Clinton, opción para empresariado de EU

Encuesta de FT revela que por primera vez la IP de Estados Unidos no da apoyo mayoritario a un candidato republicano.
La ex secretaria de Estado de EU.
La ex secretaria de Estado de EU. (John Sommers/AFP)

Washington

Las asociaciones de comercio de Washington le dijeron a Financial Times que prefieren ver a Hillary Clinton en la Casa Blanca que a Donald Trump con una proporción de dos a uno, a medida que se empiezan a desentrañar los tradicionales vínculos entre el Partido Republicano y los empresarios.

En el estudio más completo a la fecha sobre la opinión de las empresas respecto a las elecciones de EU, la mitad de los grupos que encuestó FT rompió la tendencia de décadas de las empresas de favorecer a los republicanos, y dijeron que en su lugar preferirían que fuera electa la candidata demócrata.

Solo una cuarta parte de los encuestados apoya a Trump, quien maneja una campaña cáustica marcada con críticas populistas a las empresas. Pero el apoyo a Clinton a menudo se muestra tibio, debido a la preocupación por el probable candidato republicano más que por un entusiasmo por ella.

Bill Reinsch, quien representa a empresas que van desde Cisco hasta General Electric y Procter & Gamble como director del Consejo Nacional de Comercio Exterior, dijo que Clinton sería mejor para sus miembros, pero su elección se da con poco entusiasmo, ya que la considera la opción “menos mala”.

“No me gusta decirlo en términos negativos, pero es porque los otros dos son terribles”, dijo, refiriéndose a Trump y a Bernie Sanders, el autoproclamado socialista que se mantiene en la contienda por la nominación demócrata.

“Creo que de los tres, Clinton es la que mejor, comprende los problemas y será la que más escuche. Una de las cosas que realmente le preocupan a las empresas sobre esto es si vamos a tener la posibilidad de comunicarnos con el presidente. ¿O vamos a lidiar con alguien que ya se formó su opinión?

El FT encuestó a 53 asociaciones de comercio con sede en Washington y recibió respuestas de 16 de ellas que cabildean para casi 100 mil empresas con ingresos combinados anuales de más de 3.5 billones de dólares. Una cuarta parte de los encuestados dijo que no puede decidir cuál de los candidatos será mejor para las empresas porque es demasiado pronto para juzgar las plataformas políticas, o respondió que “ninguno de los anteriores”.

Varios grupos comerciales expresaron su pesar de que por primera vez que se recuerde se enfrentan a una competencia presidencial sin un candidato claramente a favor de las empresas, lo que elimina sus esperanzas de tener un nuevo comienzo después de casi ocho años de lo que consideran un gobierno con un exceso de regulaciones como el de Obama.

Reinsch, al hablar poco antes de retirarse de su grupo de comercio este mes, agregó: “la otra cosa que quieren las empresas es la previsibilidad, que es la antítesis de Trump, quien presume de ser impredecible”.

Trump, un desarrollador inmobiliario multimillonario, dijo a los electores que su experiencia en los negocios lo hace el más calificado para reactivar la economía de EU.

Pero derrotó a sus rivales del Partido Republicano en parte al impugnar la alianza que se estableció entre los republicanos y los grupos empresariales, que están acostumbrados a financiar las campañas y a tener un candidato a favor de las empresas y del comercio abierto, menores déficits y un gobierno más pequeño.

El magnate de Manhattan renunció a esas posturas y en su lugar aprovechó el descontento que tienen los electores sobre la economía y quienes sienten que los engañan con el argumento de que lo mejor para las grandes empresas es también lo mejor para la clase media.

A los líderes empresariales les preocupa sobre todo las amenazas proteccionistas de Trump para eliminar los acuerdos comerciales e imponer aranceles punitivos a las importaciones. En marzo, Tom Donohue, director de la Cámara de Comercio de EU, llamó a estas propuestas “bastante tontas”.

