto”, explica Aldo Faisal, profesor titular de neurotecnología en el Imperial.

Pero aunque Faisal cree que este es un “mercado enorme”, dice que probablemente los robots de limpieza dominen a los domésticos por lo siguientes cinco años. En ese mercado, Dyson, la marca británica para artículos del hogar, es la compañía más reciente que entra a la lucha. Su producto, el Ojo 360, se lanzará en Japón este año.

Sin embargo, Mike Aldred, quien dirige el equipo de robótica de Dyson, dice que hay una serie de avances tecnológicos, como la comprensión y el aprendizaje, que necesitan alcanzarse antes de que la robótica pueda tener más presencia en los hogares.

Faisal también cree que las regulaciones tendrán un efecto limitante. “¿Qué es algo seguro que pueda hacer un robot autónomamente?”, pregunta. “¿Quién asume la responsabilidad si pasa algo malo?”.

Sin embargo, Colin Angle, presidente ejecutivo de iRobot, dice que ve un futuro en el que varios robots trabajen juntos en casa. “Juntar todo esto en un robot que puede servir como punto central de comunicación con otros robots a través de un ‘hogar inteligente’”, dice.

EL DATO

10 mil libras

Precio estimado que tendrá el robot chef de de la empresa británica Moley Robotics cuando su producción sea en masa; el lanzamiento comercial será en 2017.

4 mde

Presupuesto que maneja el proyecto del Imperial College London para desarrollar asistentes robóticos para personas paralizadas