Honda toma previsiones ante otro año mediocre

Afectan los crecientes costos por llamados a revisión de vehículos defectuosos.
El emblema de la fábrca nipona.
El emblema de la fábrca nipona. (Thomas Peter/Reuters)

Tokio

Honda se prepara para tener otro año mediocre, después de un cuarto trimestre poco satisfactorio en el que aumentaron los costos de los retiros de vehículos y tuvo menores ventas en sus principales mercados, debido a los problemas de calidad.

El tercer grupo automotriz más grande de Japón dijo que espera que su utilidad neta crezca 0.4 por ciento, para llegar a 525 mil millones de yenes (4 mil 400 millones de dólares) para el año fiscal hasta marzo de 2016, con lo que no logra alcanzar las expectativas, en consenso de los analistas, de una utilidad de 663 mil millones de yenes.

Honda espera vender 4 millones 720 mil vehículos en todo el mundo, en comparación con los 4 millones 360 mil del año anterior, y prevé que caigan las ventas en Japón y Europa. En Norteamérica la proyección es que crezca 8.2 por ciento.

El fabricante de automóviles, conocido por sus modelos Accord y Civic, vio caer sus ventas en el mercado doméstico, afectadas por los múltiples retiros masivos de vehículos del modelo híbrido Fit durante el año pasado. El grupo también carga con los costos para reemplazar las bolsas de aire defectuosas que fabricó la japonesa Takata en millones de vehículos.

Los ejecutivos de Honda dijeron que reservarán hasta 1.7 por ciento de las ventas —casi 250 mil millones de yenes— para cubrir los costos de hacer frente a los retiros y otros problemas de calidad, que serán casi de la misma cantidad que los del año fiscal anterior.

Además de los costos por los retiros masivos, Honda se convirtió en la última víctima del aumento del valor del dólar, y dijo que la debilidad de las monedas de los mercados emergentes, como el real brasileño y el peso mexicano, aumentaron sus costos de compras que se realizaron en moneda estadunidense.

También eliminó las utilidades que obtuvo por la caída del yen frente al dólar. Para el año siguiente, la compañía espera una pérdida de 85 mil millones de yenes en la utilidad de operación, debido al impacto de la paridad de las monedas.

Para los tres meses hasta marzo, Honda informó una caída interanual de 43 por ciento en la utilidad neta para llegar a 97 mil 800 millones de yenes, mientras que las ventas aumentaron 8.3 por ciento para llegar a 3 billones 350 mil millones de yenes.

La compañía ya redujo dos veces su previsión de utilidad anual y aún así no logró llegar al objetivo que estableció apenas hace tres meses. Los ejecutivos culparon a los costos de los retiros de vehículos y a las malas ventas en Japón y Estados Unidos.

Honda se queda atrás de sus rivales mundiales para capitalizar la fortaleza en el mercado estadunidense, donde la demanda de camionetas pick up y vehículos utilitarios deportivos aumentó por la caída de los precios de la gasolina.

El desempeño de Honda contrasta con la de Daimler, que vio que su utilidad neta del primer trimestre casi se duplicó en comparación con el año anterior, algo que se impulsó por el aumento de las ventas de camionetas en Norteamérica.

Tetsuo Iwamura, vicepresidente ejecutivo de Honda, dijo que las ventas en EU fueron decepcionantes en el último trimestre, debido a la huelga en los puertos de la costa oeste estadunidense y por un ritmo más lento al esperado de la producción de su nueva fábrica en México para garantizar la calidad.

La compañía espera reducir la distancia con sus rivales con el lanzamiento en los próximos meses en EU de los vehículos HR-V, la  SRV compacta, la camioneta ligera Pilot y el nuevo Civic.

“Esperamos recuperar el impulso en EU”, dijo Iwamura.

La compañía cambió las reglas de contabilidad de EU por las internacionales de información financiera a principios de este año.

Las acciones de Honda Motor crecieron 30 por ciento en los últimos 12 meses; el martes aumentaron 0.3 por ciento, para llegar a 4.330.5 yenes antes de que se dieran a conocer los resultados.