KPMG va por servicios legales en Reino Unido

La firma de auditoría contrató 50 abogados para auxiliar en las áreas jurídicas.
Vista de la catedral de St. Paul, en el centro de Londres, desde el interior de un centro comercial.
(AP/Lefteris Pitarakis)

KPGM recibió una licencia que formalizará su incursión en la actividad jurídica, el último de los "cuatro grandes" que aprovecha la legislación destinada a la apertura del mercado de servicios jurídicos en Reino Unido.

A la firma de servicios profesionales se le otorgó una Licencia Alternativa de Negocio (ABS) por la Autoridad Reguladora de Abogados, lo que significa que ahora tiene licencia para operar con una práctica multidisciplinaria.

Las "cuatro grandes" firmas de servicios profesionales están extendiéndose, más allá de sus raíces como auditores, hacia negocios jurídicos y de consultoría. Esto se facilitó por la Ley de Servicios Jurídicos de 2007, que fue diseñada para que éstos fueran más asequibles para los consumidores.

KPMG sigue los pasos de PwC, cuya firma legal obtuvo la licencia como ABS a principios de año. EY dijo que planeaba desarrollar una capacidad jurídica en Reino Unido, sujeta a la aprobación regulatoria, y ha realizado varias contrataciones de abogados. Hasta el momento, Deloitte no tiene planes para solicitar una licencia ABS.

"Esto abrirá el mercado para el consumidor, que podría querer que su servicio contable también maneje los servicios legales", dijo un portavoz de Icaew, el organismo de contabilidad de Reino Unido.

"No buscamos crear una firma independiente de abogados que preste todos los servicios; buscamos ajustar los servicios jurídicos que tengan que ver con lo que ya hace KPMG", dijo Gary Harley, socio de la firma, responsable de esa expansión.

KPMG ya cuenta con 50 abogados y está contratando todavía más con el fin de triplicar el número en los siguientes años.

Richard Collins, director ejecutivo de la Solicitors Regulation Authority, dijo que entidades de ese tipo deben beneficiar a los consumidores al ofrecer una mayor competencia y posibles reducciones de costos en los servicios al estar disponibles en un solo lugar.