La IED de mercados emergentes, ¿se reduce o va hacia el exterior?

Operadores económicos se esperanzan en que Pekín suelte las riendas para que sus firmas reinicien la expansión en otras latitudes.
La Lotus Tower en Colombo, Sri Lanka.
La Lotus Tower en Colombo, Sri Lanka. (Dinuka Llyanawatte/Reuters)

En línea con su crecimiento económico, en los últimos años aumentó la importancia de los mercados emergentes, no solamente como destinos de la inversión extranjera directa (IED), sino también como fuentes de inversión. Pero ahora que la crisis económica afecta a la mayor parte del mundo en desarrollo, ¿va a continuar este crecimiento en inversión extranjera directa hacia el exterior?

Los datos de medio año de fDI Markets, un servicio de datos de FT, indican que las empresas extranjeras dan marcha atrás, y las inversiones en proyectos totalmente nuevos en la mayoría de los mercados emergentes están muy por debajo de lo que fueron en el primer semestre de 2014 y varios de los principales mercados emergentes ven fuertes caídas.

De las empresas domésticas de los mercados emergentes, se puede esperar dos posibles reacciones: una desaceleración del crecimiento en el mercado doméstico las puede obligar a buscar más lejos las oportunidades de negocio, lo que lleva a un aumento en la inversión extranjera directa hacia el exterior de los mercados emergentes; o como empeoran las condiciones económicas en sus mercados domésticos esto puede afectar los balances de las empresas, lo que hará más difícil que financien una expansión internacional y puede provocar una contracción de los mercados globales.

Los primeros indicios apuntan a que todavía no sucede alguna de estas tendencias con respecto a la inversión extranjera directa hacia el exterior de los mercados emergentes como un grupo colectivo. Hasta el momento, esto se mantiene igual. Las inversiones en el extranjero de proyectos totalmente nuevos de los mercados emergentes se mantiene casi sin cambios en comparación con el año pasado.

De acuerdo con fDI Markets, de enero hasta finales de septiembre de 2015 las empresas con sede en los países de mercados emergentes generaron mil 748 proyectos totalmente nuevos en países extranjeros para llegar a un total estimado de 162 mil millones de dólares (mdd). Esto se  compara con 2 mil 67 proyectos con un total de 155 mil mdd durante el mismo periodo del año pasado, lo que significa que se redujo ligeramente el número de proyectos, pero el gasto de capital aumentó un poco.

Pero hay una notable excepción: el mercado emergente más grande e importante (en términos de su impacto económico mundial) de todos: China. En los primeros nueve meses de este año, las empresas chinas fueron responsables de 286 proyectos para un total de 29 mil 300 mdd, frente a 351 proyectos por un total de 51 mil 600 mdd que se dio de enero a septiembre de 2014.

Es poco probable que la caída de la inversión china hacia el extranjero sea duradera: el gobierno le dio prioridad alentar a las empresas chinas a expandirse internacionalmente y estas compañías continuarán con su necesidad de nuevos mercados, clientes, tecnología y experiencia que ofrece la inversión externa para ellos. Sin embargo, las cifras sugieren que la reducción del crecimiento de la economía china puede afectar la capacidad de sus compañías o su apetito por la expansión internacional en el corto plazo.

La inversión de India hacia el exterior también bajó a pesar del repentino y rampante crecimiento económico, o precisamente debido a este crecimiento, tal vez las empresas de la India se ocupan en explorar nuevas oportunidades más cerca de casa. La inversión extranjera directa hacia el exterior de la India disminuyó de 9 mil 700 mdd en los primeros nueve meses de 2014, a 5 mil 700 mdd hasta finales de septiembre de este año.

Con la ayuda de otros países asiáticos que aumentan su inversión hacia el extranjero, se cierra la diferencia. La inversión extranjera directa hacia el exterior de Corea del Sur aumentó a 19 mil 300 mdd de enero a septiembre de 2015, frente a 12 mil 900 mdd en el mismo periodo de 2014; Taiwán aumentó de 7 mil mdd a 12 mil mdd; y Tailandia, aumentó de 3 mil mdd a 13 mil 200 mdd, gracias en gran medida a los planes de EGAT International, una filial de la estatal Autoridad de Generación de Electricidad de Tailandia para construir plantas de energía en Myanmar.

Asi que son tantas las esperanzas de los desarrolladores económicos en todo el mundo que dependen de atraer la inversión china, que esos aumentos vendrán como un pequeño consuelo si las empresas chinas sueltan el freno a su expansión internacional.

Síguenos en Twitter @en_sqrd

EL DATO

1,748 proyectos de inversión que generaron  firmas con sede en las economías emergentes de enero a septiembre de 2015; esto representa una caída de 319 planes respecto al mismo lapso del año pasado.