En cuanto a comercio, 63 por ciento de los encuestados dijo que Clinton tiene las mejores políticas, y el resto se negó a elegir un candidato, a pesar de que la aspirante demócrata el año pasado cambió su postura al oponerse al nuevo pacto comercial Transpacífico, el TPP, que las grandes empresa están ansiosas por ver.

“La esperanza es que Clinton regrese a su postura previa a la campaña en el tema de acuerdos comerciales y globalización”, dijo un jefe de una asociación de comercio.

Gary Shapiro, presidente de la Asociación de Tecnología de Consumo, que tiene entre sus miembros a Apple, Uber y Best Buy, dijo: “Creo que muchos integrantes de la comunidad empresarial se inclinarán por Hillary solo basándose en la manera cómo contratan, con base en habilidades y experiencia. Pero hay mucha preocupación por sus posturas”.

Clinton se movió a la izquierda en algunos temas aparentemente como respuesta a los votos que ganó Sanders con diatribas contra el sistema que “manipula” la élite. 53 por ciento de la asociación de comercio identificó al senador de Vermont como el peor candidato para sus miembros.

“No hay una elección anterior que pueda recordar en la que no hubiera un candidato a favor de las empresas”, dijo Shapiro “De hecho, los dos (Clinton y Trump) consideran a las empresas como los enemigos. Es un ambiente extremadamente perjudicial y esa es una gran preocupación”.

Los grupos empresariales que dijeron que prefieren a Clinton suelen representar a miembros con una mentalidad más internacional y de rápido movimiento o sectores que dependen de la tecnología. El grupo más pequeño que apoya a Trump se constituye de sectores más orientados al comercio interno y a los que afectan más las causas democráticas de ecología y sindicatos.

Un ejecutivo de una asociación optó por Trump al considerar que probablemente elimine la burocracia del gobierno: “mi temor personal es otro gobierno que tiene que demostrar que es más estricto con las empresas que la administración Obama”.

Si bien 44 por ciento de los encuestados dijeron que el debate económico en las campañas presidenciales afecta al clima empresarial de EU, una proporción más grande —56 por ciento— dijo que las elecciones perjudican la capacidad de sus miembros para hacer negocios fuera de EU.

“Estaba en Japón y Corea hace unas semanas y el tema dominó mis pláticas con los ejecutivos de allá”, dijo Nancy McLernon, presidenta de la Organización para la Inversión Internacional, un grupo comercial para empresas extranjeras en EU. “La preocupación es que EU regrese a las políticas y a la retórica de principios de la década de los años 80, lo que les causa ansiedad a estos ejecutivos”.

Clinton obtuvo el mayor apoyo en temas de inmigración, con 71 por ciento en el rubro donde las promesas hostiles de Trump de construir un muro en la frontera con México y ordenar deportaciones masivas eclipsaron el objetivo de las empresas de contar con más trabajadores más capacitados.

Sin embargo, el magnate inmobiliario obtuvo ventaja en el tema de políticas fiscales, aunque solo con un apoyo de 31 por ciento. Propuso reducir la parte superior de tasa fiscal de ingreso corporativo de EU —una queja permanente de las empresas— de 39 a 15 por ciento.

Pero Trump puso nervioso al sector empresarial de EU al repetir las críticas de los demócratas de que las empresas realizan los llamados acuerdos de inversión fiscal, que les permite reducir sus pagos de impuestos en Estados Unidos al trasladar su domicilio al extranjero.

Reinsch dijo que sus miembros no están “contentos” con todos los aspirantes a la Casa Blanca en el tema de impuestos. “No creo que ninguno de estos tres candidatos se acerque a la postura que quisieran tuvieran en este tema”.

Mayor preocupación por amenazas proteccionistas.

25%

Parte de las asociaciones de comercio entrevistadas por Financial Times que da su apoyo al aspirante republicano Donald Trump.

3.5 bdd

Ingresos combinados que manejan las firmas representadas por las asociaciones que contestaron la encuesta.

63%

Porción de los encuestados que afirmó que Clinton tiene mejores políticas; el resto se negó a decantarse por algún candidato.