Inteligencia artificial, la apuesta de Nissan en vehículos autónomos

Nissan dio a conocer sus ambiciones para fabricar un coche autónomo que va más allá de los cambios de carril sin utilizar las manos.
La exhibición de la unidad "inteligente".
La exhibición de la unidad "inteligente". (EFE)

Tokio

Nissan dio a conocer sus ambiciones para fabricar un coche autónomo que va más allá de los cambios de carril sin utilizar las manos: un auto con un cerebro que puede aprender los hábitos de manejo del dueño y un interior que puede transformarse en una sala.

El automóvil prototipo de la División de Inteligencia de Conducción (IDS, por sus siglas en inglés) de Nissan se dio a conocer ayer en el Salón del Automóvil de Tokio cuando la automotriz expuso sus avances en sus tecnologías de autoconducción en medio de la entrada de rivales de grupos de tecnología como Google.

Los ejecutivos japoneses de las automotrices, con excepción de los de Nissan, que tiene una alianza con Renault, fueron muy cautelosos acerca de acoger totalmente los vehículos autónomos. Las cuestiones sobre los aspectos de regulación y de ética sobre quién asumirá la responsabilidad en caso de un accidente en un coche totalmente autónomo todavía están muy lejos de resolverse.

Pero el mes pasado, tanto Toyota como Honda se comprometieron a comercializar automóviles que se pueden conducir a sí mismos en las carreteras alrededor del año 2020, con lo que igualan los objetivos de Tesla, Audi y Daimler.

Los analistas dicen que el cambio de tono entre los participantes japoneses llega en medio de la creciente presión que tienen las automotrices tradicionales para competir contra los rivales de tecnología a medida que los vehículos tienen una mayor conexión con internet y dependen de sensores, escáneres láser y cámaras para navegar por su cuenta.

Las tecnologías también tienen un gran potencial de aumentar la seguridad de los vehículos y reducir los accidentes, de los cuales más de 90 por ciento los provocan los conductores.

"Cuando se trata de habilidades básicas como el conocimiento, el juicio y la acción, los últimos dispositivos tienen capacidades 100 veces más altas que los humanos", dice Takao Asami, vicepresidente senior de Nissan.

Liam Pedersen, principal investigador del centro de investigación de Nissan en Silicon Valley, agrega: "Es probable que un vehículo autónomo sea mucho más seguro que una persona todo el tiempo. No tiene que ser tan bueno como un buen conductor humano, pero tiene que ser mejor que un mal conductor. Y allí es donde ocurren la mayoría de los accidentes".

Nissan espera llevar a los consumidores su tecnología de conducción autónoma ya en 2016. Su vehículo prototipo, que es totalmente eléctrico, utilizará inteligencia artificial para almacenar datos sobre los gustos del conductor mientras el carro está en modo de conducción manual, y recordará esos hábitos cuando conduzca de forma autónoma.

El interior del coche se transforma cuando se cambia al modo de conducción autónomo: el volante se sustituye con una pantalla plana y los asientos pueden girar para que los pasajeros puedan platicar entre sí como si estuvieran "en una sala". El vehículo emite luces en su carrocería y mensajes en una pantalla electrónica para indicarle a los peatones y a los ciclistas que está consciente de su presencia.

Otros fabricantes de automóviles invierten fuertemente en el área, y Toyota recientemente contrató a un destacado experto en robótica de la división de investigación del Departamento de Defensa de EU y prometió un financiamiento adicional de 50 mdd para la investigación en inteligencia artificial.