Grecia 'saquea' las arcas del servicio de salud y el Metro

Movimiento desesperado para obtener fondos y cubrir los costos de salarios y pensiones, así como un adeudo con el FMI.
Los mandatarios Tsipras y Merkel se reunieron en Berlín.
Los mandatarios Tsipras y Merkel se reunieron en Berlín. (Hannibal Hanschke/Reuters)

Atenas, Bruselas y Fráncfort

El gobierno griego, en problemas de liquidez, asaltó las arcas de su acosado servicio de salud y del Metro de Atenas mientras extiende su búsqueda desesperada para obtener fondos para mantenerse a flote y pagar sus deudas.

Atenas enfrenta una cuenta de mil 700 mde para los salarios y pensiones a finales de mes y después, el 9 de abril, un pago de 450 mde para el préstamo del Fondo Monetario Internacional. El gobierno griego y los funcionarios de la zona euro creen que Atenas no tiene los fondos para cubrir ambos.

En una señal más de las escasas opciones que tiene Grecia, el Banco Central Europeo informó a los mayores bancos griegos que hizo jurídicamente vinculante el techo que impuso el mes pasado de sus tenencias de bonos del Tesoro de corto plazo, con lo que cerraron otra fuente de financiamiento para Atenas.

Funcionarios de la Unión Europea expresaron su esperanza de que una reunión maratónica del lunes por la noche entre el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y su contraparte alemana, la canciller Angela Merkel, le daría fuerza a las pláticas largamente estancadas sobre las reformas económicas que debe implementar Grecia para desbloquear los 7 mil 200 mde del rescate financiero, ahora congelados.

Atenas prometió que el próximo lunes entregaría una lista de reformas a las autoridades de la eurozona, pero los funcionarios advirtieron que aún se tiene que acordar el inventario con los inspectores del rescate antes de que los funcionarios de la zona euro puedan avanzar en cualquier acuerdo para liberar nuevos fondos.

Aunque la noche del lunes Tsipras habló con Merkel sobre sus planes de reforma, hay pocas señales de que las pláticas en forma entre Atenas y los inspectores del rescate se volvieran más activas después de la reunión de Berlín.

"La gran condicionante es que parece que se mueven a un ritmo glacial", dijo un funcionario que participa en las conversaciones.

Las autoridades griegas también buscan un financiamiento de mil 200 mde que creen que se las autoridades de la zona euro les arrebataron erróneamente del fondo de recapitalización de los bancos del país. Pero los funcionarios de la Unión Europea dijeron que era poco probable que se tomara una decisión rápida en el tema y que, incluso si Atenas recibía dinero, solo sería para el rescate de los bancos, no para las arcas generales del gobierno.

Ante la falta de progreso, algunos funcionarios de la Unión Europea aceleraron sus preparativos en caso de que Atenas se quede sin dinero antes de que llegue a un acuerdo para el programa de reformas. En Bruselas, los funcionarios de la Comisión Europea empezaron a buscar de nuevo la ley de la Unión Europea para los controles de capital en caso de que aumente la incertidumbre —o de que no se pague al FMI—, lo que estimuló una renovada salida de depósitos bancarios.