Atenas y Berlín calman la presión por probable impago griego al FMI

El hueco fiscal de la administración de Alexis Tsipras se calcula en 3 mil millones de euros.
Yakis Varoufakis escolta a Alexis Tsipras en la reunión de gabinete.
Yakis Varoufakis escolta a Alexis Tsipras en la reunión de gabinete. (Alkis Konstantinidis)

Atenas y Berlín

Funcionarios griegos y alemanes intentan restarle importancia a la posibilidad de que Atenas incumpla con el pago de 300 millones de euros que está por llegar sobre el préstamo que le debe al Fondo Monetario Internacional, a pesar de la creciente evidencia de que el país se queda sin dinero.

Yans Varoufakis, ministro de Finanzas, dijo ayer que espera que se cumpla con el plazo de pago del 5 de junio, porque ya "tendremos un acuerdo", pero no dio detalles del progreso en la negociación para el rescate financiero que se realiza en Bruselas.

Un alto funcionario alemán también intentó calmar la preocupación que provocó la amenaza de Nikos Voutsis, el ministro del Interior griego de línea dura, para incumplir el pago, porque "el dinero... no está para darse".

Varoufakis dijo que se consideraron nuevas medidas impositivas para tapar un hueco fiscal que se proyecta en 3 mil mde, pero se descartó el impuesto en los depósitos bancarios nacionales y en las transacciones en cajeros.

"En las negociaciones en Bruselas se propuso gravar las transacciones bancarias. El ministro de Finanzas no estuvo de acuerdo y se retiró la propuesta", dijo.

Alexis Tsipras, el primer ministro, destituyó al combativo ministro de Finanzas como el principal negociador de Grecia, después de recibir la presión de los acreedores, solo para volver a aparecer esta semana con un mensaje optimista de que se llegará a un acuerdo.

En Berlín, el funcionario alemán dijo que no hay razón para creer que Grecia incumplirá el 5 de junio.

La deuda es el primero de cuatro pagos que suman un total de mil 600 mde que deben pagarse al FMI el próximo mes. Si no se alcanza un acuerdo con la UE y el FMI para el desembolso de nuevos préstamos para Atenas, es probable que Grecia incumpla con los pagos al fondo.

Las cifras de ejecución del presupuesto para los primeros cuatro meses del año indicaron que Atenas redujo el gasto en alrededor de 2 mil millones de euros para cubrir cuotas de pagos previas para los préstamos del FMI, y al mismo tiempo mantener los pagos mensuales para los pensionados y los trabajadores del sector público.

El Ministerio de Finanzas recaudó una cantidad similar al desviar las reservas de dinero en poder de las autoridades locales, fondos de pensión y otras entidades estatales para pagar al FMI.

El funcionario alemán dijo que fue "alentador" que Grecia diera señales de estar dispuesto a cumplir con sus obligaciones.

"Lo encuentro alentador, sí es verdad que los griegos dieron señales ayer de su deseo de pagar los 300 millones de euros al FMI el 5 de junio", dijo el funcionario.

Pero Pierre Moscovici, comisionado de asuntos financieros de la UE, dijo que las negociaciones entre Atenas y sus acreedores necesitan acelerarse si quieren llegar a un acuerdo que pueda mantener a Grecia en la zona euro.

"No hay plan B", agregó. "No hay otro que no sea que Grecia siga en la eurozona".

Con información de Vincent Boland